Miley Cyrus, detrás del fenómeno

La estrategia planificada de Miley Cyrus marca el fin de su era infantil. Conozca cómo enfrentar el fenómeno cuando sus hijos son fanáticos de la artista rebelada.

Rebelde, erótica y como ella misma se autodenomina “una perra mala”. Así es como quiere ser vista por el mundo Miley Cyrus, y parece que lo ha logrado.

Su presentación en los premios MTV Videos Music Awards es catalogada por Ricky Ramírez, productor televisivo y publicista, como una estrategia bien planificada. “Miley es de esas artistas que tiene asesores hasta para comer”, dice el conocedor.

Después de esta presentación, en que lució en ropa interior y protagonizó una danza sugestiva con el cantante Robin Thicke, voces opositoras se oyeron en todo el globo ante su actuación, incluso su prometido Liam Hemsworth le dio la espalda a Cyrus, dando por terminada su relación amorosa de cuatro años.

Pero el show estaba por empezar. Sirvió de preámbulo para que la artista presentara, dos semanas después, su videoclip Wrecking Ball, con el que logró que 19 millones de personas se asomaran a YouTube en las primeras 24 horas de haberlo colgado, para ver a la ex Hannah cantando desnuda sobre una inmensa esfera de concreto y, en ocasiones, lamiendo con su inquieta lengua un gran mazo metálico.

Para Ramírez, la estrategia de lucir sin ropa ya es una técnica “trillada” que nunca falla en términos de marketing. Sin embargo, reconoce que hoy día es más difícil llegar a hacer algo original, pues ya todo está hecho. Y acepta que este es el fenómeno que acompaña a toda artista infantil que no quiere encasillar su carrera a sus orígenes en Disney.

El productor de contenidos televisivos, Luciano Ciampoli, asegura que esto determina el fin de la estrella infantil y el comienzo de la artista adulta. “La niña ya se fue, ya dio lo que tenía que dar”.

La intérprete de We Can´t Stop no se detiene, es fuente de rumores de todo tipo, hasta de que estuvo embarazada de Juicy J, comentario que le causó más gracia que escozor en su cuenta de Twitter.

Así con un tono de poderosa, el pasado miércoles Cyrus salió a apartar todas las tinieblas que se cernieron en cuanto a su nuevo rol en el documental Miley: The Movement, y segura de sí misma mencionó que lo que hizo durante los premios MTV fue para “hacer historia”. Una de sus frases retadoras fue: “Siempre vas a hacer que la gente hable, haz que hablen dos semanas y no dos segundos”.

Cyrus desafía a quien se ponga en su contra. Lo demostró con la cantante Sinead O´ Connor, quien en su intento por advertirle vía Twitter que sus actos se asociaban más con la prostitución fue tildada de loca por Cyrus.

¿Es tan buena la fama a costa de lo malo? Al respecto, Ciampoli opina que no siempre la fama que se obtiene de lo negativo se puede sustentar a largo plazo. “Eso de que ´es mejor que hablen mal de mí, pero que hablen´, no se sostiene en el tiempo, a menos que el escándalo se traduzca en una acción positiva”.

Cyrus no está dispuesta a arrepentirse, va muy alto, consiguió ser la portada de la revista Rolling Stone donde posa sin camisa.

Pero, ¿qué pasará ahora con sus pequeños seguidores? ¿Tendrán también que adaptarse al nuevo estilo de su ídolo?

Cada ocasión en que artistas infantiles deciden cambiar de rol, implica consecuencias para sus fanáticos, en especial para quienes atraviesan la niñez y la adolescencia, sustenta la psicóloga educativa Alayza Escudero.

La también terapista cognitiva conductual de niños y adolescentes, explica que un(a) joven de 15 años puede pasar por una etapa de duelo, debido a la decepción que puede provocarle el cambio repentino de la estrella que admiraba.

Para Escudero, este es un momento ideal para que padre e hijo entablen una conversación y compartan sus opiniones acerca de las malas actuaciones de la estrella.

“A veces los malos ejemplos pueden servir para guiar a los hijos y advertirles de que seguir ese camino no les llevará a nada bueno”, plantea.

Ideas como: “en la vida todo tiene consecuencias” o “es mejor pensar bien antes de actuar” son ejes temáticos que se pueden reforzar al hablar del descarrilamiento de la celebridad.

Sin embargo, el sentido cambia cuando se trata de niños(as) de 7 u 8 años, a quienes la psicóloga sugiere en primera instancia evitar mostrarles videos, fotos o información del artista que puedan resultar perturbadores.

En caso contrario (que el menor acceda a la información), la doctora sugiere que el tutor no debe eliminar los contenidos que se produjeron antes del cambio (como series, películas), porque crearía un resultado adverso. Más bien, hay que orientar al niño(a), a fin de evitar que caiga en el regaño en que “no siempre es positivo imitar las acciones de los artistas”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código