Desarrollo sostenible en el lago Alajuela

Tras la creación del Parque Nacional Chagres en 1984, los productores fundaron un movimiento para su sostenibilidad.

Temas:

Se puede apreciar la flora y la fauna de varios ecosistemas. Los productores del área aprovechan los ‘pampones’ para desarrollar sus cultivos. LA PRENSA/David Mesa. Se puede apreciar la flora y la fauna de varios ecosistemas. Los productores del área aprovechan los ‘pampones’ para desarrollar sus cultivos. LA PRENSA/David Mesa.
Se puede apreciar la flora y la fauna de varios ecosistemas. Los productores del área aprovechan los ‘pampones’ para desarrollar sus cultivos. LA PRENSA/David Mesa.

Todo comenzó con la búsqueda de unos apiarios para otro reportaje. Así llegamos a la Unión Campesina del Lago Alajuela (Ucla), una asociación de las comunidades que se encuentran en las riberas del lago, que además de dedicarse a la apicultura promueven el desarrollo sostenible. El centro de operaciones de esta organización está ubicado en la comunidad de Nuevo Caimitillo, corregimiento de Chilibre.

Unas 15 personas de la agrupación nos dieron la bienvenida y se presentaron uno a uno. La mayoría de ellos son voluntarios y están capacitados en la creación de senderos, avistamiento de aves, agricultura, viveros, apicultura y elaboración de artesanías.

Algunos viven en las comunidades de Quebrada Ancha, Nuevo Caimitillo, Victoriano Lorenzo, San Juan de Pequení, Tranquilla y Río Indio.

En total son 34 comunidades que participan en la agrupación. Su interés común es mejorar su calidad de vida a través del fortalecimiento empresarial, económico, financiero y social, y lograr estabilidad.

El grupo cuenta con el apoyo del Fondo Chagres y la Fundación Parque Nacional Chagres, que participan activamente en el desarrollo organizacional y productivo de las instalaciones y actividades.

Otros actores, como Fundación Natura, Ancon, Cica, la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), la Autoridad del Canal de Panamá, (ACP), la Autoridad Panameña de Turismo y la Usaid, entre otras ONG, y la Iglesia católica, también han sido clave para el desarrollo de los programas de capacitación y su ejecución.

LA VENTAJA DEL TURISMO Y LA ZONA

Los miembros de Ucla explican que no son operadores turísticos, pero aprovechan las ventajas que ofrece la zona del lago y la presencia de los turistas para dar a conocer los productos de sus fincas agrosostenibles.

El río Chagres es el principal afluente del lago Alajuela, que asiste a las operaciones del Canal, genera electricidad y abastece de agua a la ciudad de Panamá. Lo triste es que, a pesar de que las comunidades están ubicadas en un área de interés nacional y mundial, no todas tienen agua potable.

En 1984 se creó el Parque Nacional Chagres –que cuenta con 129 mil hectáreas– con el fin de conservar el cauce, sus bosques y la biodiversidad local.

LA FERIA CAMPESINA

Una de las actividades que genera mayor ingreso para los habitantes del área es la feria campesina que se realiza en la comunidad Victoriano Lorenzo, en el mes de enero. En el evento, los integrantes del grupo y trabajadores del área venden sus productos que están en plena cosecha.

Edilsa Rodríguez, presidenta de Ucla, explica que 40 personas pertenecen activamente a la agrupación. “Trabajamos la agricultura para vender un producto orgánico”, narra.

Los lugareños procuran vender la totalidad de sus productos en la feria. Lo que sobra, se distribuye para vender en la iglesia y en los alrededores. Este fondo se guarda y se reparte para las actividades que realizan durante el año, como las reuniones, la alimentación y el transporte, que es lo más costoso. “Trabajamos durante todo el año para mantenernos”, afirma Rodríguez.

En muchas ocasiones, la feria campesina no se da abasto con la cantidad de personas que la visitan, por esta razón reciben ayuda de los patrocinadores, sus familiares y personas allegadas a la organización.

“Nos mantenemos, trabajamos contentos, pero sin el apoyo de terceros; a pesar de que estamos organizados, se nos hace muy difícil producir y vender”.

La presidenta de Ucla destaca que al principio solo se hacían recorridos al apiario y a la planta de miel, pero ahora se ha extendido a otras actividades, como la observación de aves y el senderismo.

Senderismo

Estrenamos el sendero “La Abeja Campesina”, como parte del proyecto “La ruta de la miel”, camino que recorrimos en compañía de los miembros de Ucla. Antes de entrar se observa un letrero con algunas advertencias, como no hablar en voz alta para no ahuyentar a los animales, no fumar, tener el celular en silencio y no tocar la flora ni la fauna.

Al caminar dentro del sendero se pueden escuchar claramente los trinos de la aves, entre las que se pueden distinguir el batará pizarroso, el soterrey ventinegro, el soterrey pechianteado, la tángara hombriblanca y la tángara goriroja, según detalla Anette Martínez, de la comunidad de Tranquilla, quien se ha capacitado en la observación de aves.

Aunque no vimos muchos ejemplares, Martínez asegura que se pueden observar más de 30 especies de aves, sobre todo, entre las 5:30 a.m. y 7:00 a.m.

Además, las aves son monitoreadas los últimos días de cada mes y ya se han contabilizado unas 60 especies, aunque se evalúa la posibilidad de que el monitoreo sea al menos dos veces al mes.

También se puede observar una espesa vegetación, por lo cual se hace difícil pensar que estamos a tan solo a 40 minutos de la ciudad de Panamá.

Algunos árboles que se destacan por su forma y tamaño son el Panamá, el membrillo, que se usa para elaborar sombreros y artesanías; el árbol indio desnudo, utilizado como remedio natural para la artritis; la palma real y la palma chonta, de cuyas frutas se alimentan monos y ardillas; el tachuelo, y el árbol de piro.

Estos árboles están rotulados con su nombre común y el científico. En el recorrido se aprecian quebradas secas, ya que no ha llovido mucho por la zona por estos días.

Hay diversas estaciones de interpretación natural a lo largo del sendero, que incluye dos miradores conectados entre sí que ofrecen vista a las comunidades Victoriano Lorenzo y Tusipono.

Desde este punto, es posible observar áreas del río Chagres, específicamente en el mirador Boca Chagres. Allí se siente una suave brisa y se ve un bello paisaje compuesto por “pampones”, terrenos que quedan al descubierto durante la estación seca, cuando el lago desciende de nivel, y son aprovechados por los lugareños para el cultivo de maíz, principalmente, según Judith Rodríguez, apicultora y experta en senderismo.

Esta zona contiene nutrientes que permiten el desarrollo de la actividad agrícola. Además es hábitat de gran cantidad de aves migratorias, según explican los orientadores.

Los caminos están compuestos por calzadas y puentes elaborados con materiales de la zona, como aserrín y rocas.

La experiencia en el sendero se aprovecha mejor si se va acompañado de los guías locales. Así, el visitante tiene la oportunidad de conocer distintos ambientes dentro de la misma zona.

Los guías explican que durante la estación lluviosa el paisaje cambia drásticamente, debido a la crecida del lago y las quebradas. Además, en la temporada seca se puede ver la floración y la producción de miel.

APICULTURA

Luego de recorrer el sendero, nos dirigimos hacia el apiario, no sin antes ataviarnos con el equipo especial, compuesto por un overol, sombrero, guantes y botas.

“Si vamos protegidos no hay nada que temer”, explica la apicultora, Judith Rodríguez, que en compañía de Juan Martínez nos enseñan las seis colmenas en este sector, las cuales deben ser revisadas cada ocho días.

A pesar de que la temporada de producción culmina a finales de mayo, pudimos ver cómo los apicultores extrajeron dos panales repletos de miel.

Al regresar del apiario y tratar de despistar a las abejas que nos custodiaron por unos 100 metros desde nuestra salida de la colmena, un grupo de estudiantes del centro de educación Nuevo Caimitillo, acompañados por su maestra, nos esperan para escuchar nuestras anécdotas e intercambiar conocimientos.

Esta es parte de la dinámica de Ucla en lo que respecta a la docencia: se le enseña a los más jóvenes la importancia de la conservación del ecosistema y del desarrollo sostenible.

La producción de miel es el “plato fuerte” de la organización. Con 26 años de experiencia, los lugareños se caracterizan por ofrecer a la venta su miel orgánica. No necesitan ir a venderla a la ciudad, porque los turistas y visitantes se las compran en el sitio.

PROYECTOS

Entre los planes de los productores están seguir con la construcción de más senderos, para poder ser visitados en cualquier época del año y contar con una finca agroturística en el terreno de Ucla, cedido por la Fundación Chagres.

También contemplan el mejoramiento del vivero, la construcción de un orquideario, un marpiosario y la ampliación del proyecto apícola; establecer un mercado artesanal, un puesto de frutas y vegetales, vestidores, estacionamientos, un restaurante; parcelas demostrativas; ranchitos y hospedaje de corta estancia.

VISITANTES

Para ingresar a cualquiera de los territorios del Parque Nacional Chagres, los panameños deben pagar 3 dólares y los extranjeros 5 dólares en la garita.

Si está interesado en conocer los senderos y el apiario, debe coordinar su visita en el teléfono 260-8575.

Dentro del parque nacional Chagres

4,500

Personas viven en las riberas del lago Alajuela.

34

Comunidades se benefician con Ucla.

5

Son las comunidades indígenas de la zona: Emberá Drua, Parará Puru, Tusipono, San Juan y La Bonga.

25 a 35

Especies de aves pueden ser avistadas en una hora.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código