Master Bubble Tea

El restaurante Master Bubble Tea rompió un poco con los esquemas y sorprendió con su oferta gastronómica.

Atinado que el restaurante que reseño en el Día de los Inocentes me haya tomado por sorpresa, debido a mis propias ideas preconcebidas. También hubiese podido publicarse el día de la raza, ya que como Cristóbal Colón salí sin saber a dónde iba. A diferencia de Colón (ojo, hay que aprender de la historia), regresé sabiendo dónde había estado.

Pues, explico. En ese mall que hay al final de la Avenida Guatemala en El Cangrejo, que se llama Mall El Cangrejo, al negocio de hoy lo han precedido dos restaurantes chinos, bastante esotéricos para los estándares criollos. Así que cuando oí el nombrecillo enseguida supe que se trataba de las famosas bebidas con “perlas” de tapioca que han sido el furor de Asia en el último lustro.

Y supuse que la oferta venía acompañada de ¿qué más? Comida china. Falso. A lo primero, del té con tapioca, le di en el clavo. Tienen todo tipo de tés fríos (con lo que me gusta eso a mí): Te los preparan in situ y sellan los vasos con una película de plástico. Probamos el Master Bubble original, y tiene un sabor agradable, medio lechocito. El de taro es moradito y también es súper interesante. Puedes pedirlos con o sin tapioca: el de té verde es refrescante y apenas un tris amargo y el de “ciruela”, para sorpresa mía, es un té infundido con salaíto chino, lo que le da una gama de sabores que no deben resultar desagradables al paladar criollo, con lo acostumbrados que estamos a comer salaíto chino desde que lo vendían en las escuelas.

En cuanto a la oferta sólida, no es ni más ni menos que fast food y principalmente de pollo, con algo de calamares y camarones, totalmente occidental. No hay arroz por ningún lado.

Probé una ensalada de la casa, muy sabrosa con lechuga, tomate, cebolla morada, queso feta y pechuga apanada con una sazón que tenía vestigios de polvo de cinco especias. Básicamente, es el paraíso de la fritanga. Te ofrecen pollo, calamares y “langostinos”, fronterizos entre langostino y camarón.

Los calamares son anillos tiernos, sabrosos. Si tus papilas no están al día, por la forma los confundes fácilmente con los aros de cebolla (también tienen papas fritas). Los langostinos son lo más caro, pero aun así, bastante buena compra para los precios de hoy. El apanado que llevan estos ítems es medio dulzón, y como ya dije, con la gama de sabores de las cinco especias.

En el caso del pollo apanado por presas es picosito y crocante, pero sabroso y novedoso. Los “condimentos” son polvitos. Tienen el “especial” y el de “limón”, que recomiendo y que ellos te ofrecen con mariscos; además, tienen uno de wasabi que mantuve a distancia, ya que las presas venían picositas de por sí, y uno de algas que se me pasó probar. Olvídate del postre. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código