Esperanza congelada

La vitrificación de óvulos es una técnica que ha revolucionado el tema de la preservación de la fertilidad.

Las agujas del reloj biológico de la mujer avanzan, los años pasan y la posibilidad de detener el tiempo suena a ciencia ficción.

Sin embargo, la ciencia y la medicina sorprenden al traer a la realidad algo que parece imposible: la criopreservación.

Criopreservación es la “congelación o vitrificación y el almacenamiento de gametos (óvulos y espermatozoides), cigotos (células que resultan de la unión de un ovocito y un espermatozoide), embriones o tejido gonadal”, según el glosario de terminología en Técnicas de Reproducción Asistida de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cuando nace una niña, tiene 400 mil óvulos, que empieza a perder mensualmente con la llegada de la menarquía (primera menstruación), a diferencia de los hombres que producen espermatozoides de forma continua.

Al pasar la menopausia, la mujer deja de producir óvulos. Pasados los 38 años, las posibilidades de quedar embarazada se reducen, explica el ginecólogo Saúl Barrera, de la Clínica de Reproducción Asistida IVI Panamá.

La media de edad de las pacientes que lo visitan es de 35 años. “Se entiende que han dejado pasar el tiempo porque no han tenido éxito con sus parejas anteriores, por estar completando sus estudios o por motivos de trabajo”, comenta el Dr. Barrera.

No obstante, los avances se adaptan a los tiempos. Eso se confirma en los eventos como el XXVII Congreso Europeo de Reproducción Asistida de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE, por sus siglas en inglés), que se realizó este mes en Estocolmo, Suecia.

Allí, entre otros temas, se dio a conocer que las tecnologías de la criopreservación de ovocitos permiten desde hace cinco años que una mujer que pasa los 40 años o que tenga falla ovárica, por algún tratamiento de quimioterapia, pueda ser madre con la utilización de sus propios óvulos.

“La vitrificación de óvulos es una técnica novedosa que está revolucionando el tema de la preservación de la fertilidad”, comenta Barrera.

Esta técnica la puede utilizar una paciente con cáncer y que por la quimioterapia pueda tener fallo ovárico.

Antes de empezar con el tratamiento, puede asistir a una estimulación de ovarios, se congelan los óvulos y cuando termine su tratamiento y el oncólogo le dé la autorización, puede regresar y hacerse la fertilización in vitro.

Lo mismo puede hacer una mujer cercana a los 30 que no quiera ser madre aún, pero que sí piensa serlo en un futuro, agrega Barrera.

La vitrificación de óvulos ha sido también una alternativa para las mujeres con menopausia precoz.

Donación de óvulos

En España, uno de los países más avanzados en cuanto a reproducción asistida, la donación de óvulos es una práctica común y regulada por la ley.

Las parejas recurren a ella cuando tienen ciertos problemas de fertilidad.

La donante, por lo general tiene entre 18 y 25 años, y al igual que la receptora, debe realizarse exámenes físicos y psicológicos, detalla el sitio Donantesdeovulos.com.

Antes de la donación, se somete a la mujer a estimulación ovárica por medio de inyecciones subcutáneas, y durante el proceso se le hacen ecografías periódicas y análisis hormonales, informa el sitio.

Según un comunicado del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), la técnica de vitrificación de ovocitos permite la supervivencia del 95% de ellos al descongelarlos para los tratamientos de reproducción.

En el marco del citado congreso europeo, se presentó el estudio “Evaluation of four years experience of ovum donation program using cryo-banked oocytes”, en el que la doctora Ana Cobo enumeró las ventajas de la criopreservación (ver recuadro).

La semilla masculina

Los bancos de semen de dos clínicas privadas de reproducción en Panamá tienen alrededor de 500 muestras de semen que son traídas del extranjero, en donde las leyes regulan lo referente a las técnicas de reproducción asistida.

El semen de los donantes ha sido estudiado mediante técnicas muy rigurosas, explica el Dr. Mario Vega, del Centro de Reproducción Punta Pacífica.

“Al donante se le hacen las pruebas infectocontagiosas, se congela el semen y seis meses después se le vuelven a hacer pruebas para ver si no ha habido una ventana en la que no se haya detectado una enfermedad”, explica.

En Estados Unidos, la Administración de Drogas y Alimentos exige, además de los estudios psicológicos y genéticos, que el donante tenga un comportamiento monogámico.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

07 Dic 2016

Primer premio

6 7 8 5

DCBB

Serie: 3 Folio: 1

2o premio

1903

3er premio

7954

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código