Impulsan campaña ´Panamá protege a sus tiburones´

Se pretende informar sobre la importancia de estas especies, su situación actual y cómo contribuir a conservarlas.
Tiburón tigre. Existen más de 450 especies de tiburones que varían mucho de forma y hábitos. CORTESÍA/MarViva/Jim Abernethy. Tiburón tigre. Existen más de 450 especies de tiburones que varían mucho de forma y hábitos. CORTESÍA/MarViva/Jim Abernethy.
Tiburón tigre. Existen más de 450 especies de tiburones que varían mucho de forma y hábitos. CORTESÍA/MarViva/Jim Abernethy.

El 70% de los tiburones que se desembarcan en las aguas de Panamá son tiburones martillo y, de estos, el 96% son recién nacidos o juveniles, que se venden como corvinata, toyo o cazón, especialmente para la preparación de ceviches. Aunque el país cuenta con una ley que prohíbe el aleteo, esta no detiene la sobrepesca.

“La carne de los tiburones adultos no tiene mucha demanda, porque ellos acumulan urea y su carne tiende a oler fuerte, a orine. La ley obliga al pescador a traer el animal con sus aletas pegadas al cuerpo para que se aproveche todo, pero generalmente se usan como carnada para otra pesca. Lo que estamos viendo es que ya no se capturan mucho los adultos, porque el negocio de las aletas se ha venido abajo, pero sí se ha encontrado el comercio de filetes de juveniles, los cuales aún no han acumulado urea en sus fluidos y carne, pero esta no es una pesquería sostenible”, explica el biólogo Juan Posada, coordinador de Ciencias de la Fundación MarViva (@Marvivapanama).

Los tiburones son importantes para controlar las poblaciones de otras especies y para la salud de los ecosistemas marinos (arrecifes de coral, praderas de hierbas). Pero como tardan varios años para reproducirse (algunas especies hasta 18 años) y tienen pocas crías, la sobrepesca pone en jaque su supervivencia. Actualmente, varias especies están amenazadas de extinción en el mundo. Su desaparición podría acarrear desequilibrios que afectarían a las comunidades que dependen de las pesquerías.

Con el problema del pez león en el Caribe, a largo plazo los tiburones podrían controlar a esta especie invasora y ayudar a conservar los ecosistemas, plantea el veterinario y experto en conservación chileno, Maximiliano Bello, de la organización internacional Pew Environment Group. “En otras partes del mundo, ellos se comen al pez león; si aprendieran a consumirlo aquí, podrían controlarlos”.

MarViva y el grupo Pew están impulsando la campaña “Panamá protege a sus tiburones”, para informar a la población sobre qué está pasando con los tiburones, por qué son importantes y cómo podemos contribuir a su conservación. La campaña incluirá spots de televisión, vallas y diversas publicaciones. Al final, lo que se busca es terminar con la pesca dirigida, tratar de reducir la pesca incidental y acabar con la comercialización (importación, exportación y venta) de tiburones y/o de productos derivados (aletas, filetes, ceviche, etc).

Posada destaca que la campaña es a favor de los tiburones y no en contra de ningún sector. Por eso, representantes de MarViva y del grupo Pew se han reunido con dirigentes pesqueros para plantearles la propuesta, escuchar sus preocupaciones y consensuar puntos para presentarle la información al Estado. También han encontrado apoyo de algunos chefs y del sector cevichero, y se han ensayado opciones culinarias para no usar carne de tiburón.

Ahora, es de esperar que un ceviche “responsable” sea más caro que uno de “toyo”. “No podemos ver solo la parte comercial, tenemos que ser consumidores responsables porque los tiburones tienen un papel ecológico importante”, indica Posada.

Bello agrega que pronto entrarán en vigencia nuevas regulaciones internacionales, entre ellas de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies amenazadas de fauna y flora silvestres (Cites).

“Varias de las especies de tiburones están listadas en el Apéndice II de Cites (Panamá votó a favor de incorporar tres especies de tiburón martillo), y los países que quieran seguir pescando y exportándolas necesitarán demostrar que provienen de una pesca sustentable, pero lo más probable es que muchos países tengan que cerrar esas pesquerías”.

Pero hay otras opciones. Actividades como el buceo y la observación de tiburones desde embarcaciones se han incrementado y ya superan a la industria de la aleta, aseguran Posada y Bello.

Según cifras de MarViva, en Palau, el buceo con tiburones aporta aproximadamente unos 18 millones de dólares anuales a su economía y, en el caso del tiburón ballena, los turistas llegan a pagar casi 50 millones de dólares al año para verle.

De esta manera, el turismo sustentable enfocado en los tiburones es una oportunidad que muchos países, incluyendo Panamá, ya están aprovechando.

PESCA ILEGAL

Informe.

Hasta 24 países podrían estar pescando tiburones en el Atlántico y el Mediterráneo sin declarar las capturas, según un informe difundido esta semana en la XXIII reunión ordinaria de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, que culmina el próximo lunes en Sudáfrica. El documento, elaborado por la organización proteccionista Oceana, se fundamenta en datos del mercado de aletas de tiburón de Hong Kong, el principal emporio mundial de este producto. EFE

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código