[ENSEÑANZAS]

La vida rebobinada

En las luchas políticas no hay idealismos. Quizá lo haya en los que formáis la masa y seguís a los líderes, que lo que persiguen es un nombramiento.

Tienen esos instantes la mitad de remembranza y la mitad de descubrimiento. Sucede así: en determinadas circunstancias, se recuerdan unas palabras que se oyeron hace tiempo y que de repente cobran todo su significado. Acabamos de comprender hoy lo que debimos comprender ayer o hace 20 años, da igual, algo parecido a cuando se rebobina una película cuyo final no queda claro y se comprueba que justo en ese minuto en que se nos fue el santo al cielo está la clave.

La experiencia puede ser de tipo emocional, rozando los límites de la telenovela, o alcanzar los del orden mundial, todo depende del caso.

En la década de los 80 se había estrenado Memorias de África. Todos los hombres, en su fuero interno, porque confesarlo no lo iban a confesar, querían ser Robert Redford en su papel de Denys. Debió de ser por eso que él –tu pareja, no Redford– te dijo que no te iba a querer menos porque no hubiera entre vosotros un compromiso formal, que la libertad era el más preciado don que a los hombres dieron los cielos –reconoce conmigo que tenía un don raro para mezclar los conceptos, porque aparte de haber visto la película, sabía algún pasaje del Quijote que interpretaba a su manera–. Ciega de amor como estabas, te pareció que estaban ambos en la misma onda. Lo de la libertad lo entendiste con efecto retardado el día que te dejó y se comprometió con otra. Anillo incluido.

Un par de años más tarde, repuesta del susto, decidiste estrenar la tuya. Tú te crees que lo sabes todo, pero vas a llorar mucho en la vida, te dijo tu padre el día que le comunicaste que sí, que te casabas y que te ibas a vivir al otro lado del mundo, aunque era evidente por su respuesta que tu padre no te conocía mucho. Y lloraste, vaya si lloraste, hasta que no te quedaron ni lágrimas ni kleenex, pero con las de mal augurio recordaste también aquella otra frase suya que soltaba cuando los astros estaban en conjunción y era consciente de ello: no te lo pierdas, este es un momento feliz. Desde entonces lloraste poco, quizá porque aprendiste a parcelar el tiempo, o más bien, a darte al dolor y a la dicha con la misma intensidad. Si hubieras prestado más atención, ni hubieras sufrido tanto ni tan parejito. Nada es absoluto.

Esas palabras que no queremos oír y que son señales que no queremos ver, caen pocas veces en terreno baldío. La letra de nuestra vida no entra con sangre, sino con palabras que no fueron escuchadas a tiempo.

Mira, no te engañes, en estas luchas políticas no hay idealismos. Quizá lo haya en los que formáis la masa y seguís a los líderes, que lo que persiguen es un nombramiento. ¿No te das cuenta? El escepticismo del compañero te pareció una villanía, pero años más tarde los reconociste a todos, a los líderes: un ministro, un embajador, un secretario de su respectiva Secretaría... Casi los habías olvidado, pero volvió a tu memoria aquella tarde en la que él intentaba que abrieras los ojos e incluso recuerdas la luz que había en aquella terraza. Hubieras dado la vida por quitarle la razón, pero la tenía. De haberlo sabido...

Te acordarás de él. Fue el mismo que en los 90, cuando la gente andaba loca con la idea de la globalización, despotricaba contra el capitalismo salvaje y nos decía que en materia económica no nos traería nada bueno, que los ricos serían más ricos, que los pobres serían más pobres y que la clase media descendería un par de peldaños. Le dijimos de todo, desde inmovilista hasta retrógrado, y eso que nos hizo la concesión de admitir que solo sería un éxito en el terreno de las comunicaciones. Sin duda tenía un sexto sentido para leer las señales del presente sin necesidad de esperar a rebobinar la vida.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código