PAULO COELHO

Buenos ejemplos auténticos

HISTORIAS.

En 1939, el diplomático japonés Chi une Sugihara, que ocupaba un puesto en Lituania en una de las épocas más terribles de la humanidad, salvó a miles de judíos polacos de la amenaza nazi, concediéndoles visados de salida. Su acto de heroísmo fue apenas una nota a pie de página en la historia de la guerra, hasta que los supervivientes salvados por Sugihara decidieron contar su historia. No se tardó en elogiar su coraje y llevaron a algunos autores a escribir libros que lo describían como el “Schindler japonés”.

En aquellos momentos, el Gobierno israelí estaba recogiendo los nombres de los salvadores para recompensarlos por sus esfuerzos. Cuando se reveló la valentía de Sugihara, las autoridades decidieron, como de costumbre, plantar en su memoria un bosque de cerezos, el árbol tradicional del Japón. De repente la orden fue revocada. Decidieron que, comparados con el valor de Sugihara, los cerezos eran un símbolo insuficiente y se inclinaron por un bosque de cedros, árbol más vigoroso y de connotaciones sagradas. Después de plantar los árboles, las autoridades israelíes descubrieron que “Sugihara” en japonés significa... bosque de cedros.

El camino que lleva al cielo

Cuando preguntaron al abad Antonio si el camino del sacrificio conducía al cielo, respondió:

- Existen dos caminos de sacrificio. El primero es el del hombre que mortifica la carne y hace penitencia porque piensa que estamos condenados.

“El segundo camino es el que recorre aquel que, aun sabiendo que el mundo no es perfecto como deseamos, reza, hace penitencia, ofrece su tiempo y su trabajo para mejorar lo que le rodea. Entiende que la palabra sacrificio viene de sacro oficio, el oficio sagrado. En este caso, la presencia divina le ayuda todo el tiempo, y él consigue resultados en el cielo”.

El capullo

Cuenta el gran escritor griego Nikos Kazantzakis (Zorba, el Griego) que, de niño, un día reparó en un capullo preso en un árbol, de donde una mariposa se preparaba para nacer. Esperó algún tiempo, pero, como se le hacía tarde, decidió calentar el capullo con su aliento; la mariposa terminó saliendo, pero sus alas estaban todavía presas y murió poco después. “Era necesaria una paciente maduración al sol, y yo no supe esperar”, dice Kazantzakis.

El empleado inteligente

En la época en que estaba en una base aérea en África, el escritor Saint-Exupéry hizo con sus amigos una colecta para un empleado marroquí que quería volver a su ciudad natal. Consiguió reunir mil francos. Uno de los pilotos llevó al empleado hasta Casablanca, y a su vuelta contó lo sucedido:

- En cuanto llegó, se fue a comer al mejor restaurante, dio generosas propinas, invitó a todo el mundo a bebidas, compró muñecas para las niñas de su pueblo... Este hombre no tenía sentido de la economía.

- Al contrario -respondió Saint-Exupéry. -Sabía que la mejor inversión del mundo son las personas. Gastando así, consiguió de nuevo ganarse el respeto de sus paisanos, que terminarán dándole un empleo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código