Ícono, historia y escombros

La Mansión Danté es la más reciente estructura referente de la ciudad de Panamá que cae ante el embate del desarrollo.

Cuando la Mansión Danté inició sus funciones, en junio de 1971, la calle 50 era de dos vías, en sus orillas solo había residencias y el área no figuraba en el mapa de las rutas de autobuses.

Era la primera gran tienda ubicada en la que hoy es una de las principales arterias de la ciudad de Panamá.

Por entonces, la avenida Central ya no se daba abasto, no tenía estacionamientos y los clientes de la otrora zona de compras empezaban a incomodarse, así que era hora de buscar un nuevo punto para el comercio, cuentan los empresarios I. Roberto y David Eisenmann y César A. Tribaldos G., quienes evaluaron propiedades en las avenidas Cuba, Balboa, Perú, Justo Arosemena y la elegida fue la que pertenecía a Leopoldo Arosemena.

C.J. Breyer & Associates de Nueva York, Estados Unidos, se encargó del diseño del inmueble, para emular en lo posible el estilo de la Quinta Avenida.

Todo estuvo listo y la Mansión Danté abrió sus puertas. Fue un “éxito inmediato”, aseguran sus gestores y paulatinamente la calle 50 se fue copando de negocios en toda su extensión.

Más adelante, en julio de 1987, la dictadura militar de Manuel Antonio Noriega descargó su ira contra los empresarios y su negocio recibió balas, bombas y fuego en represalia por su rol protagónico en el movimiento de la Cruzada Civilista.

Solo quedaron cenizas en el lugar, pero el rechazo y malestar contra Noriega se multiplicó y la ciudad ganó un nuevo ícono en aquella mansión que ocho o nueve meses después fue reconstruida, relatan Tribaldos y los hermanos Eisenmann.

Hoy, aquel referente urbano es, otra vez, una masa de escombros. El sitio fue cercado el mes pasado y solo se alcanza a ver la maquinaria pesada y unas cuantas paredes que siguen en pie.

Almacenes Danté vendió el terreno hace unos años a un consorcio extranjero y ahora se ejecuta un proyecto del que se ha dicho poco.

I. Roberto Eisenmann dice que alguna vez le mostraron las intenciones que tenían, “edificios altos”, pero con el crack económico mundial se aguantaron. “No sé si aún tienen los mismos planes”, apunta.

Así, Mansión Danté se une a la lista de edificios o estructuras simbólicas de la ciudad capital caídos ante los embates del desarrollo. Se van, pero quedan sus historias.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código