Grand Canal Cafe

El mayor éxito de la velada fueron unos deditos de corvina del menú infantil. Muy sabrosos, apanados.
PALADAR. Se encontrará con un menú extenso. PALADAR. Se encontrará con un menú extenso.
PALADAR. Se encontrará con un menú extenso.

La última vez que vi una cosa tan larga como el menú de este sitio fue cuando ayudé a traducir el manual de operaciones del Canal, hace dos décadas casi.

Así que, feliz de que tenía un buen par de dientes reclutados, nos dispusimos a ordenar un ítem de cada uno de los rubros del menú.

Comenzamos por las pizzas, de las que pedí la caprese, que fue una pizza normal, con adición de tomate y mozarella “de búfala”. Pues resultó que las rodajas de tomate y la búfala se las añaden en frío, salida la pizza del horno.

No solo entiendo, sino exijo, que algunas cosas como la arúgula, o el prosciutto, se añadan post facto porque no se deben calentar, pero... ¿tomate y queso? Lo único que hace esto es enfriar una pizza que debió llegar caliente.

Aparte de ese faux pas, la masa estaba delgada; el sabor, OK. Luego, entre las ensaladas, una de mesclun con radiccio, nueces y un “baclaba” de brie que resultó ser como un tequeño gigantesco envuelto en una masa de filo cruda, nada agradable.

Entre las sopas, un bisque de langostinos que vino con uno hermoso y grande de decoración, un mejillón y calamar, el caldo no muy espeso. Subido de sal, cosa que fue tema recurrente, pues las almejitas con salsa verde se salvaron de no saber solo a sal por la cantidad desproporcionada de cebolla que traían.

Entre los emparedados, pedimos una hamburguesa “suiza” con cebolla caramelizada y gruyere, cuya albóndiga no estuvo muy buena. Next.

El mayor éxito de la velada, unos deditos de corvina del menú infantil. Muy sabrosos, apanados. Entre las carnes prescindí olímpicamente de todo lo que costara 30 o más, y pedí las baby back ribs que por supuesto no tenían. Me fui por el pollo con salsa de hongos. Normal, normal, normal, como comida de cafetería, con puré de papas también normal. Next. Unos “angeloti” (sic) rellenos de camarones rojos, sabrosos y jugosos como un siu mai, con una salsa tipo bisque. Estuvo OK, pero también subidito de sal. Y una lasaña a la boloñesa que estuvo bastante decente.

Los postres nos gustaron: una tarta de fresas y una mousse de chocolate, esta última bien de sabor pero con textura un poco áspera (se sentían los granos de azúcar). En general, todo sabía más o menos bien, pero como que no llegaban a atinar 100%, algo similar a un reloj que nunca marca la hora a las 12 en punto. Bar completo. Dixit.

Más noticias de Vivir+

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código