Amor de madre

LA PRENSA/Eric Batista LA PRENSA/Eric Batista
LA PRENSA/Eric Batista

El 8 de diciembre de 2010, Fabiola Buritica olvidó quién era y salió a la calle a encontrarse.

Recorrió la ciudad de Panamá vestida de un cuadro que estaba pintando y terminó ingresada en el Hospital Santo Tomás después de andar sin rumbo por más de 70 horas.

En aquella ocasión, le dio la más severa crisis que recuerda esta artista colombiana que radica en el istmo desde 1984.

En esa fecha, entre furia, tristeza y decepción, tiró contra la calle su teléfono celular, porque el aparato no había recibido la llamada que toda mujer que ha procreado espera en el Día de la Madre: escuchar la voz de su hijo.

Jordan se llama el retoño de Buritica, tiene ahora 22 años, reside en Arraiján y es un estudiante universitario, pero por azares de un destino cruel no se crió con ella sino con su padre.

“Lo separaron de mí a los cuatro años, la etapa más difícil, cuando el niño comienza a forjarse como persona. Si yo sufrí lejos de él, ¿cómo habrá sufrido él?”, dice entre suspiros.

Buritica (Caldas, 1958) está dedicada a Jordan, aunque él no lo sepa del todo o no le importe lo suficiente. Lo que pinta tiene que ver con el chico cuya custodia recayó en un padre que no sembró en el corazón de su hijo el amor de madre.

“Me duele el alma desde hace 20 años, y sé que no se puede vender o comprar el amor”, dice mientras le falta poco para llorar.

Su obra plástica es sobre la maternidad que nunca pudo ejercer, igual norte son sus canciones, poemas y esculturas, artes todas que aprendió por sí sola, pues ni la escuela secundaria comenzó.

Usa colores planos, con textura, para unir el abstracto con el figurativo. Sus personajes, femeninos o andróginos, se asemejan a seres de luz que dan la sensación que están en permanente movimiento en sus lienzos de gran formato.

Sus mujeres, con sus ojos entreabiertos, parecen que oran, que aguardan; algunas están en estado de gracia y viajan en círculos eternos, como la vida.

Cualquiera que transite por senderos de espinas quizás produciría cuadros de una temática trágica y sombría, obras dramáticas y angustiantes, pero Buritica no, sus lienzos son entrañables porque transmiten esperanza, candidez y paz.

Tiene meses que Jordan no se comunica con ella. “Ni una llamada ni nada. A veces me da lo de detective y supe que trabaja en Panamá, estudia computadoras y le gusta el karate. ¿Será que no puede venir?”. VEA 2B

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código