Lynch, director de meditación

´El artista no debe sufrir para mostrar el sufrimiento, esa es la clave´, opina el director de cine David Lynch, quien está en Madrid, España.

Le preguntaban por el momento del cine español, pero David Lynch, que visita Madrid para clausurar un festival, aprovechó para cargar las tintas contra el Gobierno estadounidense: “No les importa nada el cine, excepto si hace dinero”, afirmó.

El impredecible director de películas radicales, extrañas y fascinantes, como Mulholland Drive y Blue Velvet, lleva sin estrenar un largometraje desde 2006 y su última película, Inland Empire, se la tuvo que financiar una productora francesa ante el desinterés de Hollywood.

“Es muy importante que un país apoye su arte”, señaló Lynch en una rueda de prensa, “la actitud de Estados Unidos es embarazosa”, añadió.

La pregunta inicial estaba relacionada con una reciente polémica en España por unas declaraciones del ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, cuestionando la calidad del cine español.

Pero Lynch dijo no saber nada de cine español, “ni del yugoslavo ni del alemán; me gusta hacer películas, pero no me entero del resto”.

Eso sí, conoce a Pedro Almodóvar, “un gran tipo, un amigo”, señaló.

EVENTO

¿Ha perdido definitivamente el cine a David Lynch? La pregunta, una de las que asomó en la rueda de prensa, el inquietante y trasgresor director de Lost Highway, se ha quedado sin respuesta, aunque a tenor de lo oído, la meditación trascendental copa ahora su agenda.

“He escrito algo, y estoy contento con el trabajo”, aseguró el genio a los periodistas, “pero siempre surge la necesidad de hacerlo mejor”, ha señalado vagamente.

“No sé qué será lo siguiente que haga, pero las ideas fluyen”, añadió.

Su último largometraje, Inland Empire, un ejercicio cercano a la escritura automática surrealista, supuso su divorcio definitivo con la industria, al tiempo que recibió las críticas más extremas que la tachaban, o bien de obra maestra o bien de estupidez suprema.

En los últimos años, la creatividad del autor de Twin Peaks se ha volcado más en la música -en mayo pasado publicó su segundo álbum de pop electrónico-, aunque de vez en cuando también cuelga algún corto en su web, el último, un documental sobre la litografía.

Su visita a Madrid incluye dar una conferencia sobre la meditación trascendental que dio ayer en el Reina Sofía y de la que hablará también hoy en un encuentro con estudiantes de la Universidad Carlos III.

Si las entradas para la conferencia se agotaron en una hora, en la universidad había colas para adquirirlas desde este mediodía.

La meditación trascendental (MT), una técnica con marca registrada introducida en Occidente por Maharishi Mahesh Yogi -el mismo que inició a los Beatles en los años de 1970- es la puerta, según Lynch, al disfrute “sin límites” de “la paz, el amor y la energía”.

Al practicarla, “la negatividad desaparece, la ansiedad, la tristeza, el odio, la rabia, el miedo y la desesperación, se hacen cada vez más débiles”, señala uno de los directores que mejor ha indagado en la parte irracional y onírica al ser humano.

Él mismo empezó a practicarla en 1973, tras escuchar una frase que venció su escepticismo inicial: “La verdadera felicidad no está fuera, sino en el interior de cada uno”.

En dos semanas, asegura, “la ira y la depresión empezaron a desvanecerse” y las ideas, a fluir con mayor libertad.

Lynch quiere atraer sobre todo a los jóvenes, aunque también lo intentó con algún periodista: “¿Vas a meditar mañana?”, le dijo a uno antes de que pudiera lanzar su pregunta.

“Cuando la directora del festival le contó a Lynch la situación de los jóvenes españoles por el desempleo, fue cuando él se decidió a venir”, comentan fuentes de la organización.

Con traje negro de chaqueta cruzada, camisa blanca impoluta abrochada hasta el último botón y su personalísimo tupé revuelto, el director que se dio a conocer en 1977 con la grotesca y hechizante Eraserhead gesticulaba con las manos, mientras trataba de justificar porqué la MT y no otras formas de meditación.

“Solo la meditación trascendental consigue que descienda la presión sanguínea”, resaltó. “Todas las demás, cero”, indicó, formando el cero con sus dedos. “Cuando consigues trascender todo el cerebro, pum”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código