Buscan crear nuevas áreas protegidas

Panamá podría cumplir la meta de Aichi antes de 2020 si se aprueban ambas zonas marinas protegidas.

Temas:

Buscan crear nuevas áreas protegidas Buscan crear nuevas áreas protegidas

Buscan crear nuevas áreas protegidas

Buscan crear nuevas áreas protegidas Buscan crear nuevas áreas protegidas

Buscan crear nuevas áreas protegidas

Buscan crear nuevas áreas protegidas Buscan crear nuevas áreas protegidas

Buscan crear nuevas áreas protegidas

Buscan crear nuevas áreas protegidas Buscan crear nuevas áreas protegidas

Buscan crear nuevas áreas protegidas

Buscan crear nuevas áreas protegidas Buscan crear nuevas áreas protegidas

Buscan crear nuevas áreas protegidas

Durante el primer trimestre de 2015 se le dará curso a una propuesta para concretar la creación de dos nuevas áreas protegidas en las aguas jurisdiccionales de Panamá, una en el mar Caribe, que se llamaría Banco Volcán, y otra al sur, en el Pacífico, ambas colindantes con los límites de Colombia.

Para la superficie del Caribe se propone pasar de 0.26%, que es lo que se tiene actualmente, a 3.85%, con un aumento de 12 mil 700 km2, lo cual daría alrededor de 13 mil 500 km2 protegidos o un 4.10% de la zona económica exclusiva. Y para el Pacífico, se pasaría de 3.28% a un aumento de 4.60% al agregarle una superficie de más de 15 mil km2 para un área total de 26 mil km2, que representa alrededor de 7.8% o 7.9% de la zona exclusiva.

Es decir, de ser aprobadas, se aumentaría el total de las áreas marinas protegidas de 3.54% a casi 12%, con unos 39 mil 500 km2 aproximadamente.

Esta iniciativa permitiría cumplir con la meta de Aichi de la Convención de Naciones Unidas para la Diversidad Biológica que sugiere tener al menos un 10% del territorio marino nacional protegido para el año 2020, y ayudaría a conservar especies migratorias como ballenas, el tiburón ballena, tortugas y tiburones, así como otras de interés comercial entre ellas, el atún.

CONSULTA PÚBLICA

Tras varias reuniones con los sectores involucrados, esta semana se realizó una consulta pública en el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (Stri).

Los científicos Héctor Guzmán y Juan Maté, de Stri, presentaron ante las autoridades y representantes del sector pesquero organizado, oenegés, docentes universitarios y medios los fundamentos técnicos que avalan la necesidad de delimitar estas zonas para proteger y conservar las montañas y cordilleras submarinas y los fondos profundos, que son hábitat de una amplia biodiversidad, que no solo provee al ser humano de beneficios ecológicos, sino también económicos.

Hay lugares del planeta donde los fondos marinos ya han sido completamente destruidos por la pesca de arrastre, y eso motivó un movimiento internacional para prestar atención a las cadenas montañosas también.

Valiéndose de mapas e imágenes de sonar, Guzmán mostró la cordillera de Coiba y una franja o cadena montañosa que incluye a Galápagos, Malpelo y la isla del Coco.

Los movimientos de masas de aguas o corrientes, más la topografía de los fondos marinos (montículos, montañas y cordilleras submarinas), sumados a los vientos estacionales del norte que generan el efecto de afloramiento, crean una gran diversidad de organismos, algunos pegados al sustrato, peces, animales que se alimentan de plancton, especies migratorias como ballenas y tortugas. Ya hay información científica que muestra la trayectoria de animales marcados con transmisores satelitales y cómo estos usan tanto la costa como mar afuera en la zona exclusiva de Panamá. Estos datos se tomaron en cuenta para elaborar la propuesta.

Por otro lado, de los fondos marinos se ha extraído una enorme cantidad de bacterias y compuestos que se usan en la bioprospección para el desarrollo de medicinas, etc.

El propio Guzmán participó en 2012 en una expedición a bordo de un submarino al banco Hannibal, una pequeña montaña submarina plana (guyot) en el Parque Nacional Coiba, en la cual se aislaron más de mil especies de bacterias desconocidas, en conjunto con el Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología de Panamá (Indicasat). Muchos extractos se están probando para hallar una cura a la leishmaniasis y otras enfermedades tropicales.

La propuesta ha categorizado ambas áreas protegidas como tipo 6 o manejables, de acuerdo con los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Con esta categoría, por lo general se busca conservar ecosistemas y hábitats, estableciendo un manejo sostenible, con áreas de extracción y de no extracción, otras donde se permita la pesca bajo normas específicas, que incluyan vedas, cuotas de captura, etc. De ser aprobadas ambas zonas protegidas, todo esto debe quedar claramente especificado en un plan de manejo, detalló Guzmán.

El polígono propuesto para el Caribe tiene profundidades que van desde los 50 m hasta 3 mil 500 m y una distancia mínima de la costa de 27 km.

En el Pacífico, las aguas van de 400 m a 3 mil m de profundidad o más, y su distancia del punto de tierra más cercano (el sur de la isla Jicarita, que forma parte del Parque Nacional Coiba) sería de 59 km aproximadamente.

DESAFÍOS

En la consulta pública se habló sobre el tráfico marítimo y el marco legal relacionado con el tema de la pesca, y se mencionaron algunas situaciones de la pesca artesanal, deportiva e industrial.

Se expresaron inquietudes en torno a los posibles intereses políticos y problemas de financiamiento que podrían afectar el establecimiento y manejo de estas zonas. También, en relación a cómo alinearse con el sector privado para que no haya una enajenación de los recursos, y qué garantías hay de que se podrá realizar un efectivo control y vigilancia en estas nuevas áreas protegidas.

Gabriel Despaigne apoyó la idea, pero mencionó la posibilidad de ampliar ambas zonas hasta el límite de Panamá con Costa Rica y de aprovechar una parte en el Caribe que está en un limbo jurídico, que según un fallo internacional, no le pertenece más a Colombia.

Zuleika Pinzón, directora nacional de Áreas Protegidas de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), no descartó que se pudieran establecer alianzas o concesiones administrativas y de servicios con la empresa privada, y que se estará consultando a este sector y a la Cámara de Turismo. A través de estas concesiones se podrían prestar algunos servicios que ayuden a explotar el potencial del país y a la vez fortalecer la conservación en estas zonas, y que no sea como suele ocurrir, que el personal de áreas protegidas hace las veces de guardaparque, guía turístico, etc.

También explicó que se aspira a que cada zona protegida sea aprobada por decreto de manera independiente, es decir, un decreto para cada una.

También se planteó que para Panamá será un reto adquirir experiencia en el manejo de áreas protegidas oceánicas abiertas, y que este debe considerarse como un tema de Estado. Además, que debe ser la Anam la autoridad que lidere el manejo de estas zonas, en coordinación con la Arap, la Autoridad Marítima y el Ministerio de Seguridad, y que debe haber una comisión de planificación multisectorial.

Héctor Guzmán detalló que se necesita financiamiento para elaborar el plan de manejo, que debe incluir la información científica existente, así como para promover la imagen internacional del país y ampliar la investigación científica.

Después de algunas discusiones y tomando en cuenta las observaciones de reuniones previas, el polígono propuesto para el Pacífico se corrió un poco al sur del paralelo 6-30, tal como recomendaron pescadores, pero la superficie no cambió, añadió Guzmán.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código