Humo Restaurante

La columnista quedó bastante fascinada con la calidad de los platos pedidos en este establecimiento.

El chef Mario Castrellón apuesta, nuevamente, por el barrio de San Francisco en esta nueva propuesta, Humo, que es básicamente una oda a la barbacoa.

El decor es bastante lúdico, ya que patos, vacas y cerditos engalanan las paredes del diseño rústico-contemporáneo.

Sabía, por el blog de Castrellón y por haberle visto en acción el aparatito, que su nuevo juguete era una pistola de humo, y fui con serias reservas de que el niño prodigio se hubiese convertido en un gatillo feliz, echándole humo a cuanto tuviera al alcance, pero no. Whew.

El humo lo alcanzamos al ver de salida con una entrada de queso fresco ahumado (presentación croqueta en una rueda de tronco de madera) con ají dulce, vinagreta de cidra de manzana y pan de cerveza negra. Las alitas marinadas en salsa sriracha y naranja estuvieron excelentes, y no me vi tentada a usar ninguna de las salsas de barbacoa de la casa que adornan las mesas. Esto es, al final del día un smoke house, un barbecue joint. Una parrilla con influencias hacia el sur de la línea Mason-Dixon.

Pedimos una entradita de unos emparedados preciosistas: trozos de pechuga de pollo entre dos wafles pequeñitos, del tamaño de un doblón, con quesito crema y miel picante. Riquísimos, al igual que el derretido de queso en cornbread, que vino con guacamole, aderezo ranch y jalea de pimentón.

Un yakitori de atún, que más bien debió llamarse yaki-maguro (tori significa pollo) parecía dos paletas. El contraste de sabores y temperaturas no tuvo precio. Una ensalada de arúgula, remolacha rostizada, tomatitos y queso chevre al grill vino, lindamente, presentada en forma de media luna con una vinagreta muy discreta.

Pasamos a los platos fuertes, donde la tradicional entraña, hecha tal cual, con sal y pimienta, y servida con una reducción propia, trajo unas papas en cuñas. La entraña habló por sí misma.

El New York Steak con un contorno adicional de anillos de cebolla también brilló con luz propia y, en vez de salsa, pedí el suplemento de encurtidos de la casa que trajo espárragos, tomates, pimentón, cebolla y zanahoria. Las baby backs de cerdo vienen ligeramente ahumadas, con un exquisito, mas no abrumante glaceado y acompañamiento de maíz enano y zucchini tierno.

Y, finalmente, pedí un pulpo. Lo que llegó a la mesa fue un octópodo marino tan grande, que le hubiese dado taquicardia al mismo capitán Nemo. Estuvo tiernísimo. Lo ayudé con un poquitín de limón, y ya.

De postre, disfrutamos de un ligerísimo cheesecake.

Tienen carta de vinos y un impresionante menú de whiskies, vodkas, tequilas, etc., y barra completa, por supuesto. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código