LA VOZ DE LA ACADEMIA

Conocer las reglas

Seguiremos insistiendo en que es obligación conocer las reglas que rigen el uso de nuestra lengua.

Las abreviaturas, las siglas y los acrónimos (v. Ortografía de la lengua española).

La historia de las abreviaciones -formas reducidas de palabras y locuciones- data de la época romana y el legado trae su pátina de superstición, es posible que en las primeras iniciales de nombres propios romanos fueran usadas “para evitar que la persona fuera objeto de maldición; o en el empleo reverencial (...) para evitar, por respeto, la mención del nombre de la divinidad... nomina sacra”.

El sistema fue “...consolidado en la época medieval y perfeccionado en la actualidad.” Su permanencia se debe a que ahorra material, tiempo y esfuerzo al escribir; ofrece un ajuste de velocidad entre el discurso oral y su traslación escrita que incide definitoriamente en la lectura: cuando una abreviación es más utilizada que el término original, se convierte en “forma abreviada convencional”, la reconocemos y la leemos más rápido que las unidades léxicas que lo provocaron, por ejemplo: S. A., por Sociedad Anónima.

En español, el uso de abreviaturas suele tener reglas menos rígidas, que el resto de sus componentes; el hablante puede crearse propias, las abreviaturas personales, (cuando se toman apuntes en clase). Y están además, las convencionales, que son las reconocidas y usadas por todos los usuarios.

Abreviaturas personales, sugerencias:

1- A las personales debe suprimírsele un mínimo de dos letras, pero si la palabra es larga deberá ser como mínimo tres letras. -- 2-La abreviatura creada deberá ser rentable, será más adecuada cuanto más habitual y utilizada sea la palabra original. -- 3-La palabra debe ser fácilmente identificable. Ej. es más adecuada blvr., que br. para bulevar.

Abreviaturas convencionales y sus restricciones:

1- No pueden aparecer en cualquier punto de un texto en vez de la palabra original. 2- Su uso debe limitarse a ciertos contextos: listas, fórmulas de tratamiento, saludo o despedida, y referencias o indicaciones escuetas de muy diversa índole.

3- Las de tratamiento solo se usan cuando anteceden al nombre propio: S. Juan Bautista, D. Arturo Pérez Reverte, Sra. González.

4- Nunca se abrevian cuando forman parte de un nombre no referido a persona, como algunos topónimos, debe ser San Andrés, nunca S. Andrés.

Formación: en español existen dos procedimientos para crear las abreviaturas:

1- Por truncamiento (supresión de letras o sílabas al final de la palabra original) estas, siempre terminan en consonante: ej.: ejemplo, fig.: figura. Cuando el truncamiento tiene un dígrafo, este debe respetarse.

2- Por contracción (conservan solo las letras más representativas, para que sea posible identificar el vocablo abreviado) En ellas se conserva la letra inicial y una o varias interiores: admón.: administración, Almte: almirante.

La Academia dice: Algunas siglas se denominan acrónimos, son aquellos que podemos leer como vocablos: AVE (alta velocidad española), OEA (Organización de Estados Americanos).-Siempre que sea posible debemos hispanizar las siglas: leeremos ONU y no UN; OTAN y no Nato.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código