Agua para una vida sana

Falta por hacer para llegar a la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio relativos a la equidad en el acceso a agua de calidad y salubridad para todos.

Para 2006, la Organización Mundial de la Salud (OMS) divulgó un dato de impacto: más de 2 mil 600 millones de personas (más del 40% de la población total del planeta) carecían de acceso a saneamiento básico, y más de mil millones todavía utilizan agua obtenida de fuentes insalubres.

La OMS y Unicef afirmaron en esa investigación que el grave número de pérdidas humanas que se produciría si no se alcanzara la meta del saneamiento podría evitarse, disipando la brecha entre poblaciones rurales y urbanas y proporcionando una educación higiénica elemental.

En el caso de Panamá, el análisis de la dotación del servicio de agua potable, realizado por el Programa de Monitoreo Conjunto/2006 de la OMS y Unicef, encontró que en el área urbana el 99% de la población tenía acceso a agua potable y el 89% a un saneamiento adecuado.

Y aunque, en general, encontraron que el agua potable era de buena calidad, aclaraban que en diversos lugares con frecuencia se tenía problemas con la continuidad del servicio.

En tanto, en el área rural, solo 79% de la población tiene acceso a agua potable y 54% a saneamiento.

SEGUIMIENTO

Cuatro años después de presentarse ese informe, en 2010 ambos organismos dieron a conocer que el 87% de la población mundial, es decir, unos 5 mil 900 millones de personas, ya disponía de fuentes de abastecimiento de agua potable.

Se trata de un avance relativo al acceso al agua potable, una de las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Empero, había un hecho sombrío: casi el 39% de la población mundial, o sea más de 2 mil 600 millones de personas, se mantenía sin servicios de saneamiento mejorados.

En el informe del Programa Conjunto OMS/Unicef de Monitoreo del Abastecimiento de Agua y el Saneamiento, se dejaba claro que de no lograrse avances en esta meta, la comunidad internacional no alcanzaría el objetivo antes de 2015, al quedar excluidos de las mejoras casi mil millones de seres humanos.

En la actualidad, casi 884 millones de personas viven sin tener acceso al agua potable y aproximadamente el triple carece de servicios de saneamiento básicos, según detalla el estudio.

Asimismo se estima que el agua no potable y los hábitos insalubres cobran cada año la vida de 1.5 millón de niños menores de cinco años.

Situación

Según Miroslava Morán, especialista de Recursos Hídricos y Educación del Centro del Agua del Trópico Húmedo para América Latina y el Caribe (Cathalac), en Panamá se sigue el Programa Nacional de Gestión Integrada de Recursos Hídricos con las instancias relacionadas con el tema.

Explica que esta gestión abarca muchos aspectos relacionados, y que en el país hay que reforzar “prácticamente todo”.

En este sentido, añade que los intereses por el agua son muy diversos, algunos relacionados con la producción eléctrica, de alimentos, y de bienes de tipo industrial, por ejemplo, lo cual amerita de una gestión multidisciplinaria para abordar mejor el tema, detalla Morán.

Entre los monitoreos ambientales que sigue Cathalac a través de sensores remotos y satelitales, y que han registrado en un Atlas que publicarán con el apoyo del Programa Mundial de Medio Ambiente de las Nacionas Unidas, preocupa el tema de la pérdida de la cobertura boscosa de la provincia de Darién.

Las imágenes permiten comparar Darién en 1974 con el año 2000, mostrando los niveles de deforestación, cambio de uso de suelos y la construcción de la carretera, “un factor de desarrollo que además es una amenaza para la estabilidad ecológica de la zona”, asevera.

La publicación indica que estos niveles de deforestación entre 1992 y 2000 alcanzan el 13.89%, la cifra más alta del país.

En el tema de la calidad de las aguas, Félix Wing Solís, director ejecutivo del Centro de Incidencia Ambiental (Ciam) Panamá, recalca como una de las medidas esenciales por atender el reforzar los controles de contaminantes vertidos en los cursos de las aguas.

PENDIENTES

En el tema de salud, Mónica Rodríguez, epidemióloga, recuerda que el agua es un elemento fundamental y necesario para el organismo humano. Añade que el uso del vital líquido es necesario para la adecuada limpieza del entorno y para el aseo personal diario.

A la vez que comenta la especialista que hay que tener siempre presente que son muchas las enfermedades relacionadas con la falta de agua o con el consumo de agua de mala calidad, como la hepatitis A y el cólera, por dar solo dos ejemplos.

Entre las medidas pendientes para que Panamá sea más óptima en estas lides, está mejorar el acceso a agua potable en las ciudades y en las áreas rurales.

Resalta el valor de educar a la población en temas como calidad de agua y uso adecuado y racional. Así como en aspectos relacionados con salubridad, nutrición y medicina preventiva.

AMBIENTE Y SALUD

MEDIDAS requeridas

- Preservar áreas boscosas.

- Reforzar los controles de contaminantes vertidos en las aguas.

- Proveer a la población con agua de calidad.

- Educar en salud y uso adecuado del agua.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 Feb 2017

Primer premio

1 6 8 6

DADD

Serie: 3 Folio: 12

2o premio

0734

3er premio

2299

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código