[ÍNDICE DE APROBACIÓN]

La suerte de Obama

Por más apremiantes que sean las dificultades que hoy enfrenta Obama, intentar predecir el resultado de la elección presidencial a 15 meses de distancia sería un grave error.

Si la elección presidencial en Estados Unidos fuera hoy, los datos de las encuestas indican que la reelección de Barack Obama podría peligrar. El índice de aprobación a su gestión ha bajado de un 66% en enero de 2009 a un 43% en agosto de este año. Lo bueno, para él, es que todavía faltan 15 meses para la elección y en la política ese lapso es una eternidad.

Además, debemos considerar que desde Harry Truman no ha habido un presidente estadounidense que no haya visto disminuir sus bonos al llegar a esta etapa de su gestión. Inclusive, habría que hacer notar que el grado de aprobación de Obama es ligeramente mayor al que tenían en su momento George W. Bush, Jimmy Carter, Richard Nixon, Harry Truman y Gerald Ford, y que tres de ellos lograron la reelección.

Lo preocupante para Obama, sin embargo, sería que el desencanto con su gestión hoy abarca, en mayor o menor medida, a los 27 grupos demográficos que Gallup ha identificado como clave para su reelección. Más aun, el descontento ha sido mayor, (rondando los 10 puntos menos) entre los independientes, los hispanos y los demócratas conservadores. Tres grupos fundamentales para inclinar el fiel de la balanza en la disputa entre demócratas y republicanos en ciertos estados. También se han mostrado decepcionados los votantes mayores de 65 años, los pobres menos educados y, para sorpresa de muchos, el índice de aprobación de Obama entre los votantes negros ha descendido siete puntos en lo que va del año.

Las razones del descontento son varias pero, sin duda, lo que más le ha dañado es el persistente índice de desempleo que afecta directamente el funcionamiento de la economía, genera cuestionamientos sobre su capacidad de liderazgo y causa incertidumbre sobre el rumbo del país.

Curiosamente, los votantes moderados le reclaman su incapacidad para negociar con los republicanos, mientras que el reclamo de los liberales radicales es que se ha extralimitado en su intento por negociar con ellos.

Los defensores de Obama dicen que el problema de fondo es que la crisis que Obama heredó de su antecesor George W. Bush se ha prolongado, porque los republicanos en el Congreso obstaculizan el proceso legislativo de todas las maneras posibles. Obama, ha escrito el politólogo Fareed Zakaria en la revista Time, es un político pragmático que se ha colocado al centro del espectro político, porque entiende que los problemas del país no se resuelven ahondando la polarización y añade que, a pesar de las trabas, el Presidente ha logrado la aprobación en el Congreso de un programa de estímulo económico, una expansión de las regulaciones al sector financiero que no arriesga la quiebra del sistema bancario, y la aprobación de un sistema universal de salud. También ensalza su propuesta para reducir el déficit estableciendo un balance justo entre el aumento de impuestos y los recortes al gasto.

Los logros de Obama son reales y las dificultades que ha enfrentado, también. Yo le critico, sin embargo, por las promesas incumplidas, por su impericia política en el trato con los republicanos moderados y por su falta de imaginación para incentivar al sector privado para que genere nuevos empleos.

La suerte de Obama es que a 15 meses de la elección, todavía tiene tiempo para enmendar la plana y dirigir la recuperación económica del país. Sobre todo si consideramos que todas las encuestas nacionales muestran que el apoyo de los estadounidenses al llamado Tea Party va en caída libre (20% de aprobación y 40% de desaprobación) y eso implica que su influencia sobre el ala moderada del Partido Republicano se desvanecerá en un futuro próximo, dándole oportunidad a Obama de lidiar con los razonables y no con los fundamentalistas de derecha en el Congreso.

Además, llegado el 6 de noviembre de 2012 ni los votantes independientes ni los hispanos ni los mayores de 65 años ni los pobres van a votar por los ayatolás republicanos, por más decepcionados que estén. Si Obama logra disminuir las cifras del desempleo y reactivar la economía, lo más probable es que lo tendremos de Presidente por otros cuatro años.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

26 Abr 2017

Primer premio

5 1 8 7

BDBB

Serie: 2 Folio: 14

2o premio

0632

3er premio

1386

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código