[CORRUPCIÓN]

Algo para recordar

Vamos a ver. Agentes de la “policía financiera“ francesa han irrumpido en el domicilio en París de Teodoro Teodorin Obiang. Su casa, ubicada en la avenida Foch, a unos 500 metros del Arco de Triunfo, zona elegante si las hay, es de 5 mil metros cuadrados, divididos en seis pisos y 101 habitaciones; es un palacio, digamos. Tiene una sala de juegos, tipo Las Vegas, dormitorios de 200 metros cuadrados y un comedor principal con columnas de coral, por ejemplo. Decorada a todo trapo, no se escatimó en el mobiliario y menos en vajilla –500 platos de colección para un comedor con una mesa de cristal de 20 metros de largo– y en objetos de lujo, antigüedades y obras de arte: como muestra un Degas –Tres bailarinas antes del ejercicio– que costó a su dueño 7.7 millones de dólares. Entre pitos y flautas todo tasado en 700 millones de dólares.

Este chico Teodorin, de 43, años, es ministro de Agricultura y Bosques de Guinea Ecuatorial, con un sueldo de 4 mil 600 dólares y delegado permanente adjunto de ese país ante la Unesco.

Los números cantan y Transparencia Internacional lo ha denunciado por corrupción (millonarias comisiones a la industria maderera) y de ahí la acción de la Policía francesa que le allanó el domicilio, llevándose objetos y bienes por un valor de 55 millones de dólares.

Teodorin, para ubicarnos, es hijo de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, dictador de Guinea Ecuatorial desde 1979, cuando dio un golpe de Estado contra su tío Francisco Macías Nguema, quien fue juzgado y ejecutado.

Bueno es recordar, también, que Obiang, el papá de Teodorin, era una de las “promesas” democráticas de Miguel Ángel Moratinos, aquel inefable canciller de José Luis Rodríguez Zapatero, quien tanto ruido hizo junto con Lula –quien firmó sus acuerdos con Obiang– por la ruptura democrática en Honduras.

Moratinos, quien además siempre decía que Chávez era el presidente más democrático de Latinoamérica, llegó a sugerir la participación de Obiang, para empezar como observador, en una cumbre iberoamericana (Portugal, noviembre de 2009).

Él, Moratinos, tenía “el sentimiento de que Guinea era un país diferente, independiente, soberano, moderno, dinámico y próspero que inicia una nueva etapa en el siglo XXI” y pensaba que Obiang estaba embarcado “en la construcción de una democracia” con “parámetros africanos”, nada menos. Y en esa línea se quejó con los periodistas españoles porque en sus crónicas sobre Guinea Ecuatorial hablaban de violación de los derechos humanos, mientras que por otro lado azuzaba a los empresarios españoles para que se movieran: “Guinea les ofrece una cartera de oportunidades”, los alentaba.

Así son las cosas y es bueno tenerlo presente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código