Avance: Cancillería de Panamá activa el Centro de Coordinación de Información tras terremoto en México.

Alimentos artificiales

Algunos alimentos en su despensa, aparentemente inocuos, podrían resultar adversos para la salud por su composición artificial y aditivos.
FOTOLIA. FOTOLIA.
FOTOLIA.

“Antes de comer, piense en lo que se va a servir”. Con esta frase, el Centro de Políticas y Promoción de la Nutrición de Estados Unidos (CNPP, por sus siglas en inglés) busca hacer un llamado de atención en su sitio web Myplate.gov, dedicado a fomentar buenos hábitos de nutrición entre los estadounidenses.

Más allá de contar calorías, el sitio advierte sobre los comestibles “chatarra”, que suelen contener un alto porcentaje de grasas sólidas, azúcar y sal, cuyo consumo desmesurado podría derivar en un sinfín de malestares en la salud física y mental.

Sin embargo, y de manera menos evidente, algunos alimentos en su despensa, aparentemente inocuos, también podrían resultar adversos, por su composición artificial y contenido aditivo.

“Que el alimento sea tu medicina”, solía decir el médico griego Hipócrates, en alusión quizás al empalme evidente entre las comidas y el organismo.

Pero, con el trajín cotidiano, es común pasar por alto el axioma hipocrático y sucumbir ante las facilidades de preparados que ofrecen ciertos productos.

Así opina la nutricionista Carmen Montenegro, quien explica cómo algunos aditivos actúan de forma negativa en la salud humana.

Los aditivos alimentarios son sustancias que se añaden a los comestibles, con el objetivo de evitar la descomposición temprana del alimento y mantener algunas características organolécticas como su textura, olor y sabor, “sin alterar su valor nutricional”, dice la especialista.

No obstante, algunos componentes “sí ocasionan efectos nocivos”, destaca la dietista, quien menciona, por ejemplo, sustancias como el monoglutamato de sodio y el nitrito de sodio, usualmente presentes en productos enlatados, embutidos y congelados.

“Por naturaleza todos los alimentos contienen sodio, pero al aumentar la dosis, podríamos predisponer al organismo a padecer enfermedades como hipertensión arterial, fallos renales e, inclusive, cáncer”, advierte Montenegro.

La Organización Mundial de la Salud recomienda disminuir el consumo de este compuesto para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovaculares y cardiopatía coronaria entre los adultos.

Igualmente, en los niños sugieren una ingesta prudente, a fin de evitar consecuencias desfavorables desde temprana edad.

Montenegro afirma que a diario se deben consumir unos 5 gramos de sodio, que equivalen a una cucharadita de sal. Quienes sufren de hipertensión, por su parte, deben limitarse a 2 gramos por día, que se pueden traducir en media cucharadita.

En otras palabras, la sopa instantánea que suele sacar de apuros cuando no hay más que comer contiene de 1 a 1.5 gramo de sodio; es decir, casi el 50% de la cuota recomendada con regularidad, sin mencionar otros peligros químicos.

VEA 2B

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código