Cantos de libertad

El español Ildefonso Falcones conversa sobre ‘La reina descalza’, que presenta el 22 de agosto a las 5:00 p.m. en el salón Boquete de Atlapa, como parte de la Feria Internacional del Libro de Panamá.

Temas:

CORTESÍA CORTESÍA

CORTESÍA

Falcones ha publicado novelas como ‘La catedral del mar’, ‘La mano de Fátima’ y la que compartirá con los lectores panameños es ‘La reina descalza’. CORTESÍA Falcones ha publicado novelas como ‘La catedral del mar’, ‘La mano de Fátima’ y la que compartirá con los lectores panameños es ‘La reina descalza’. CORTESÍA

Falcones ha publicado novelas como ‘La catedral del mar’, ‘La mano de Fátima’ y la que compartirá con los lectores panameños es ‘La reina descalza’. CORTESÍA

Sobre una sociedad perseguida Sobre una sociedad perseguida

Sobre una sociedad perseguida

Sobre una sociedad perseguida Sobre una sociedad perseguida

Sobre una sociedad perseguida

Ildefonso Falcones decidió escribir la novela La reina descalza, porque “quería escribir una novela histórica sobre la vida en los ingenios azucareros, pero se me plantearon dificultades y además se publicó una historia similar”.

Lo que hizo entonces fue traerse a España a la protagonista que había soñado: “la esclava negra cubana, y sobre todo, su música; parece casi imposible estudiar la esclavitud en Cuba prescindiendo de la música”.

Los esclavos tenían prohibido hablar con el hombre blanco, dueño de sus vidas y destinos, “por lo que se manifestaban a través de la música: en sus fiestas, con esa música étnica de percusión; en su religión, la santería, el sincretismo del cristianismo y sus religiones africanas; cuando trabajaban y los obligaban a cantar, si un esclavo canta, no piensa; cuando se quejaban de sus condiciones al hombre blanco, también lo hacían cantando. Cantando podían manifestar lo que tenían prohibido hacer por sus amos”.

Recuerda que el flamenco, esa música española que es patrimonio inmaterial de la humanidad, “nació de la fusión de la música negra con la de los gitanos, y otras aportaciones españolas y musulmanas”.

Sobre una sociedad perseguida

Los blancos les permitían a los negros esclavos realizar sus fiestas religiosas en los bohíos los días domingos después de misa, “a menudo las semanas no eran de siete días para que trabajasen más. Cantaban a sus dioses, regresaban -en la medida de lo posible, por supuesto-, a sus orígenes”, cuenta el escritor español Ildefonso Falcones.

Los cantos de los gitanos, “otro grupo étnico que fue cruelmente perseguido e intentado exterminar como se narra en mi novela La reina descalza, también implicaba para ellos un verdadero acto de libertad, alejado de los convencionalismos de la sociedad paya, de los no gitanos”.

La queja de galera, ese “quejío largo’ que entonó un gitano atado a los remos de una galera, es el estereotipo de la música llamada jonda, profunda, que caracteriza los cantos de una sociedad perseguida”.

En el caso del devenir de los gitanos, opina que el presente de esta comunidad está bastante documentado, aunque no tanto desde la ficción, aunque siempre alguno aparece por allí.

Sobre el pasado, el asunto cambia. “La sociedad gitana carece de tradición escrita; es imposible encontrar una fuente de las que se califican como auténtica, esto es, escrita por gitanos. Los estudios históricos sobre gitanos también son escasos, quizás por eso escribir sobre ellos, de su pasado, conlleve un esfuerzo complementario”.

ESTUDIOS DE HISTORIA

Este hijo de un abogado y una ama de casa considera que la novela histórica es una “categoría específica dentro del relato. Me parece bien desde el punto y hora en que puede ayudar al lector a concretar su elección a la hora de elegir un título”.

El problema a menudo ocurre cuando “se intente hacer pasar por históricas, novelas que en realidad son esotéricas, muy de moda últimamente, u otras que manipulan o fuerzan la historia; esa irresoluta discusión acerca de si los hechos pueden ser modificados o variados por necesidades de la trama”.

En lo personal, entiende que hechos históricos “solo hay unos, sin perjuicio de sus diversas interpretaciones, y tramas pueden haber tantas como abarque nuestra imaginación”.

“La novela no debe sustituir a los estudios de historia, pero puede acercar al lector a unos episodios concretos y específicos”, dice este abogado de 56 años, que de joven quería ser jinete profesional.

Preguntado si en alguna medida La reina descalza se enmarca dentro de la novela histórica, entiende que se trata de una novela que “cumple los requisitos enumerados con anterioridad. Los hechos históricos que rodean los ficticios son todos ellos reales, a salvo de errores del autor, evidentemente, y encuentran su fundamento en los correspondientes estudios de historiadores, que son quienes en verdad saben de esto”.

El término investigación le parece incorrecto en cuanto a la labor que lleva a cabo en su actividad literaria. “No investigo, no busco ni acudo a las fuentes originales, sino que me sirvo de los estudios que otros han hecho y han publicado basados- en este caso sí-, en su labor de investigación”.

Lo suyo es un trabajo de documentación, de estudio, añade. “La época en que se desarrolla La reina descalza, la Ilustración, está prolijamente tratada por científicos e historiadores; a menudo, el problema es dejar de estudiar porque siempre encuentras algún otro libro interesante. La ropa, la comida, las ciudades, las costumbres... sobre todo ello hay bibliografía”.

COMPLEJIDADES

Con todo, destaca que el estudio para escribir La reina descalza “ha sido complejo en dos aspectos: el primero es el ya comentado acerca de la inexistencia de tradición escrita de la comunidad gitana y la escasez de estudios al respecto, por lo que he tenido que acudir, incluso, a libros de otros países para cotejar afirmaciones sobre ellos, y si bien esa dificultad ya estaba descontada, en lenguaje bursátil, antes de emprender la escritura, lo que no imaginaba era que en el mundo de la música, del flamenco, del que conseguí mucha bibliografía, hubiera posturas tan encontradas e irreconciliables que a veces había que asumir el riesgo de optar por alguna de ellas, dejando de lado las demás”.

Un riesgo que parece superó cuando La reina descalza “recibió uno de los más prestigiosos premios de un certamen de cante flamenco, el del Festival de cante de Las Minas”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código