Manos detrás de un sombrero

En Vallerriquito de Las Tablas, Los Santos, hay señoras mayores que elaboran con entusiasmo el sombrero de junco.

Temas:

‘Quisiera poder enseñarle a otras personas a tejer y coser un sombrero de junco, pero a muchos no les llama la atención’, dice Casilda Velásquez. ‘Quisiera poder enseñarle a otras personas a tejer y coser un sombrero de junco, pero a muchos no les llama la atención’, dice Casilda Velásquez.

‘Quisiera poder enseñarle a otras personas a tejer y coser un sombrero de junco, pero a muchos no les llama la atención’, dice Casilda Velásquez. Foto por: David Mesa

Aminta Acevedo González dice que el suyo es un trabajo difícil, pero a la vez es muy hermoso. Aminta Acevedo González dice que el suyo es un trabajo difícil, pero a la vez es muy hermoso.

Aminta Acevedo González dice que el suyo es un trabajo difícil, pero a la vez es muy hermoso. Foto por: David Mesa

Blasina Amaya de Batista desde pequeña disfruta de la confección de los sombreros. Blasina Amaya de Batista desde pequeña disfruta de la confección de los sombreros.

Blasina Amaya de Batista desde pequeña disfruta de la confección de los sombreros. Foto por: David Mesa

En el pueblo de Vallerriquito, en Las Tablas, Los Santos, hay tres señoras que, aunque no viven en la misma casa, están unidas por una sola faena: la confección del sombrero de junco.

Aminta Acevedo González, de 79 años; Casilda Velásquez, de 81 años; y Blasina Amaya de Batista, de 72 años, se sienten felices por aportar su granito de arena para que la tradición no desaparezca.

Son conscientes de que la juventud no está motivada a continuar con esta labor, ya que tejer y coser un sombrero es un trabajo arduo, dicen.

UN POCO DE LA FAENA

El junco (una planta) debe buscarse a la orilla de la quebrada. Luego debe ponerse al sol por varios días hasta que se seque y se torne de un color amarillo. Por las noches se guarda porque “el sereno lo puede pudrir”, explican.

“De allí con una aguja se va sacando la hebra con la que se va a tejer, dependiendo si lo quiere fino o grueso”, dice Amaya de Batista.

“Es un sombrero que se usaba para ir al campo a trabajar”, señala Velásquez, quien empezó en esta faena desde los siete años.

El tiempo que tome la confección del sombrero va a depender de las horas que le dedique al día. Puede ser entre dos semanas y dos meses, cuenta Acevedo González, quien a los siete años tejió su primera trenza de junco.

Esta señora aclara que ella solo teje, ya que su vista no le permite coser el sombrero. “Es difícil unir las trenzas con agujas”, resalta.

“Ya casi nadie cose el sombrero, la mayoría solo teje las trenzas”, recalca Velásquez.

Sobre el costo de los sombreros, los precios varían, pues si es solo la trenza puede costar entre 50 y 60 dólares, asegura Amaya de Batista, recordando que su primera trenza la tejió a los 10 años.

Mientras que si el trabajo es completo, es decir, tejer y coser el sombrero, el costo ronda entre los 120 y los 200 dólares.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código