Florecen los cristales

Caroline Bennett propone dar una segunda utilidad a los recipientes de vidrios, empleándolos como macetas.

Los innumerables usos que se les pueden dar a las botellas de vidrio podrían cambiar el panorama que pinta la contaminación en nuestros días. Caroline Bennett, a sus 26 años, ha encontrado la forma de sacarle provecho al vidrio que, de no ser reciclado, acabaría en el vertedero.

Con ingenio y paciencia ha mezclado dos elementos: la naturaleza y la materia, transformándolos en terrarios, una especie de adorno en que la vegetación crece dentro de espacios minúsculos y semicerrados, similar a las peceras.

Bennett, de padre estadounidense y madre panameña, cuenta que su proyecto llamado Natural Glass apenas se creó hace cuatro meses, cuando cerró el restaurante Acid Fruit en Colón, donde trabajó como chef pastelera, y se encaminó en el negocio verde de un vivero en Vacamonte al que llamó Cactus y Más.

Sus hábiles manos han logrado trasplantar especies exóticas como cactus de colección en recipientes de 1.5 onza donde, usualmente, se sirven tragos de licor.

En otro envase que solía contener vinagreta balsámica, ha esparcido musgos y helechos para recrear jardines en miniatura.

Uno de sus diseños más atractivos es un collar con una planta que cuelga en paralelo al cielo abierto. “Una vez vi que los frasquitos vacíos de ginseng tenían una rosca en donde se les podía colocar un hilo y, de allí, empecé a sembrar con un palillo los cactus pequeños”, dice la joven que aún arrastra el acento inglés luego de haber dejado Estados Unidos hace año y medio.

Los bombillos inservibles los trabajó con mucha pericia para que en su interior también germinara la flora. “Siempre me gustó el vidrio del bombillo por su estructura, una vez tenía unos [bombillos] y no los quería botar, entonces hice muchas pruebas para abrirlos. Eso es lo más difícil y es un poco peligroso”, advierte al contemplar un ejemplar.

Con el ideal de no desperdiciar ningún material, confiesa, que hasta los alambres que contienen los bombillos los usa para confeccionar figuritas como pandas y hongos, que modela con arcilla y luego pinta con colores y que le sirven para ambientar sus minijardines.

Otros vidrios como jarrones, vasos, botellas de refrescos, amplios o estrechos, son de utilidad para Bennett y sus creaciones cimentadas sobre piedra y mezcla de carbón, tierra negra y arena.

Sus diseños oscilan entre $3.50 el más sencillo y hasta $45.00 el más complejo, si se trata de una representación de una isla dentro de una pecera.

Cuidados

Por ser plantas que crecen poco, como los cactus de colección, los cuidados son mínimos, explica Bennett quien recomienda rociarles agua con un envase de spray cada 15 días. Al que está dentro del collar aconseja suministrarle dos gotas de agua al mes.

Dice que el uso de piedras, tierra negra y arena asegura la correcta filtración de estas plantas y evita que con el tiempo se pudran sus raíces.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código