Abd: ´teníamos que salir de ahí´

Tras recibir el premio Pulitzer en abril pasado, el fotógrafo Rodrigo Abd hace memoria de sus más de 20 días en la Siria bélica junto a sus compañeros de la AP.
gratificaciones. ‘La foto me ha permitido conocer el mundo y a mí mismo’, afirma Abd. gratificaciones. ‘La foto me ha permitido conocer el mundo y a mí mismo’, afirma Abd.
gratificaciones. ‘La foto me ha permitido conocer el mundo y a mí mismo’, afirma Abd.

Era un viernes en Guatemala a finales de febrero de 2012. Rodrigo Abd, quien leía los diarios, recibió una llamada de su trabajo, la agencia de noticias Associated Press (AP).

“Me preguntaron: ´¿te querés ir a Siria?´. Contesté: ´qué se yo, creo que sí. Dame 10 minutos y lo pienso”.

Inmediatamente, se acercó a su esposa y de una forma más que desenfadada le comentó: “che, mirá, me dicen de ir a Siria, ¿qué decís?”.

En menos de lo que lo internalizaban, en 48 horas, Abd y sus compañeros de AP cruzaron medio mundo, escalando en México, París y Estambul (Turquía), hasta llegar a la frontera de Siria.

Cerca del conflicto, dos de sus compañeros de AP negociaron con un colaborador del Ejército Liberador de Siria para acercarse al eje de la acción, porque “había que pasar de espía”.

En los predios, Abd y el resto se enteraron que unos reporteros habían sido asesinados en la ciudad siria de Homs, la estadounidense Marie Colvin, del Sunday Times y el fotógrafo francés Rémi Ochlik, lo que les hizo preguntarse horrorizados: “che, ¿qué hacemos?”.

“Vamos y... vemos”, fue la respuesta.

“Cruzamos en un tractor con unos tipos que contrabandeaban pañales o algo así. Al otro lado nos esperaban del Ejército Liberador de Siria”, relata, y así fue como entraron en escena, como contrabandistas. “Desde el ´vamos y vemos´ fue todo alucinante”.

Pasaban los 20 días, se encontraban en Idlib, punto activo del combate. “Los disparos se escuchaban más cerca y los rebeldes, sin apoyo alguno, iban siendo eliminados. El ejército sirio arremetía y bombardeaba contra la ciudad queriendo tomar el control. Y nosotros no es que podíamos tomar un auto e irnos. Teníamos que salir de ahí. Así como entramos en un tractor saldríamos en otro”.

Para huir sin ser vistos, tuvieron que esperar en una mezquita, cruzar un túnel de alcantarilla y caminar seis horas por un campo con una sinfonía balística a sus espaldas y la incertidumbre de encontrarse con un tanque en medio de la oscuridad. “No había otra forma. Si nos quedábamos nos mataban. En la salida a Turquía, respiré”.

Luego de un año y tanto de lo que vivió, la confesión de Abd no se hace esperar: “en varios momentos tuve miedo”, revelándola con el alma de vuelta al cuerpo.

Pero ¿cuáles fueron los retos de contar una historia en una foto en un momento así? “No volverte loco, algo muy fácil en esa situación. Lo que está claro es que tenés que lograr una imagen que cuente algo que vos crees es importante contar”.

Lo que se revela en sus imágenes, Abd lo considera realmente una opinión, la suya propia: “una fotografía no deja de ser una opinión de lo que está pasando. Nunca será lo que está pasando, es lo que vos crees que es importante. Y para mí lo importante era mostrar la vida cotidiana de la gente en medio de un conflicto así y su lucha por sobrevivir”.

la recompensa

“Cuando pasan estos concursos [como el Pulitzer] miran miles de fotos de todo el mundo. Esos mismos tipos que vieron mis fotos pudieron haber ido a buscar un café, volver y elegir otra del mismo tema, impacto y características”, dice Abd, refiriéndose al premio que le fue conferido a él y a sus cuatro compañeros de aventura en abril pasado, sin advertir que AP había enviado 25 fotografías de estos cinco enviados sin haberles comentado a ninguno de ellos previamente.

“Nunca me hubiese imaginado ganar un premio así, ni se me pasó por la cabeza. Estos premios tienen que ver con circunstancias coyunturales que tengan repercusión e impacto mundial”, aunque para él “es un reconocimiento y una palmada en el hombro, por el esfuerzo de años, de madrugar, viajar, haber dejado tanto de lado y alejarme de mi familia”.

Al momento, se contrapone y reflexiona: “pero si los premios te pueden dar confianza y energía, bienvenido. El aprendizaje tiene que ver con el día a día; con una intención de querer mejorar y hacer las cosas de una manera más humana. Eso lo dan las asignaciones, las lecturas, los viajes, los errores. Si los galardones te dan esa fuerza que necesitás para seguir el camino, allá vamos”.

Sobre el fotógrafo

Rodrigo Abd nació en Almirante Brown, provincia de Buenos Aires, Argentina. A pesar de contar con un título del Taller Escuela Agencia (TEA), se decantó por la fotografía. Sus primeros pasos en el reporterismo los caminó en el diario argentino La Razón, aceleró sus zancadas al entrar a uno de los medios más importantes de su país, La Nación.

En 2003 se incorporó a AP, en el que registra con sus imágenes desde cumbres presidenciales, partidos de fútbol hasta guerras como las de Afganistán y Libia. En 2006 y 2012 obtuvo el premio World Press Photo, el mayor y más prestigioso concurso anual de fotografía de prensa mundial.

alicia mon chambers

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código