ALERTA: Sinaproc informa que los niveles del río Juan Díaz empiezan a bajar.

Estragos del estrés en la mente

Diversos estudios científicos han revelado que el estrés influye sobre la enfermedad física y mental de la persona.

Si no recuerda dónde dejó su celular o si olvidó aquel importante mandado que debía hacer en el fin de semana, pregúntese qué tan elevado ha estado su nivel de estrés últimamente.

La ciencia lo ha confirmado: el estrés puede ser el culpable de continuos olvidos por un evento cerebral.

El aprendizaje y la memoria tienen lugar en la sinapsis, enlaces a través de los cuales se comunican las células cerebrales, pero “bajo condiciones de estrés y producción aumentada de cortisol esta ´comunicación´ entre los emisores y receptores se ve afectada limitando la capacidad para recoger y almacenar recuerdos mediante la sinapsis”, explica el psicólogo clínico Emmett Villavicencio, jefe del Departamento de Psicología Clínica del Instituto de Salud Mental.

Por su parte, el psicólogo Ezequiel Meilij indica que el cortisol se descarga ante la presencia de un estresor y su propósito es aumentar los niveles de glucosa en la sangre. “Esto es necesario para dotar al organismo del ´golpe de energía´ que requiere para reaccionar ante el peligro o la amenaza (respuesta de lucha o fuga). Es decir, una descarga o golpe de energía que le permitiría huir del peligro o enfrentarlo. Por supuesto, esto colocará al organismo en un estado de alerta o hipervigilancia, lo que significa que si el estresor se prolonga, el organismo estará permanentemente en estado de alerta y produciendo hórmonas de estrés en exceso”, afirma Meilij.

ESTRÉS FÍSICO

Villavicencio comenta que desde la psicología diversos estudios han revelado que el estrés influye sobre la enfermedad física. En este sentido, todos los estímulos psicológicos estresantes habituales (por ejemplo, perder el trabajo, presentar un examen, terminar una relación) se relacionan con niveles elevados de cortisol, adrenalina y noradrenalina; estos a su vez, intervienen en muchas enfermedades físicas. Por ejemplo, el miedo o estrés previo a una intervención quirúrgica se ha relacionado con una recuperación posquirúrgica más lenta, incluidos retrasos en la curación de las heridas.

El psicólogo recalca que con el descubrimiento de que el estrés puede reducir la resistencia de una persona a las infecciones, se produjo un avance fundamental en el estudio del estrés y la salud. “Este hallazgo tuvo una gran repercusión en el campo de la psicología, debido a que mostró que el estrés podía desempeñar un papel en las enfermedades infecciosas, que hasta ese momento se habían considerado estrictamente físicas”.

La exposición temprana a altos niveles de estrés puede tener una diversidad de efectos adversos en el desarrollo, advierte Villavicencio.

Los niños que han sufrido maltrato u otro tipo de estrés grave manifiestan una serie de anomalías cerebrales y del sistema endocrino. En este sentido, se ha considerado que algunos trastornos psiquiátricos son el resultado de la interacción entre la vulnerabilidad heredada a un determinado trastorno y la exposición temprana a altos niveles de estrés, subraya. “Es importante entender que el plazo del desarrollo durante el cual el estrés temprano puede afectar de forma crítica el desarrollo neural y endocrino comienza antes del nacimiento”.

¡CERO ESTRÉS!

Para sobrellevar el estrés, el psicólogo Ezequiel Meilij aconseja encontrar y dedicar tiempo a actividades que se disfrutan, delegar (en el trabajo y en el hogar), seguir una dieta sana, ejercitarse, aprender técnicas de respiración y relajación, dormir bien (por lo menos 8 horas diarias), tener pasatiempos y hobbies, dedicar tiempo a la familia y amistades, mantener una vida sexual activa y saludable (la actividad sexual disminuye los niveles de estrés y ansiedad), buscar ayuda profesional siempre que sea necesario.

Por otro lado, Meilij afirma que la memoria se puede conservar e, incluso, mejorar por medio de cambios muy sencillos en el estilo de vida. Incorporar ejercicios para la memoria (rompecabezas, crucigramas, juegos de memoria, trivias, ajedrez, etc.), comer saludablemente, ejercitarse físicamente y reducir los niveles de estrés son algunas estrategias que ayudan a conservar la memoria. Además, el psicólogo señala que es importante mantenerse intelectualmente activos (leer, aprender asuntos nuevos, etc.), socializar y mantener un régimen regular de sueño, ya que gran parte del procesamiento y almacenamiento de recuerdos y memoria ocurre durante el sueño.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código