Amor y peligros en altamar

El periodista Roberto Reátegui recrea con hechos ficticios y otros bien documentados la travesía del barco ‘Yurimaguas’.

Temas:

El periodista Arístides Cajar en la presentación de libro ‘El fantasma del Amazonas’ y su autor, el colega peruano, Roberto Reátegui. El periodista Arístides Cajar en la presentación de libro ‘El fantasma del Amazonas’ y su autor, el colega peruano, Roberto Reátegui.
El periodista Arístides Cajar en la presentación de libro ‘El fantasma del Amazonas’ y su autor, el colega peruano, Roberto Reátegui.

Esfuerzos en vano, victorias no reconocidas y un amor imposible se suben a la proa del barco ‘Yurimaguas’.

La hazaña de la nave peruana resurge para ser contada en la novela El fantasma del Amazonas, la quinta del periodista limeño, Roberto Reátegui, quien presentó los pormenores de su historia investigada la noche de este jueves en el salón Bejuco del Atlapa, como parte de la Feria Internacional del Libro de Panamá.

El vapor ‘Yurimaguas’, construido para surcar los ríos, fue sometido a una misión especial en mar abierto para demostrar la posibilidad de una nueva ruta comercial que evitara la ya conocida travesía de mil kilómetros entre Iquitos, una isla ubicada en la zona amazónica, y el Callao, en la costa de Lima y, en su lugar, cambiar de timón para abarcar una ruta inversa de 11 mil kilómetros en la que se pasara por el canal de Panamá antes de llegar al puerto del Callao.

Reátegui rescata esta historia ambientada en 1916, que conoció por un familiar anciano, testigo y tripulante de aquel recorrido icónico, para la cual el periodista espulgó en memorias del Museo del Canal de Panamá, así como en diarios estadounidenses en donde confirmó los datos desordenados que le fueron sembrados cuando apenas era una aprendiz de periodismo, hace alrededor de 30 años.

El fantasma del Amazonas es una obra ficticia mezclada con una carga histórica importante, una información a la que Reátegui se negó a dejar plasmada en un reportaje y prefirió indexarla en su carrera como escritor, antecedida por obras como Siete pelícanos, Retro, A fin de cuentas y Diva.

En la presentación del libro, el autor estuvo acompañado en la mesa por el periodista de La Prensa Aristídes Cajar, quien se refirió a la obra como un extraordinario relato de un barco que logra una travesía imprudente, retrata a la gente de la época y las vivencias entre sus ocupantes.

El autor, quien ha obtenido ya el segundo lugar en el Premio Internacional de Cuento Juan Rulfo, otorgado por Radio Francia Internacional, y varias menciones honoríficas por ‘El cuento de las mil palabras’ de la revista Caretas, mostró a su público recortes en blanco y negro del rotativo The New York Times en los que se reportaba la llegada del ‘Yurimaguas’ a su destino, después de que se pensaba perdido en el mar por los embates de las mareas o afectado por la caudalosidad del río Amazonas, tras 62 días de haber zarpado.

También ilustró con un mapa paradas señalizadas por un línea roja, las cuales cumplió el ‘Yurimaguas’ antes de fondear exitosamente la costa del Callao, ante la impresión de una audiencia atenta a la fascinante historia. Mostró fotografías del barco y de la época, tanto en Iquitos, Perú, como de Panamá.

“El barco sale en mayo de 1916 de Iquitos y en el camino se pierde, porque los tripulantes no estaban preparados y la embarcación no estaba diseñada para el viaje... También contrariado por los olas gigantes que se chocan entre sí en la salida del río Amazonas con el océano Atlántico, punto en donde casi naufragan dos veces”.

El autor, conductor de programas televisivos en el Perú, previamente acotó haber dedicado en el libro una buena parte del relato a su paso por el canal de Panamá, confiesa que para los pasajeros y tripulantes del ‘Yurimaguas’, llegar la franja acuática abierta por la mano del hombre, recién inaugurada para ese entones, fue motivo de júbilo y admiración, tal como lo sigue siendo para cualquier persona que visite las imponentes esclusas de la vía interoceánica istmeña.

En todo este recorrido de contradicciones, Reátegui inserta una historia de amor entre un joven de 16 años y una mujer casada. Esta última, no fue sacada del imaginario sino de la historia de una mujer que en 1902 realiza la misma travesía más o menos parecida por 30 días de Iquitos a Lima, sin usar el Canal, puesto que no existía, y que el autor convino mezclar en ocasión a esta novela de corte marinero.

Según Reátegui, su obra explora la época en que Iquitos pierde la fuerza económica generada por la extracción del caucho, y un comerciante se las ingenia para demostrar una nueva ruta que aceleraría las ganancias de la población peruana, con tan mala suerte, que luego del festín por el reconocimiento de la hazaña del ‘Yurimaguas’, no se generó la acción esperada por los gobernantes.

“El barco nunca más regresó de vuelta a Iquitos por esa ruta”, dice el investigador Reátegui, quien sospecha que el ‘Yurimaguas’ fue desmembrado para uso de sus piezas más rentables.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código