Diversión en el semáforo

Las técnicas de las que echan mano los malabaristas son de lo más variadas, van desde el uso de bolas y cuchillos hasta rutinas con fuego.
LABOR. El malabarista Manolo Umaña pasa las tres últimas horas de las tardes entreteniendo al público con su bola de cristal.LA PRENSA/Eric Batista LABOR. El malabarista Manolo Umaña pasa las tres últimas horas de las tardes entreteniendo al público con su bola de cristal.LA PRENSA/Eric Batista
LABOR. El malabarista Manolo Umaña pasa las tres últimas horas de las tardes entreteniendo al público con su bola de cristal.LA PRENSA/Eric Batista

Con una esfera de cristal, valorada en 100 dólares en su país de origen, Manolo Umaña se coloca en el medio de dos carriles en la vía Israel, donde los autos giran en dirección al mall Multiplaza Pacific. Desliza la esfera en sus manos y, posteriormente, la forma redonda parece recorrer el contorno de sus brazos extendidos, pasa por la nuca y se va hasta el brazo opuesto. Es así como este malabarista guatemalteco hace que más de un conductor quede perplejo.

La siguiente sesión, con el cambio de luz, le corresponde a una mujer que manipula dos cadenas con candela en sus extremos. Esta es la pareja de Umaña, una periodista que dejó atrás los reportes en Guatemala para viajar con él de Centroamérica a Suramérica. Ambos planean quedarse cuatro meses en Panamá, después de haber visitado El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

“Ir conociendo las culturas, las comidas y a la gente es lo bonito del viaje”, dice Umaña, de 26 años, quien aplazó sus estudios de Antropología para realizar esta travesía.

El joven cuenta que fue durante sus lecturas para las clases donde le surgió el deseo de viajar y conocer lugares distintos. Reconoce que en su país la vida es difícil y el trabajo, desgastante.

Aprendió los malabares con unos amigos y, para incrementar sus ingresos, complementa su actividad con la venta de collares y pulseras. En el malabarismo se necesita ser creativo y variado, domina las técnicas de las clavas (que son parecidas a los bolos), antorchas y bolas de fuego, cuchillos y el devil stick (palo del diablo). Justo ahora lleva tres meses practicando con un monociclo para introducir nuevas rutinas a sus formas de entretenimiento.

La diferencia está en Panamá

Medina cuenta que en Panamá el público es solidario. Independientemente del dinero que les sirve para costear el hospedaje y la comida, agradece una sonrisa o un gesto amable que recibe de las personas.

Una de las experiencias más gratificantes que ha vivido fue un día que estaba haciendo su show y no lograba recoger dinero. Un indigente que la observaba se le acercó y le dio 25 centésimos. “Fue algo que a mí me llenó un montón, porque ves que lo hizo de corazón y hasta lloré”, confiesa.

Para Umaña, cuando las personas dan dinero con corazón, este les rinde más.

Según esta pareja, el malabarismo es mal visto en otros países, debido a que algunos padres llevan a sus hijos a las calles con el fin de obtener más ganancias. Como castigo a esa forma de explotación infantil, el público se abstiene de cooperar.

Ganancias

La panameña Laura López, que hace un mes abandonó los horarios de entrada y salida del almacén donde laboraba, confiesa que en su trabajo como malabarista le va mejor. Compara que en la calle puede recibir hasta 10 dólares por hora, y antes le pagaban 2.80 dólares por el mismo tiempo en su anterior labor.

Para Medina, las propinas dependen de los días de quincena y las ganancias siempre varían. Una buena jornada de unas cuantas horas puede representar hasta 30 dólares y una mala puede consistir en 25 centésimos.

Alvis De la Ossa sabe cómo remediar los tiempos de las “vacas flacas”. Usualmente, lo contratan para hacer shows en cumpleaños y cobra 200 dólares la hora. Su amigo y él ofrecen una presentación que consiste en que uno se coloca de pie en los hombros del otro y cada uno manipula tres cuchillos o tres clavas.

“Sucios, vagos, quítense que estorban, busquen trabajo formal”, son algunos de los improperios que escuchan los malabaristas, pero ignoran los agravios, pues el espectáculo debe continuar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código