Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

Llenando vacíos con cosas

Factores genéticos, los rasgos de personalidad y las experiencias vividas, como una pérdida, pueden desencadenar un trastorno de acumulación compulsiva.

Los acaudalados hermanos Homer y Langley Collyer quizás sean los acumuladores compulsivos más famosos desde marzo de 1947, cuando la policía halló sus cuerpos sin vida dentro de su mansión en Nueva York, repleta con más de 100 toneladas de basura que llegaba hasta el techo, y que incluía miles de periódicos y libros, armas, pianos y muebles.

Al parecer, Langley murió aplastado por un laberinto de periódicos, mientras trataba de acercarse a su hermano Homer, ciego y paralítico, para alimentarlo, el cual murió después de hambre y otros problemas de salud. Al final de sus vidas, casi nunca se dejaban ver y vivían en condiciones deplorables, a pesar de su educación superior y nivel económico.

Y es que el trastorno de acumulación compulsiva afecta a hombres y mujeres, sin importar su condición socioeconómica. Puede empezar desde una edad temprana pero, por lo general, se ve más cuando la persona empieza a ser un adulto con su espacio propio.

A medida que la persona acumula más objetos (ropa, revistas, periódicos, discos, adornos, latas, envases plásticos, muebles, carros y bicicletas dañadas, bolsas con restos de comida y todo tipo de cacharros, “que va a necesitar un día” o que “va a vender”), se va aislando de los familiares o amigos y descuida su aspecto.

Por otro lado, llega un momento en el que aquellos que acumulan animales ya no les pueden procurar la adecuada nutrición, atención veterinaria ni condiciones higiénicas, y sin querer, incurren en negligencia, causándoles sufrimiento.

Adicional al mal olor producto de los desechos de los animales y de la basura, la vivienda del acumulador luce descuidada y repulsiva. En casos extremos, la persona tiene problemas con las autoridades sanitarias.

DISPARADORES

¿Cómo llega alguien a esta situación? El psicólogo clínico José Eloy Hurtado Bayo y el Dr. Carlos Saavedra Quiel, subdirector del Instituto de Salud Mental, explican que factores genéticos, los rasgos de personalidad, problemas durante la infancia con los vínculos tempranos con la madre o el padre y los procesos estresantes a lo largo de la vida, como un accidente, una enfermedad crónica o una pérdida (la muerte de un familiar, un divorcio, pérdida económica o del empleo, etc.), pueden desencadenar un trastorno de acumulación compulsiva.

La persona intenta llenar sus vacíos emocionales con objetos materiales o con animales, a los que le asigna un valor emocional que le impide deshacerse de ellos.

“Es natural que las personas guarden cosas que les gustan o les interesa. Además, todos podemos tener algo que tiene un significado emocional y que puede ser una tontería (como un muñeco de la infancia), pero los acumuladores le dan un significado emocional a todas las cosas. Es un trastorno que raya en lo psicótico”, agrega el Dr. Hurtado Bayo.

Por lo general, cuando ya el problema se consolida, hay cambios o desbalances en el cerebro, principalmente en la corteza prefrontal, que tiene que ver con el juicio, la anticipación y el poder hacer elecciones. Con frecuencia, el paciente requiere medicamentos.

Normalmente, subraya el Dr. Hurtado Bayo, las personas llenan su vida con experiencias, con las actividades que les gusta hacer, el trabajo, con las relaciones que tienen con su familia o amistades, que son intangibles, pero el acumulador va perdiendo la interacción con los demás y llena su vida de objetos que puede tocar.

¿COLECCIONISTA O ACUMULADOR?

La acumulación de objetos es un proceso a diferentes niveles. Una cosa es ser un coleccionista que adquiere artículos por su rareza, historia o belleza, y otra es ser un acumulador compulsivo.

El coleccionismo es una actividad recreativa o hobby y, para algunos, una inversión o negocio, porque pueden vender su colección para obtener una ganancia.

El acumular cosas se empieza a convertir en un trastorno cuando afecta las áreas de funcionamiento del individuo, a nivel académico, laboral, familiar, de pareja o en la comunidad. Por ejemplo, si una persona que colecciona objetos no los vende y empieza a usar fondos familiares o personales de manera que se altere su calidad de vida para adquirir más, ya hay un proceso patológico.

Los acumuladores compulsivos tienen una idea reiterativa de que tienen que poseer ciertos objetos, que ni siquiera van a usar.

SÍNDROME DE DIÓGENES

Una variante es el síndrome de Diógenes, que se caracteriza por un cambio de la conducta de los adultos mayores, que empiezan a acumular cosas a una edad avanzada. Esto puede estar asociado a un cambio en el funcionamiento cerebral o un estado predemencial.

Más que salir a comprar cosas para guardarlas, los ancianos las buscan en la calle y, además, pueden dejar de sacar la basura, llenando la casa de bolsas y envases con desperdicios de alimentos. También descuidan su aseo personal, se aislan y se niegan a recibir ayuda.

El Dr. Saavedra menciona como ejemplo la abuelita que, anteriormente, era muy aseada y de pronto empieza a acumular su ropa sucia y no deja que se la laven, y el abuelo que antes era ordenado, que empieza a acumular periódicos de la calle, “porque los va a leer después”.

RECOMENDACIONES

Si un individuo va mostrando acciones o actitudes compulsivas, por ejemplo, que tenga mucha necesidad de que haya orden, limpieza y que todo esté perfecto, o empieza a buscar, conseguir, o comprar objetos que no necesita son signos de alerta.

El Dr. Hurtado Bayo considera que el trastorno de acumulación compulsiva suele pasar inadvertido, y es subdiagnosticado porque quienes lo padecen se aislan y son vistos como desaseados o excéntricos. Sus familiares deben pedir ayuda.

“Si la persona afectada no quiere ir al médico, su familiar puede ir solo y explicar la situación al psicólogo o psiquiatra. Primero, hay que determinar qué tipo de acumulador es, la severidad de su problema y si se debe hacer una intervención psicoterapéutica, conductual o combinada con medicamentos. Hay gente que busca ayuda cuando ya enfrenta un problema legal”.

El Dr. Saavedra recalca que en Panamá también se dan casos de acumulación compulsiva, y que se debe evitar el estigma de que la persona que va al psiquiatra está loca. “Cuando se identifica una situación de conducta alterada, los servicios de salud mental públicos ­en centros de salud y policlínicas­ tienen equipos de psicología y psiquiatría que pueden ayudar”.

La persona con el trastorno tiene que identificar y analizar las conductas que lo llevaron a esa acumulación, qué es lo que quiere lograr y qué le hace falta para ir bajando las tensiones hasta que sea capaz de reconocer lo que no le sirve y se deshaga de ello. Se le debe acompañar en el proceso de evaluar qué tanta angustia le causa desprenderse de algunos objetos, y ayudarlo a vencer la pérdida de los que le causan menos ansiedad primero. Si logra botar unas cosas, será más fácil que se deshaga de otras después.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código