Hábitos saludables son escasos

Aunque una buena parte de los istmeños se percibe sobre su peso y come lo que les gusta, dicen tener buena salud.

Más de la mitad de los panameños se perciben por encima de su peso, con mayor énfasis aquellos que no hacen ejercicios. Esta fue una de las conclusiones que arrojó el estudio “Obesidad, nutrición y estilos de vida”.

De una muestra de 816 personas consultadas en el país, 432 admitieron percibirse por encima de su peso, 328 dijeron estar en su peso y 56 consideraron estar por debajo del peso.

El estudio fue realizado por la empresa Dichter & Neira entre el 10 y el 14 de febrero de 2012 y presentado en el Foro de Creación de Valor Compartido Nutrición y Salud, Un desafío para todos, ofrecido por Nestlé.

Los istmeños encuestados en un 70% consideraron que tanto realizar alguna actividad física como una alimentación adecuada son factores que influyen por igual en mantener un buen estado de salud.

Así mismo, la mayoría de los consultados (81%) con edades comprendidas entre los 18 y 60 años dijo tener buena salud. Del 19% que dijo no tener buena salud, un 34% apuntó a la hipertensión como principal enfermedad que sufren.

Otros datos

Lo resultados también apuntaron a su estilo de vida. El 43% de los consultados admitió no hacer actividad física, el 44% dijo realizar alguna de manera ocasional y solo 13% dijo hacer alguna actividad física con mucha frecuencia.

En cuanto a los hábitos alimenticios, los consultados admitieron en un 54% comer solo los alimentos que les gustan, y 45% dijo tratar de balancear sus comidas. Apenas 5% dijo seguir una dieta estricta y otro 5% dijo fijarse en las calorías que consume en cada comida.

Asunto de nutrición

Otro expositor en el foro fue el doctor Óscar Brunser, investigador y profesor de pediatría de la Universidad de Chile, quien se refirió a la desnutrición materna y sus repercusiones a corto y largo plazo.

Los estudios muestran cómo desde el útero el feto responde a señales de tipo bioquímico hormonal que le hace llegar la madre. Un proceso que modifica sus factores epigenéticos, explica.

Ya se conoce que las condiciones de salud de los individuos no se dan a partir del nacimiento sino que existe una continuidad desde la formación en vientre materno, proceso que se inicia con el intercambio de los genes de los padres, y partir de la forma como nace el feto.

Explica que el genotipo no cambia, lo que ocurre es que el tipo de estadía en el útero materno y otras situaciones que pudieran darse durante los primeros años de vida modifican la expresión de ese genotipo, cambiándose la forma como se manifiesta el potencial genético.

Si se restringen nutrientes durante la gestación, el niño sobrevive porque el útero se adapta a las condiciones, pero “el precio será días de vida perdidos y días perdidos por enfermedad”, enfatizó.

En estas situaciones las trascripciones de los genes cambia, y esta nueva programación, a su vez, se transmite a varias generaciones.

Entonces, un caso de desnutrición en el niño por la misma condición o por mala nutrición de su madre va a traspasar a futuras generaciones los problemas que se transmitieron al feto en el útero, ilustró el especialista.

Estos casos suelen mostrar resistencia a la insulina, propensión a la obesidad, tendencia a tener diabetes tipo 2 y tendencia a cardiopatías coronarias, detalló.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código