Casanova restaurante y pizzería

En general, este establecimiento ofrece buenos ingredientes, buena sazón a través de la gama degustada.

En vez de mi otrora amado Madame Chang, ahora ocupa el sitio un simpático restaurante italiano, cuya paleta de brillantes cítricos –naranja, amarillo, verde– evoca más la Riviera Maya que la Costa Esmeralda, pero no preocupa, el menú es asaz italianado. El bar de piedra es un punto visual que, misma vez que ancla, suplementa la carta de vinos, escueta, tanto para ojos como boca, ya que mi Recluta de Turno ordenó un mojito de vodka que le agradó.

La oferta, allende la bota, contiene seviches, hamburguesas, etc. Los favoritos que los restaurantes incluyen para ser viables. (Suspiro). Pero casi una cara entera del menú laminado contiene una oferta amplia de 26 pizzas de sal y 5 de dulce, en tamaños regular y familiar. Como me gusta la costra delgada, suelo pedir la más chica siempre: elegí la Casanova, horneada con salsa y parmesano. Al salir del horno, se le añade arúgula, pesto, prosciutto y parmesano en finas lascas. Estuvo excelente. Acto seguido pedimos el carpaccio de salmón fresco. No tenían ni ese ni el de carne.

Seguimos con un antipasto frío, unos champiñones en balsámico, donde primaba el vinagre famoso de Modena, y una ensalada (Capri, no caprese) con lechugas en chiffonade, queso azul, prosciutto, peras, y un chorro generoso de balsámico. Semi original combinación de sabores, agradable.

Pasamos a unos ravioli de carne con pesto, presuntamente fatti in casa. Estaban como debían. Pasamos a la lasagna de la nonna, vegetariana, que nos pareció fabulosa. Viene ahogada en salsa pomodoro con un toquecito de crema, y en vez de pasta, la conforman capas de berenjena, zanahoria y tomate, colmadas de mozarella gratinada. Casi lamemos el plato. Entre los segundos, nos decantamos por el pollo a la parmesana. Estuvo muy rico, también generoso de salsa y gratin, pero... ¡dale con el perejil picado! Y no es solo el restaurante que hoy nos ocupa, ya que es un rollo endémico. Eso de rociarle perejil a los bordes de los platos, a) pasó de moda hace dos décadas, y b) ¿les apetece algo que parece tener un estornudo del Grinch? A mí no. Solo digo. De contorno pedimos un puré de papas rústico, con cebollinas, muy sabroso. Y de postre, un cheesecake de fresas delicioso: textura ligera, sabor pleno. Luego, una tarta de chocolate, que era como un fudge oscuro con capas de choco blanco. En general, buenos ingredientes, buena sazón a través de la gama degustada. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código