Fósiles: ventana al pasado

Los científicos seguirán en busca de más fósiles en el corte Culebra hasta que las labores de ampliación del Canal y la vegetación lo permitan.

Desde una parte elevada de la formación geológica Cucaracha, en el corte Culebra del Canal de Panamá, se puede ver un paisaje dividido como en escalones.

El terreno es desnivelado, rocoso en algunas áreas y con maleza en otras. Más abajo, la tierra es rojiza, verde y morada. “Son paleosuelos”, explica el geólogo Aldo Rincón, quien actualmente es estudiante de doctorado de la Universidad de Florida. “Estos suelos fósiles poseen una composición diferente y su color sirve para determinar su madurez”, añade.

Con un martillo, casco y papel higiénico para envolver las piezas que sean necesarias, Rincón se dirige hacia la formación Culebra. Las demás herramientas ya están en los diferentes sitios.

El calor es intenso y la humedad sofocante, pero aun quien no es experto puede entretenerse y olvidarse por un rato de esas condiciones mientras escarba en busca de cualquier cosa que parezca un fósil, lo cual no es fácil.

Usualmente, los científicos inician su faena a las 6:00 a.m. Al principio, solo hacían prospecciones, pero al hallar micrositios (puntos con muchos fósiles), se concentraban en ellos.

Las rocas que contienen fósiles se llevan al laboratorio, donde se lavan o tamizan con varias mallas para recuperar los fósiles de lagartijas, serpientes, cocodrilos, etc.

“A veces uno encuentra un fósil importante, pero solo se hace ´la chaqueta´; es decir, se cubre con papel higiénico y yeso, y se le da la vuelta para prepararlo cuidadosamente en el laboratorio, donde se puede describir y comparar cada fósil con otros almacenados en diferentes colecciones o museos”, dice Rincón.

En la formación Culebra, que contiene fósiles marinos, son abundantes las cabezas de corales y los fósiles de peces.

También se observa madera fosilizada y rocas con incrustaciones de cuarzo o pulidas por fricción. “Tras las erupciones de lava queda gas atrapado que forma burbujas, eso precipita minerales como calcita y cuarzo”.

LAS CASCADAS

En la formación Las Cascadas, de entre 22 y 20 millones de años, se han hallado fósiles de los ancestros de camellos, pequeños caballos y otros extraños animales ya extintos. También hay fósiles de carnívoros de tipo cánido (perros), anficiónidos (osos-perros) y mapaches. Fue allí donde Rincón descubrió en 2008 los primeros fósiles de camellos, que fueron bautizados como Aguascalientia panamaensis y Aguascalientia minuta. Estos carecían de joroba, tenían hocicos largos y no medían más de tres pies de altura (1 m).

“Hace 40 millones de años los camellos estaban en Norteamérica, los sobrevivientes pasaron a Asia y Suramérica recientemente”.

Según Rincón, los restos de los camellos revelan que los animales que habitaron Panamá estaban más emparentados con los de Norteamérica que con aquellos que habitaron Suramérica durante el mismo período de tiempo, antes de la formación del istmo de Panamá hace unos 4 millones de años.

Pero aún quedan muchos misterios por descifrar. Rincón continuará con el trabajo de campo hasta mayo, y otros integrantes del proyecto seguirán en busca de más fósiles, hasta que las labores de ampliación y la vegetación lo permitan.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código