Comer pistacho, pero con cáscara

El pistacho, ese fruto beige, que al juzgar por su pequeño tamaño sería muy difícil de creer los múltiples beneficios que ofrece al organismo, ya que es una fuente rica en antioxidantes.

Ahora dos nuevas investigaciones revelan que este humilde producto es el “refrigerio ideal” para mantener un peso bajo.

Comer pistachos entre comidas, dicen los científicos de la Universidad del este de Illinois, Estados Unidos, ayuda a reducir el consumo de calorías y comer menos.

Además, si los pistachos tienen cáscara, el alimento tendrá un efecto psicológico que le dará la sensación a la persona de que está llena.

En uno de los experimentos que se realizaron en este estudio, participaron 140 estudiantes universitarios que fueron divididos en dos grupos: uno debía comer pistachos con cáscara durante sus clases y el otro pistachos sin cáscara.

Los resultados mostraron que los del grupo de frutos con cáscara consumieron en total 125 calorías; mientras que el otro grupo comió 211 calorías, una diferencia de 41% menos calorías en el primer grupo.

La investigación sustenta que las cáscaras vacías presentan una importante “clave visual” para el consumidor, que le recuerda “todo” lo que ha consumido y, por lo tanto, lo hace comer menos.

En efecto, está la “clave visual”, el hecho de comerlos sin cáscara, “no hay como un punto de referencia” para saber cuántas nueces se ha consumido, señala la psicóloga clínica Genevieve Barb.

Mientras que si pelaron el pistacho y tienen una porción de cáscara notarán todo ese volumen que representa lo que han ingerido y así sabrán decidir si es suficiente.

La nutricionista panameña Luisa García reitera que, efectivamente, el hecho de tener que pelar el pistacho o cualquier otro alimento prolonga el tiempo de ingesta y esto reduce la ansiedad de seguir comiendo.

El proceso de comer suele tardar 20 minutos, y si mientras esto ocurre la persona se siente saciada. Además, los pistachos contienen grasas esenciales que dan una sensación de llenura, aclara.

Luisa García añade que las proteínas que contienen los pistachos ayudan a mantener los niveles celulares más estables de los nutrientes, que permiten que las personas prolonguen las ganas de comer y se sientan satisfechas por más tiempo y, en general, no tengan que consumir más calorías de las necesarias.

La nutricionista recalca que el pistacho es rico en proteínas, fibras, vitaminas, minerales y ácido fólico. Ya sabe, ¡a comer pistacho!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

07 Dic 2016

Primer premio

6 7 8 5

DCBB

Serie: 3 Folio: 1

2o premio

1903

3er premio

7954

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código