Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

[ESPIONAJE]

¿Por qué en secreto?

Una de las principales defensoras de los dos programas de espionaje que se han conocido gracias a la audacia de Edward Snowden, la senadora demócrata Dianne Feinstein, presidenta del comité de Inteligencia, ha pedido a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que haga públicos ambos para que puedan ser discutidos abiertamente. Su argumento, y el de otros muchos en este país, es que el Gobierno no tiene por qué avergonzarse de esos programas, que han sido muy útiles para evitar actos terroristas, causando un perjuicio mínimo a los norteamericanos.

No es, desde luego, el punto de vista de la Unión Americana de Libertades Civiles, que, como grupo dedicado a la protección de las libertades individuales de los ciudadanos, ha presentado una demanda contra el Gobierno por lo que considera una violación de la Constitución. Pero desde los ojos de la mayoría de los ciudadanos que, según la encuesta Pew-The Washington Post, respalda esos programas, el asunto tiene un color distinto.

¿Qué tipo de espionaje ha salido a la luz? Por un lado, el del registro de las llamadas telefónicas efectuadas en Estados Unidos (EU) y su duración, no la escucha de esas llamadas, ni el nombre del propietario de la cuenta. El otro programa desvelado, conocido como Prisma, es el del espionaje del tráfico en internet producido entre extranjeros y fuera del territorio de EU. Es decir, teóricamente, ningún ciudadano estadounidense se ve afectado.

Sobre el papel, no parecen dos programas indefendibles. Cualquier compañía de teléfonos registra los números de sus clientes y la duración de las llamadas, información necesaria para la facturación. ¿Cuántos datos sobre nuestros hábitos y nuestros movimientos poseen las empresas de internet, una realidad que aceptamos dócilmente? ¿Por qué negarle automáticamente al Gobierno el uso de esos datos? Además, puesto que espionaje ha existido siempre, ¿por qué renunciar al rastreo del medio que se ha demostrado como el de uso más frecuente entre terroristas? ¿No siguen los servicios secretos de otros países del mundo las pistas en internet de sus potenciales enemigos? ¿Es una gran sorpresa o un motivo de enojo que EU posea medios para detectar potenciales peligros en internet?

Lo más escandaloso de este caso es el hecho de que esos programas sean secretos, lo que demuestra que el Gobierno se atribuye una autoridad que no necesariamente le corresponde, y con muy pocos controles para evitar que el uso razonable de ciertos instrumentos de vigilancia pueda convertirse en abuso.

Es cierto que el Congreso había sido informado y que un tribunal firmaba las autorizaciones, pero también en secreto. Los ciudadanos pueden entender que el Gobierno recurra a ciertas prácticas que invaden su privacidad para mejorar su seguridad. Aceptan, por ejemplo, los controles exhaustivos en los aeropuertos. Pero, probablemente, prefieren ser tratados como adultos y ser informados al respecto. En programas como estos, el secreto no se justifica por la necesidad de ocultar datos al enemigo. Vale que la operación de seguimiento de Osama bin Laden sea secreta, pero, ¿qué puede aportarle a Al Qaeda saber que se registran números de teléfono y se espía en internet? ¿Acaso no lo saben de antemano?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código