[ESTADOS UNIDOS]

Las secuelas de ´Sandy´

¿Hay relación causal entre el calentamiento global y la fuerza devastadora de tormentas como ´Sandy´? ¿Debe el Gobierno asistir a los damnificados cuando la furia de la naturaleza crea un desastre?

Escribo esta columna antes de que ocurra la elección presidencial en Estados Unidos. Por ende no sé si Barack Obama permanece en el cargo o si Mitt Romney le reemplazará. Lo que sí sé, aunque no con certeza absoluta, es que en la costa este del país esta semana lloverá sobre mojado. Se espera una nueva tormenta.

La semana pasada, el huracán “Sandy” devastó ciudades y barrios en varios estados, sobre todo en Nueva Jersey y Nueva York. Tan solo en la ciudad de Nueva York el nivel del mar subió más de cuatro metros. Peor aún, las mediciones satelitales muestran que los océanos están creciendo y que el agua se está calentando. Dos factores que, a juicio de los meteorólogos, pronostican que las tormentas futuras tendrán mayor fuerza que nunca. Por más obvio que pueda parecer, establecer con precisión que existe una relación causal entre la devastadora fuerza del huracán “Sandy” y el cambio climático es sumamente difícil. En el lenguaje científico estos temas se explican estableciendo índices de probabilidades. En el ámbito político, sin embargo, el desastre creado por “Sandy” ha suscitado un intenso debate sobre dos temas de importancia capital sobre todo dada la certidumbre de que el futuro depara catástrofes semejantes.

Sobre el tema del calentamiento global, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, se ha deslindado de su partido, el Republicano, con este impecable planteamiento. “Nuestro clima”, escribió Bloomberg, “está cambiando. Y aunque la nueva intensidad de los fenómenos climáticos que hemos experimentado en Nueva York y en otras partes del mundo podría ser o podría no ser resultado del calentamiento global, sus catastróficos resultados deberían obligarnos a todos los funcionarios electos a tomar medidas drásticas para mitigar sus efectos”. En otras palabras, lo que Bloomberg propone, es una nueva versión del famoso gambito de Blaise Pascal, el filósofo y científico francés del siglo XVII, en el que postulaba que una persona racional tiene más que ganar si cree en la existencia de Dios, aunque no la pueda probar, que un ateo que la niega.

Andrew Cuomo, el demócrata gobernador de Nueva York, también ha participado en este debate, aunque sus argumentos han sido mucho más tajantes que los de el alcalde. “Esta ciudad y esta región es muy propensa a las inundaciones en su costa y parte de nuestro proceso de aprendizaje es entender que el cambio climático es algo real”. Obama también ha reconocido no solo que el calentamiento global es real sino sus nefastas consecuencias y ha promovido la inversión en fuentes de energía limpias para mejorar el medio ambiente.

En el caso de Romney, como ya es costumbre, es difícil discernir qué es lo que realmente piensa al respecto, porque un día dice una cosa y al día siguiente dice lo contrario, pero quizá el mejor indicador de lo que piensa es lo que dijo durante la convención de su partido después del incoherente diálogo del Clint Eastwood con una silla vacía. Con el dejo de Tartufo que adopta cuando quiere ser chistoso, Romney se burló del presidente Obama diciendo, “yo no estoy en esta carrera para demorar la subida de los océanos o para sanar el planeta”. Más claro ni el agua.

Para la comunidad científica, sin embargo, no cabe duda que el calentamiento global es un fenómeno real; que la temperatura promedio del planeta ha aumentado; que la tasa de calentamiento de la Tierra es cada vez mayor; que las regiones árticas son las que han sufrido mayormente sus efectos; que la nieve de glaciales y montañas se derrite a gran velocidad y que los arrecifes de coral se desintegran a causa del calentamiento.

El otro tema a debate, es el referente a la función del Gobierno cuando sucede una catástrofe natural. Los republicanos sostienen que no le corresponde al Gobierno ayudar a la gente ni siquiera en casos de tragedias naturales, sino que se debe dejar que la Cruz Roja, las iglesias y la caridad intervengan para mitigar sus efectos. Obama ha dejado muy en claro su postura con sus acciones para mitigar el daño ocasionado por “Sandy”.

La pregunta ahora es ¿qué tanto les preocupan estos temas a los votantes y si les preocupan, cuál de los dos candidatos piensan ellos que haría su mejor esfuerzo por revertir el daño al planeta y por aliviar la pena y el daño a los damnificados por los desastres? Yo no tengo dudas, ¿Y usted?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código