Método con inclusión

En seis años, la metodología del Prodhac ha dado resultados en aulas especiales, inclusivas y de educación regular en el ámbito oficial y particular.

Un niño que no aprende a leer y escribir comienza a bajar su nivel de motivación, su autoestima y se siente desvalorado, explica Lizzette de Medina, psicopedagoga.

La especialista del Instituto de Habilitación Especial (IPHE) agrega que en estas condiciones el chico está como excluido, se torna agresivo y muestra problemas en su conducta.

Advierte que en un número considerable de casos, esta situación responde a que el niño no puede decodificar los mensajes por un déficit sensoperceptivo motriz que le bloquea el conocimiento.

El Programa de Desarrollo de Habilidades Cognitivas (Prodhac), que creó esta psicopedagoga, incluye un subproceso semántico con el que los niños comprenden y demuestran al maestro que entienden lo que leen.

También los hace más analíticos y les ayuda a desarrollar sus habilidades, siempre contemplando las diferencias individuales de cada niño, amplía.

En una evaluación que hizo la Organización de Estudios Iberoamericanos (OEI), junto con la Universidad Especializada de las Américas (Udelas) y el Ministerio de Educación (Meduca), el Prodhac fue la metodología que mostró mayores resultados en el proceso de educación inclusiva.

Estos resultados están basados en una encuesta hecha a directores de escuela, docentes especiales y regulares en el ámbito nacional.

Las experiencias

La maestra de enseñanza especial Carmen Santiago, con 13 años de experiencia, lleva 5 utilizando la metodología del Prodhac.

Comenta que a partir del nuevo método observa en sus niños un mayor desempeño en la lecto-escritura.

Santiago enseña a 13 niños con retardo mental y uno con autismo en el aula especial de la escuela Árabe de Libia en Villa Rica, corregimiento de Río Abajo.

La docente indica que este método resulta más práctico que teórico y el proceso es más fluido.

“La metodología tradicional era más demorada, antes tomaba 4 o 5 años lograr un avance básico como que el chico conociera 5 o 6 fonemas”, mientras que con Prodhac en un año el chico logra más avances.

Por su parte, Telma de Núñez, subdirectora de la escuela Domingo Faustino Sarmiento, en San Isidro, comenta que el programa llegó a su escuela con la maestra del aula especial.

Al ver los logros, sugirió que se capacitara a las maestras de primer grado regular, pues por aula, entre tres y cinco niños, repetían el primer grado cada año por no aprender a leer y escribir.

Desde 2007 aplican el programa, y han logrado disminuir notablemente el índice de fracasos. Añadió que a niños de sexto grado que aún no leían ni escribían bien, “se les rescató”.

Logros también ha observado Patricia de Lewis, subdirectora del colegio Episcopal San Cristóbal, único plantel particular que ha aplicado el método.

Lo han llevado a prekínder, kínder y primer grado. Y desde hace dos años, “hemos visto más seguridad en la lectura de los estudiantes”.

Dice que en experiencias anteriores, seis o siete niños no empezaban su lectura en el tiempo, y pese a los esfuerzos de los maestros no se avanzaba. “Ahora tenemos apoyo y técnica para ayudarlos y vamos con todos los niños a ritmo casi en un 100%”.

El año pasado se llevó la metodología a escuelas en el interior del país.

La maestra coordinadora de los primeros grados de la escuela Nicanor Villalaz en Los Santos, Raquel de Carrasquilla, comenta que en el caso de ese plantel iniciaron con el programa este año y tenían niños que repetían hasta tres veces el grado por no aprender a leer y escribir.

Ahora, dice, los chicos leen y escriben fluido.

El método

Una nevera cerebro es el centro del juego. De allí, los niños sacan poco a poco lo que aprenderán.

Maricarmen Pinto, coordinadora de las maestras de primer grado de la escuela Domingo Faustino Sarmiento, comenta que se trabaja con cada la letra, su sonido, su forma, su tamaño y cómo se escribe. “Los niños están felices de venir a clases porque ven al aprendizaje como un juego”, dice.

Cada fonema relaciona al niño con su cotidianidad, a través de variedad de recursos como cantos e historias.

Cada juego, drama o canción pertenece a un conector, tiene una finalidad y sirve de enlace para un conocimiento posterior.

La maestra Berta de Martínez, del colegio Episcopal San Cristóbal, explica que con este método los niños captan más temprano, ya no memorizan las letras y aprenden mejor el inglés y el español.

Advierten las consultadas que en los centros de enseñanza donde las maestras se reúnen cada semana para enriquecer el procedimiento, se ven mejores y más rápidos resultados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

21 Jun 2017

Primer premio

4 1 8 3

CBBB

Serie: 20 Folio: 9

2o premio

3006

3er premio

0364

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código