[DISIDENCIA CUBANA]

Dos sepelios

Aunque en vida Pedro Luis Boitel no alcanzó la notoriedad internacional que ha tenido Payá, creo que dentro de Cuba su nombre y su figura pública obtuvieron muchísimo reconocimiento.

Este martes 24 de julio de 2012, la televisión española ofreció algunas imágenes de la misa fúnebre y el entierro de Oswaldo Payá. A estas alturas de la historia y de internet, no hace falta explicar quién fue Oswaldo Payá. Es posible que hasta en China algunos internautas curiosos ya estén al corriente de su vida, obra y muerte. También muchos cubanos de la isla, que hasta hace poco estaban desinformados y apenas sabían quiénes eran y qué hacían los opositores al régimen, se enteraron de que Payá había muerto en un accidente automovilístico. Sabían que la misa en la iglesia de El Cerro y el cortejo fúnebre hasta el Cementerio de Colón eran la ceremonia de despedida a un hombre que había sacrificado lo mejor de su talento y su tiempo vital a tratar de devolverles la libertad y los derechos que el régimen actual les ha confiscado.

+ info

Por eso hubo unos 400 que se atrevieron a ir al templo a dar el pésame a su familia y testimoniar, con su presencia y sus aplausos, la admiración que sentían hacia Payá y el agradecimiento que su labor había suscitado. El resto, la masa temerosa, indiferenciada e indiferente, se agolpó por miles en las aceras a ver el paso del cortejo, en un silencio más asombrado que respetuoso. El mismo silencio con que contemplaron la acción represiva a la salida del templo, cuando la policía apaleó y arrestó a tres docenas de disidentes que proferían gritos en pro de la libertad y los derechos humanos.

Estas imágenes me hicieron evocar otro sepelio que tuvo lugar en esa misma ciudad, hace 40 años. En mayo 1972, el dirigente estudiantil Pedro Luis Boitel murió de hambre y de sed en el Castillo del Príncipe, tras una huelga de 53 días. Las autoridades carcelarias le negaron la atención médica que necesitaba y, en sus últimos días, le cortaron el agua.

Aunque en vida Boitel no alcanzó la notoriedad internacional que ha tenido Payá, sí creo que dentro de Cuba su nombre y su figura pública obtuvieron muchísimo reconocimiento entre 1958 y 1960. Había participado en la lucha revolucionaria que derrocó al gobierno de Fulgencio Batista. Luego regresó a los estudios y fue un destacado dirigente estudiantil. En unas elecciones amañadas, el gobierno castrista le impidió acceder a la presidencia de la Federación de Estudiantes Universitarios. Su postura en favor de la democracia y la libertad representaba una amenaza para el régimen totalitario que Castro, con la ayuda de la Unión Soviética, empezaba a implantar en la isla. Poco después Boitel fue arrestado y condenado a 10 años de prisión.

Dos o tres semanas después del fallecimiento de Boitel, supe que iba a celebrarse una misa en su memoria, en una pequeña iglesia habanera. Su madre, Clara Abraham, que era una ferviente católica, había logrado que el cura de la parroquia que ella frecuentaba accediera a pronunciar unas palabras sobre Pedro Luis durante el oficio dominical.

Cuando llegué al templo el domingo por la mañana, me sorprendió ver a una feligresía bastante numerosa. Por esos días, acudía a la iglesia muy poca gente. Quien profesaba públicamente una fe distinta del marxismo-leninismo-castrismo era tildado de “desafecto” al régimen y se exponía a la hostilidad gubernamental, que se expresaba mediante la coerción y la discriminación. La gama de medidas era muy amplia: desde la prohibición de cursar estudios universitarios que pesaba sobre los católicos y otros grupos cristianos, hasta la predilección que manifestaban los carceleros por herir con sus bayonetas en las nalgas a los creyentes abakuás que guardaban prisión, como afrenta suprema e indeleble a los códigos de hombría que sustentan esa religión. Pero en aquella pequeña iglesia habanera, en esos días de silencio y represión, se habían dado cita varias docenas de fieles, para –pensé conmovido– despedir a un hombre valiente, que había ofrendado su vida por el decoro y la libertad de todos.

Una segunda ojeada a la concurrencia me devolvió los pies a la tierra. Los trajes relucientes, las camisas de poliéster y los gruesos cogotes rapados indicaban que por lo menos la mitad de la audiencia estaba compuesta de agentes de la policía política. La torpeza evidente con que seguían los movimientos de la liturgia denotaba lo poco habituados que estaban al oficio religioso. Y entre los amigos y ex presos que habíamos compartido la suerte de Pedro Luis, nadie conocía a ninguno de esos feligreses instantáneos. En realidad, quienes habíamos asistido a la misa fúnebre para rendir tributo a Pedro Luis Boitel esa mañana de junio de 1972 éramos cuatro personas, que nos sentamos en torno a Clara: dos ex presos políticos y dos parientes de presos que todavía estaban encerrados en La Cabaña. La liturgia transcurrió con normalidad, sin que se mencionara para nada a Boitel. Durante la homilía, el cura se atrevió a decir “rogamos también por el alma de nuestro hermano Pedro Luis, que falleció recientemente”. Lo dijo con suma rapidez y en un tono de voz liso, sin la más mínima inflexión que pudiera, quizá, malinterpretarse como portadora de alguna alusión política. No hubo cortejo fúnebre ni visita al cementerio porque la familia nunca recibió el cadáver ni supo hasta mucho después dónde lo habían sepultado. Cuarenta años separan a los dos sepelios. En la despedida de Pedro Luis Boitel, cuatro amigos acudimos a la iglesia y acompañamos a su madre, en una ceremonia casi clandestina. Ayer, en La Habana, 400 opositores se atrevieron a asistir al templo para despedir a Oswaldo Payá. Y en el entierro ocurrieron los incidentes que mencioné al inicio de estos párrafos.

Esas dos imágenes simbolizan quizá el camino que en cuatro decenios ha logrado recorrer la oposición cubana en su lucha por recobrar el pleno ejercicio de sus derechos cívicos. Según se mire, la copa de la libertad puede parecer medio vacía o medio llena. Pero en cualquier caso, todavía está lejos el momento en que una última gota alcance a colmarla.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código