Hierbas, bajo criterio médico

Cuando la función de un fármaco se altera al intervenir con otras sustancias, como químicos de plantas medicinales, ocurre una interacción medicamentosa.

Las plantas medicinales, al ser fruto de la madre naturaleza, no siempre son inofensivas.

Si la medicina herbaria se combina con algún fármaco químico, la interacción podría traer prejuicios para la salud del paciente: la planta haría que se aumente o que se disminuya el mecanismo de acción del medicamento farmacológico, lo que afectaría la salud de la persona.

Muchos desconocen este hecho. Investigaciones científicas realizadas en España arrojan que arriba del 40% de las personas que padecen enfermedades crónicas –y que llevan un tratamiento químico para regular su condición– usa plantas medicinales.

De estas personas, el 70% no le informó a su médico que utilizaba medicamentos herbarios, señala un documento redactado por investigadores del Hospital Clinic (Barcelona, España), publicado en el portal www.jano.es.

La revista Lancet publicó en 2000 la investigación “Herb-drug interactions”, en la que se estudiaron 108 casos sospechosos de interacción medicamentosa entre hierbas medicinales y fármacos, de los cuales el 13% de los casos fue clasificado como interacciones “bien documentadas”; 18.5% como “posibles” interacciones; mientras que el 68.5% restante “no pudo ser evaluado”.

La warfarina (medicamento anticoagulante) fue la droga más común (18 casos), mientras que la hierba de San Juan fue la planta medicinal más usada (54 casos) en la muestra estudiada.

La investigación, liderada por Adriane Fugh-Berman, concluyó en que la interacción entre plantas y fármacos indudablemente ocurre, y estas pueden poner en riesgo la salud. Sin embargo, el conocimiento que se tiene a la fecha sobre esto es incompleto, por lo que se requiere realizar más estudios.

tiempos milenarios

La medicina herbaria se ha mantenido vigente a lo largo de la historia, y se debe respetar por su componente cultural en el desarrollo de los pueblos.

Así piensa el doctor en medicina interna Franklin Espino, coordinador de la Unidad de Gestión Clínica del Servicio de Medicina Interna de la Caja de Seguro Social, quien agrega que la medicina herbaria ofrece un sinnúmero de beneficios.

Para estudiar la actividad farmacológica de las plantas medicinales, en los últimos años ha salido a la palestra la medicina basada en la evidencia, una herramienta que busca evidenciar científicamente de qué manera interactúa la estructura molecular de la hierba con la de un fármaco, explica el doctor.

En la década de 1990, el Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos se dedicó a hacer estudios de la medicina herbaria para comparar el mecanismo de acción de una hierba medicinal con respecto a un medicamento o un placebo.

No es que las plantas medicinales sean buenas o no, sino que es necesario que estas sean evidenciadas científicamente para poder ser administradas para tratar patologías, explica Espino. “Si no ha sido comparado no es válido en medicina; esto no quiere decir que [determinada planta medicinal] no sirva, sino que la gente tiene que comprender que no todo es medicina si no ha sido basada en la evidencia”.

INTERACCIÓN

Los fármacos provienen tanto de la naturaleza como de la industria farmacéutica. A pesar de los beneficios que ofrecen las plantas medicinales, Espino asevera que se debe tener precaución al usarlas como terapia alternativa.

“Las plantas medicinales tienen moléculas de químicos que son compuestos tóxicos que, al no estar medidos o cuantificados, pueden hacerle daño a la persona o pueden interactuar con los medicamentos y los alimentos” que ingiere, anota.

Más del 50% de los medicamentos farmacológicos se dispensa incorrectamente, según la Organización Mundial de la Salud.

En Panamá no hay restricciones para comprar medicina herbaria; de ahí, la necesidad de consultarle al médico si puede tratarse con plantas medicinales en caso tal de estar recibiendo medicamentos farmacológicos.

“¡La gente tiene el concepto de que si es natural no hace daño! Eso no es correcto, porque todas las plantas medicinales tienen moléculas de químicos, las cuales pueden hacer daño e interactuar con otros medicamentos”, explica Espino, quien añade que este tipo de medicina alternativa debe usarse de forma razonable, con conocimiento de causa, y que antes de optar por un tratamiento natural se debe consultar al médico.

“La mayor parte de los médicos no puede saber todos los efectos secundarios de la medicina herbaria, porque en la escuela de medicina no estudiaron medicina herbaria. Para ello, visitamos sitios de internet oficiales (ver links) para ofrecerle la información al paciente; es una manera de conocer si determinada planta medicinal no interfiere con su tratamiento farmacológico”.

afectaciones

Los químicos de las plantas medicinales pueden interferir la función de los medicamentos, lo que traería efectos secundarios en el individuo.

“Cuando el fármaco se ingiere va al tubo digestivo, donde se absorbe; de ahí, va a la sangre y pasa por el hígado, órgano donde la molécula sufre una serie de transformaciones por alguna sustancia química. Esas sustancias medicinales pueden alterar ese mecanismo normal farmacológico del medicamento; entonces, al alterarlo se podría disminuir la absorción o aumentar la distribución, o disminuir la distribución o aumentar la excreción”, por ejemplo, explica Espino.

Entre las poblaciones de alto riesgo están los pacientes con insuficiencia renal crónica, aquellos que padecen enfermedades hepáticas crónicas, así como también personas que toman medicamentos antiepilépticos y fármacos anticoagulantes.

Si un paciente usa fármacos anticoagulantes para reducir la formación de coágulos sanguíneos y se trata también con una planta medicinal, corre el riesgo de que la hierba le aumente el efecto anticoagulante, por lo que el paciente podría sangrar; y si la planta le disminuye el efecto, la persona puede presentar una trombosis, dice.

Los que reciben medicamentos para tratar cardiopatías y aquellos que reciben fármacos antirretrovirales para tratar la infección por el virus de inmunodeficiencia humana, no deben usar medicina alternativa porque correrían el riesgo de poner en peligro su salud.

No es que exista un medicamento o una planta más o menos tóxicos, sino que “un paciente podría tener interacción. Hay que tomar en cuenta la planta medicinal, el fármaco que toma el paciente y el metabolismo de la persona. Es una interacción”.

Esto no quiere decir que las hierbas son las malas de la película, sino que se debe tener precaución al momento de combinar el tratamiento farmacológico con la medicina herbaria, recalca.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código