Feria Internacional del Libro de Panamá

Estrategias del tóxico emocional

Silvia Olmedo presenta su obra ‘Detox emocional’ hoy 19 de agosto, a las 7:00 p.m., en el teatro La Huaca de Atlapa, en la Feria Internacional del Libro de Panamá.

Temas:

Silvia Olmedo Cortesía Silvia Olmedo Cortesía
Silvia Olmedo Cortesía Pavel Anton

En el plano emocional, lo tóxico es algo que puede ser relativo e individual. Así piensa la psicóloga española Silvia Olmedo, quien da como ejemplo a un padre de familia que es un veneno en potencia en su casa, y en su trabajo es todo lo contrario.

“Eso puede ocurrir porque es una persona insegura en materia de relaciones emocionales. Puede ser muy seguro en el empleo, pero puede pensar que alguien le va a quitar la pareja, entonces empieza a controlar, porque el miedo a perder a la persona amada lo lleva a imponer su agenda personal”, comenta Olmedo, quien presenta su cuarta obra, Detox emocional (Planeta), hoy sábado 19 de agosto, a las 7:00 p.m., en el teatro La Huaca de Atlapa, en el ámbito de la Feria Internacional del Libro de Panamá.

“Al tóxico somos nosotros los que le damos el poder que él quiere. Usa herramientas como la persuasión, el chantaje y te amedrenta porque busca el control. Estás cerca de alguien así cuando te hace sufrir, cuando te coarta la libertad o si detiene tu proyecto de vida”, dice la autora de Mis sentimientos erróneos (2014).

“No vale eso de ‘por amor todo vale’, ni eso de que ‘si me amaras hicieras esto o lo otro’. Tú eres en últimas quien debe tomar la decisión de detener esta situación”, indica.

Si el hecho ocurre en el trabajo, el asunto no se resuelve con pedir traslado a otra área de la empresa o cambiar de empleo, lo mejor es lidiar con el problema, anota. “Puede ser que esa persona sea así porque te tiene envidia o porque teme que le quites el puesto, o sabe que si utiliza una debilidad tuya puede conseguir más de ti por el mismo precio y te dice: ‘si te quedaras hasta tal hora podríamos sacar el proyecto adelante’, y si no te quedas te deja ver que eres un mal trabajador. El asunto es si tú te lo crees o si te dejas”.

 

HACER FRENTE A LO TÓXICO

La psicóloga Silvia Olmedo recomienda un plan de desintoxicación o depuración emocional que se basa en dos principios: poner siempre límites y que no se aprovechen de usted.

“De esa manera la persona sabe hasta dónde puede empujar”.

El asunto se pone más difícil cuando el tóxico es su madre, su padre o su pareja. Es complicado porque es una relación de vieja data, explica. “Son las personas que más nos aman en el mundo, pero a la par pueden ser las personas más insanas que pueda haber”.

Encima no lo entienden así. “Poner límites a la madre es lo más difícil que hay, porque ella se da el derecho a opinar sobre tu pareja y hará todo lo posible para que te alejes de esa persona que quieres, y al final quien convive con la pareja eres tú. En el fondo, la madre lo que tiene es miedo de perder tu amor y su influencia en ti”.

Así terminan destrozando relaciones, “poniendo a los hijos entre sí en contra cuando la madre no es la que da la solución de un problema, porque dicen que son ellas las que más aman a sus hijos. No puedes invertir tu vida en solo hacer feliz a tu madre. No puedes hacer siempre lo que tus padres quieren. Las madres son más protectoras, en especial, hacia los hijos varones. Otras madres tienen una mala relación con sus maridos y esa falta de cariño la enfocan en sus hijos. No quiere decir que tu madre no te quiera”.

Tus padres aceptarán los límites que solicites. “Siempre los aceptan, aunque tarde mucho en algunos casos. Es poco a poco. Debes decirles: ‘te quiero, pero estoy enamorado de ella’, ‘te quiero, pero quiero este trabajo’... El típico chantaje: ‘si me quisieras no te irías tan lejos’ y debes decirle: ‘lo sé, pero me encanta lo que hago y por eso debo irme”.

Puede ocurrir que se distancian como una medida de presión. “Eso es chantaje y no debes sucumbir. Debes llamarla y decirle: ‘mamá, te quiero. ¿Te pasa algo?’ y desarrollar otras estrategias de comunicación. Es fácil para ella desatar la guerra del silencio para su beneficio”.

La gente buena es la más susceptible a ser más abusada. “El tóxico siempre se aprovechará de eso, porque ser bueno lo ven como una debilidad que sirve para aprovecharse. Como saben que eres bueno, abusan porque saben que le vas a perdonar, porque para esa clase de gente el bueno es un pendejo. Hay que decir: ‘hasta aquí. No te voy a dar más oportunidades”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código