Ideas que transmiten voz

Bomberos, policías, guías de museos y universidades implementan programas en lenguaje de señas.
EDUCACIÓN. Cenelia Bethancourth, una estudiante con sordera moderada, es apoyada por su intérprete Irving Jiménez y la profesora Ángela Salas en Udelas. LA PRENSA/David Mesa EDUCACIÓN. Cenelia Bethancourth, una estudiante con sordera moderada, es apoyada por su intérprete Irving Jiménez y la profesora Ángela Salas en Udelas. LA PRENSA/David Mesa
EDUCACIÓN. Cenelia Bethancourth, una estudiante con sordera moderada, es apoyada por su intérprete Irving Jiménez y la profesora Ángela Salas en Udelas. LA PRENSA/David Mesa

Hay experiencias que te cambian. De eso está segura la sargento Lisbeth Jaramillo, quien un día mientras patrullaba en el sector de El Martillo de San Miguelito, le pidió el documento de identidad a un hombre que pasaba por el área y este le hizo caso omiso.

Enseguida exclamó con firmeza: ¡Deténgase, Policía!, pero el individuo, que ya le había dado la espalda, siguió su camino. La sargento Jaramillo repitió la misma orden en dos ocasiones, con mayor energía, pero otra vez fue ignorada. Un lugareño, testigo de la acción, se le acercó para decirle al oído: “Es que ese señor es sordo”.

Esa vivencia la motivó a tomar un curso de lenguaje de señas, y un año después, junto a su instructora, creó un documento con las palabras necesarias para ejecutar mejor su labor. Le puso como distintivo: La cartilla de lenguaje de señas.

“Esta es una guía práctica para interactuar con las personas con discapacidad auditiva”, dice. Con este panfleto, que se puede guardar en el bolsillo, se indica con gestos palabras y frases como: policía, ayúdame, maleante, me robaron, necesito y cuidado.

En esta guía hay una ilustración y una instrucción de cómo se deben mover las manos para decir una frase o palabra en lenguaje de señas.

La sargento ha obtenido frutos de esa iniciativa, tanto que en una ocasión intervino en una negociación para que una persona pagara el dinero justo por el trabajo que había realizado un sordo.

La cartilla de lenguaje de señas se implementó en enero por medio del departamento de Género e Igualdad de Oportunidades de la Policía Nacional, y fue entregada a unas 2 mil unidades de la región metropolitana. Como un plan de continuidad, este año el documento se distribuirá a las unidades que laboran en el resto de las provincias.

Estudios accesibles

En la Universidad Especializada de las Américas (Udelas), hay un centro de apoyo para estudiantes que presenten alguna discapacidad. Allí colabora Irving Jiménez, quien interpreta el lenguaje de señas y les aclara a 12 estudiantes sordos algunas dudas que resultan de sus clases diarias.

Según la profesora Ángela Salas, directora de la licenciatura en Educación Especial, “los estudiantes con discapacidad pueden encontrar en este centro asesoría, tutorías y ayuda en sus investigaciones”.

Jiménez se siente complacido con su labor. Este coordinador de la Secretaría Regional de la Federación Mundial de Sordos, a la que están suscritos 130 países, plantea que de “72 millones de personas sordas que hay en el mundo, el 80% vive en países en vía de desarrollo y solo 17% recibe educación”.

Una tarea de integración también lleva a cabo la Universidad Latina.

Desde 2005 gradúa a enfermeras(os) con conocimientos en el lenguaje de señas. Carlos Staff, coordinador general de la universidad, dice que “no es extraño que personal de enfermería en el ejercicio de su profesión pueda encontrarse con pacientes con estas características. Esto les facilita la comprensión de las personas y asegura eficiencia en la atención del paciente”.

El docente calcula que han egresado cerca de 100 enfermeras(os) con este valioso conocimiento.

Arte universal

En el Instituto Nacional de Cultura (Inac), Ialys Arrocha, de la Oficina de Igualdad de Oportunidades, apuesta para que toda persona con discapacidad tenga acceso a la cultura.

Dos veces al año, guías de museos, funcionarios de la sede del Inac y de la Oficina del Casco Antiguo (OCA) toman un curso de lenguaje de señas durante tres meses.

Aunque este entrenamiento solo abarca un nivel básico, permite a estos actores de la cultura tener una noción para atender a personas sordas que visitan las entidades o sitios turísticos.

Este año fueron capacitados guías de los museos Afroantillano y de Ciencias Naturales. Aunque no se tiene una cifra oficial de cuántas personas sordas visitan los sitios turísticos, Arrocha comenta que en mayor ocasión son extranjeros con esta discapacidad quienes frecuentan las exhibiciones.

Seguridad

Para los tiempos de emergencia, los bomberos también se preparan, así indica Raúl Echeverría, director nacional de Igualdad de Oportunidades del Benemérito Cuerpo de Bomberos.

Ellos cuentan con tres documentos en lenguaje de señas, uno para el personal administrativo, otro para atención de emergencias y el tercero para el bombero.

Cada texto muestra una serie de 24 símbolos con los cuales se indica: escalera, permiso, me duele, sangre, alérgico, me siento mal, hueso, entre otras frases y palabras. Una de las innovaciones para este año es enseñar a las unidades el juramento a la bandera en lenguaje de señas.

La iniciativa será implementada en el ámbito nacional a partir de este mes de noviembre.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código