DiVino Bar de Vinos

Este establecimiento trae sus propios vinos, para cuya venta al detal abre los mediodías. La cocina abre de noche.

El dionisíaco establecimiento tiene una atmósfera de lo más cálida gracias a la prevalencia de los materiales: ladrillo en paredes y en cielo raso, una especie de collage de cajas de vino (de madera) que le dan vibra de “Beodos, venid y bebed”. La carta de vinos es amplia, y tengo entendido que ellos traen su propia charcutería, al igual que sus propios vinos, para cuya venta al detal abren los mediodías. La cocina solo abre de noche.

Comenzamos con unas barquetas de endivia con chêvre, miel y nueces, que me encantaron. Luego debatimos entre el carpaccio de berenjenas y el de zucchini, y optamos por este último. Estaba ok, pero no espectacular. Le faltó algo. Tal vez sal o un poco más de aceite de oliva, porque se trataba de la lasca de zucchini sin mucha mayor floritura. Afortunadamente, el siguiente plato fue todo un triunfo. Unos cuadros de polenta deliciosa, con textura perfecta, apoteósica, colmados de hongos porcini bien rehidratados, con el toque de condimento perfecto. La ensalada DiVino trajo lechuga, manzana, nueces y hongos frescos, pero como que se les pasó la mano en vinagre balsámico, lo que puede bajarle la nota a quien esté disfrutando de un buen vino. La ensalada estaba en regla. Otro plato que me gustó a mí, no así al recluta de turno, fue el carpaccio de bresaola, carne de res curada de Valtellina (Lobardía), que igual que allá, se sirve en DiVino con arúgula y parmesano. Las lonjas estaban un poquitín gruesas, pero extrañamente, la salazón de la carne hizo que el parmesano, en contraste, se sintiera dulzón. Excelente. Luego probamos una de las cuatro bruschette que sirven, la “austríaca”, que viene con speck (un jamón tirolés curado y ahumado, aromatizado al enebro) y emmenthal derretido, en un pan riquísimo, con masa suave y costra crocante, que me gustó mucho y eso que no mato por el pan. Lo que sí encantó al RdT fueron los polpette o bolas de carne, que según él eran las primeras que probaba que no estaban secas. A mí me hicieron recordar a aquella cocinera que, de niña, tenía la virtud de hacer que las bolitas de marras supieran a periódico. Para terminar, pedimos la berenjena parmesana (con queso y sabrosa) y la pasta del día que fue penne con salsa de tomate, cuatro quesos y papas. Para mí, los cubitos de papa redundaron, pero la salsa de tomate estuvo muy sabrosona. De postre, tienen dos de chocolate. El que pedimos, el Amore di Ciocolatto, fueron dos copitas de chocolate con helado de vainilla y sirope de chocolate que bajaron sin pena de gloria. Una de las virtudes del menú es que, para cada plato, te sugieren un vino. Además, tienen barra completa. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código