Oda al tomate perfecto

Una gira por los campos que proveen a los restaurantes McDonald´s de lechugas y tomates es un acercamiento al sistema agro chiricano.

No cabe duda de que el apodo de McDonald´s, el gigante de la industria alimentaria, bien podría ser McControversia, pero esta moneda tiene dos caras. Si bien para unos es un placer inconfeso, para otros es solución instantánea para alimentar a la familia. Hasta el inglés vernáculo se ve permeado de palabras inspiradas en sus arcos dorados: una McMansion, por ejemplo, es una casa unifamiliar grande, opulenta, pero de estilo genérico, meta soñada para unos, motivo de sorna para otros. Y si bien el diccionario Merriam-Webster añadió en 2003 el término McJob (un trabajo de bajo salario que requiere de poca habilidad y proporciona poca oportunidad de avance) estamos claritos de que si trabajas en McDonald´s, puedes llegar a ser presidente de la República.

Así que cuando recibí una invitación de McDonald´s para recorrer, junto con otros periodistas, los campos en que cultivan sus lechugas y tomates en Chiriquí, asistí, con una libreta en una mano y mi curiosidad en la otra. No salí defraudada.

En cómoda caravana subimos mil metros hasta Plaza Caizán, a unos 30 minutos de Volcán, donde Suplidora Express, S. A. cultiva los tomates destinados a McDonald´s. Como es de esperar, la multinacional que cada día sirve a 68 millones de clientes en casi 35 mil restaurantes repartidos en 118 países del globo tiene estándares definidos para sus insumos.

Suplidora Express, como nos explicó el señor Yoris Morales, les cultiva las variedades híbridas JR Special, Milan y Cartier. Se caracterizan por ser resistentes a plagas y hongos comunes, y por tener un color rojo intenso, buen peso, firmeza, pulpa y (súper importante) no sueltan mucha agua al ser rebanados, evitando así aguar los panes de los emparedados. Cuando ves los tomates son como niños afiches: esferas perfectas, de rojo uniforme y diámetro de 7 cm, que rinden seis rebanadas por cada tomate que toma tres meses en llegar, desde delicado plantón hasta la roja esfera que ayuda a saciar un Big Mac Attack. Las cifras también son interesantes: la transnacional les compra 8 mil 333 libras por semana en promedio, lo que nos lleva a 300 mil libras al año. Multiplica por las seis rebanadas, quita un cierto porcentaje que va a wraps y ensaladas, y verás que, en efecto, para muchos, un antojo de Big Mac es un secreto bien guardado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código