Bienal del Sur muestra su arte

La Bienal del Sur en Panamá integra 300 artistas de 65 países. Sus sedes se reparten en más de una veintena de sitios por toda la ciudad capital.
INTERVENCIÓN. Roa, artista callejero participante de la Bienal del Sur, expresa su obra en edificios de la Avenida Frangipani. LA PRENSA/Eric Batista INTERVENCIÓN. Roa, artista callejero participante de la Bienal del Sur, expresa su obra en edificios de la Avenida Frangipani. LA PRENSA/Eric Batista
INTERVENCIÓN. Roa, artista callejero participante de la Bienal del Sur, expresa su obra en edificios de la Avenida Frangipani. LA PRENSA/Eric Batista

Hace 11 días, el sótano bajo el escenario del Figali Convention Center emanaba ese intoxicante, aunque a veces delicioso, aroma de cemento y pintura fresca, y emitía esos sonidos taladrantes propios, que algunas veces no permiten el fluido de los pensamientos.

Sin embargo, aquello no impedía esa lleneza de expectativas cuando se miraba hacia la concreción de un ideal colectivo, en especial las de Luz Botero y las de algunos de sus secuaces que se encontraban junto a ella, trabajando esa precisa tarde infernalmente calurosa del pasado 4 de abril, viendo detalles de la Bienal del Sur en Panamá, que hoy abre sus puertas al público.

Aunado a eso, era uno de esos días de etapas importantes, de llegadas y arribos de los 160 artistas extranjeros provenientes de 65 países y sus respectivas obras.

“El éxito de este montaje está en los museógrafos, los encargados de decidir si se pueden destapar y qué temperatura debe tener cada pieza para su conservación”, dijo Botero, al tiempo que introduce a la museógrafa y restauradora Patricia Melo, del museo de la Tertulia de Cali, Colombia, y al también museógrafo y curador José Eduardo Vidal, del museo Nacional de Colombia, quien explica el papel protagonista que desempeñan en el montaje: “Se debe ver el trabajo netamente técnico, desde cómo estas piezas de todo el mundo deben tener las condiciones para ser exhibidas en un espacio que no fue diseñado para esto”.

En efecto, el sótano del Figali Convention Center era un auténtico “desierto”, según Botero. “Me decían que estaba loca, pero lo imaginé. Este lugar es perfecto, porque muy pocos espacios pueden contar con lo que tenemos en las manos”, aunque, para eso, la galerista pusiera a trabajar a su equipo en condiciones casi que extremas.

“Trabajamos para acondicionar espacios que albergarán obras de arte que encantarán al observador. Estos objetos necesitan un entorno donde se cree un diálogo, y eso se hace a través del color, las plataformas, la iluminación y el escenario”, comentó Melo, cuyo propósito la trae por primera vez al país.

“Los escenarios de Panamá para esta bienal son maravillosos, y entiendo por qué la gente de mi país quiere venir. Me extrañó que no tuviera un evento como este”.

Para Vidal, la Bienal del Sur es parte de una apuesta por el desarrollo del país en su totalidad, “y lo cultural no se puede quedar por fuera”.

“Que la bienal sea acá pone a Panamá en un panorama internacional en las artes plásticas. Eso en sí es una gran ganancia”, agregó.

Dicho panorama fue contemplado por 680 artistas convocados. “Después de una selección final, llegamos a 300 entre internacionales y extranjeros”, quienes sometieron sus trabajos basados en los cuatro ejes temáticos de esta primera bienal: mar, economía, biodiversidad y viaje.

“Uno de los momentos a nivel de arte más importantes es cuando se hace una selección curatorial puntal, en la que se decide quiénes verdaderamente pueden participar en una bienal”, puntualizó Botero, y colocó en dicho momento a un equipo de curaduría con experiencia en bienales: Clara Astiasarán, José Noceda, Lilian Yánez, Nelson Herrera y consultores de Cuba, Europa y América Latina.

“Al momento que empecé a contactar a los artistas fue porque son de un nivel muy importante; piden muchísimo dinero para venir, pero son cosas meritorias que deben tomarse en cuenta”.

Para ser una primera bienal, Botero afirma que “lo hicieron muy bien”. “Tenemos presencia de un 60% de participantes de bienales de Sao Paulo y Venecia”.

OFERTA ARTÍSTICA

Técnicas de muralismo, performance, instalaciones, videoarte y plásticas ya están puestas al público en toda la ciudad: desde Chilibre, pasando por la 24 de Diciembre, Pedregal, áreas revertidas, Casco Antiguo, Ciudad del Saber, Cabo Verde, hasta El Chorrillo y más.

“El gran valor agregado es que es una bienal democrática; no un espacio cerrado para intelectuales, todo el mundo podrá disfrutarla. Será un tema de formación de público fundamental. La bienal se toma la ciudad completa”, añade Vidal.

“Si se va a determinados lugares ya hay muralistas interviniendo”, dice Botero, anticipándose al evento de esta noche, que le ha enronquecido y desvelado por ocho meses.

“Una bienal se hace en dos años. Yo la hice en ocho meses. La mayoría de las bienales son de 50, 80 o 100 artistas; jamás el número que tenemos. Fuera de eso, entre los mismos artistas que tienen una trayectoria, cuando abren el sitio de la bienal y ven la convocatoria, se asustan. El día de la apertura estaré feliz y llorando. Yo no bebo, pero me tomaré una botella de vino al pie de la cinta costera para celebrar”, concluye esta galerista, quien por 10 meses ininterrumpidos asistió a todas las bienales de envergadura mundial, absorbiendo ideas para sumar a este show.

Ya está pensando en la próxima bienal, ver los errores para no repetirlos. “Quiero que Panamá llegue a ser una de las principales bienales de Latinoamérica, y lo vamos a lograr”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código