[DESGRACIAS]

La risa del triunfador

Al señor Michael O´Leary, dueño de la compañía de aviación –por llamarle de alguna manera– Ryanair y presidente –por concederle algún título– de la misma, le dio la risa tonta en el aeropuerto de Bilbao, al ver a un grupo de trabajadores (extrabajadores, claro es) de Spanair encerrados en el recinto para protestar por la quiebra, tan rápida como sospechosa, que les ha puesto en la calle.

Es muy divertido ver a los perdedores haciendo piña, pobrecitos, como si eso fuera a servir de algo, como si a las autoridades se les vaya a caer un solo anillo por el hecho de que cundan las protestas o les llegue a sentar mal la cena a causa de una huelga ajena de hambre.

Da mucho risa ver la desgracia ajena, en particular si sirve para que el negocio de uno gane en prosperidad y engorde la cuenta de resultados. Así que al inventor de los vuelos basura se le alegró el día con el espectáculo y no tuvo mejor forma de indicar su felicidad que la de hacer el signo de la victoria con los dedos, gesto tan evidente como útil.

Le faltó poco para bajar el índice y dedicar a los de Spanair una higa a título de resumen final.

Estos empresarios modelo que tanto dinero están ganando con la crisis son una especie curiosa que, como en el chiste de Jaimito y la hiena, se nutren de la descomposición ajena, disfrutan reventando vidas y haciendas y nadie sabe de qué narices se ríen.

La clave de la prosperidad de los carroñeros risueños está en el síndrome del político bobalicón ese que inventa aeropuertos imposibles y los pretende llenar luego de aviones por la vía de la subvención suicida que vacía las arcas públicas para llenar las privadas.

Algo parecido estaba haciendo O´Leary, tan irlandés él. Hubo tiempos en los que los muy nacionalistas y católicos irlandeses obtenían un negocio la mar de saneado ofreciendo a la vez enseñanzas de inglés –la lengua, ¡ay!, del odiado enemigo– y disciplina feroz a los vástagos un tanto rebeldes de las familias bien. Incluso, hay escuelas que se anuncian con el nombre del arzobispo O´Leary, pariente tal vez del avispado empresario, como soporte de esa amalgama de colegio y cuartel.

Se comprende que las autoridades se vean compelidas a llenar a Ryanair de subvenciones y prebendas. Ahí es nada el poder añadir, a la disciplina irlandesa y la lengua del imperio, un incremento estadístico del número de turistas maltratados.

La noticia dice que al O´Leary empresario –no al arzobispo– tuvo que escoltarle la Ertzaintza para proteger su integridad física. La otra integridad, la moral, tiene peor defensa y arreglo. Pero a la larga el asunto se arreglará: vivimos unos tiempos en los que los triunfadores son todo alegrías y risas, en especial cuando contemplan cómo se incrementan las cifras del paro.

El Gobierno español ha hecho una reforma laboral destinada a crear empleo por la vía de facilitar y abaratar el despido. Para mí que a O´Leary, cuando se lo digan, le volverá a dar un ataque de risa.

En este caso, justificada.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código