Payne, un chico de Omaha

Alexander Payne trata que sus películas se desarrollen en Omaha, ciudad que lo vio nacer, y le gusta contratar a actores naturales.

En general, los largometrajes de Alexander Payne manejan un ritmo pausado para que uno pueda ser testigo mudo de las crisis familiares y existenciales por las que pasan sus atormentados hombres y mujeres.

Payne tiene la capacidad de caminar por la cuerda floja que divide y une a la comedia negra del drama patético.

Cuando uno ve sus filmes sabe cuándo debe llorar o reír de o con sus personajes, un método que lo unen con otros colegas suyos como el realizador japonés Yasujirô (1903-1963) y el cineasta estadounidense Leo McCarey (1896-1969).

Lo interesante es que si le preguntas por sus directores preferidos opta por citar al estadounidense Martin Scorsese (1942), al japonés Akira Kurosawa (1910– 1998), al californiano Hal Ashby (1929–1988), al español Luis Buñuel (1900– 1983) y al italiano Sergio Leone (1929–1989).

APLAUSOS

Los críticos lo han apoyado bastante, otra prueba irrefutable de que los expertos, quizás por culpa de la tragedia griega clásica, tienen cierto gusto por sufrir en el cine con historias contundentes.

De acuerdo con el sitio cibernético rottentomatoes.com, las mayores calificaciones se las llevaron sus películas Sideways (2004), con el 97% del apoyo de los conocedores; y Election (1999), con 92%; pasando por el 89% que mereció The Descendants (2011) y el 85% de About Schmidt (2002).

AUDIENCIA

Sus películas nunca han sido del todo populares entre los distribuidores de Estados Unidos.

Por ejemplo, Citizen Ruth (1996) se proyectó en 23 salas y Election (1999) estuvo en 827. Luego le fue mejor, aunque tampoco como para celebrar, ya que About Schmidt (2002) estuvo en mil 240 salas y Sideways (2004) en mil 786.

Uno diría que los últimos dos títulos corrieron con suerte, porque el primero se benefició de dos nominaciones al premio Oscar (para los intérpretes Jack Nicholson y Kathy Bates), y las cinco candidaturas a la estatuilla dorada que obtuvo Sideways, incluyendo mejor película y director.

Si fuera así, ¿cómo se explica que The Descendants solo está hoy en 876 salas en la unión americana? ¿Será que los espectadores norteños no se enteran de que aspira a cinco Oscar: película, dirección, actor principal, guión adaptado y edición?

Con tan poco espacio en salas no se puede esperar que Payne sea un éxito rotundo de taquilla.

En Norteamérica las de mayor convocatoria han sido las cintas: About Schmidt, con 65 millones de dólares; y Sideways, con 71.5 millones de dólares.

Por ahora, The Descendants va por los 61.4 millones de dólares.

En términos mundiales, en conjunto estas tres cintas han logrado una boletería de 287 millones de dólares, según datos del sitio boxofficemojo.com.

Fuera de casa, las películas de Alexander Payne llegan, en promedio, a 25 o 30 países del mundo (incluyendo a Panamá en ocasiones).

Sus mejores mercados son: Australia, Francia, Alemania, Italia, Dinamarca, Reino Unido y España.

Sus proyectos cuestan entre los 15 y 40 millones de dólares, por lo que tampoco es cuestión de que trabaja con cuatro reales.

LO FEO

Como de hacer cine sobre la melancolía y el abandono no se puede vivir por completo, Payne ha tenido que vender su alma al lado comercial de la llamada Meca del cine.

Razón por la cual ha escrito mediocres guiones para películas que merecen el fuego eterno, como Jurassic Park III (2001), Gray Matters (2006) y I Now Pronounce You Chuck and Larry (2007).

Sí, nadie es perfecto como diría el maestro Billy Wilder, y primero es satisfacer a un estómago hambriento y después calmar la dignidad del alma.

OTRAS CARACTERÍSTICAS

Alexander Constantino Papadopoulos nació el 10 de febrero de 1961 en Omaha, Nebraska.

Como ya lo notaron, cuando decidió que iba a dedicarse al séptimo arte cambió su apellido de ascendencia griega por uno más tirando a escocés o irlandés.

Más allá de si fue funcional esta decisión, hay algo que no se puede discutir, Payne ama a Omaha y Nebraska, tanto, que varias de sus películas se desarrollan en esas partes de Estados Unidos o las usa para rodar algunos de sus proyectos audiovisuales.

Nebraska tiene lo suyo, aunque de salida no tenga en apariencia la mística de California o Nueva York, pues de Nebraska proceden actores inolvidables como Marlon Brando, Henry Fonda, Nick Nolte, Montgomery Clift y Fred Astaire.

Otra costumbre de Payne es su condición de hijo del neorrealismo italiano, movimiento del que aprendió que los actores naturales son una fuente de información y de credibilidad increíble.

Esa es la razón por la cual con frecuencia utiliza a policías, maestros y jardineros para ejercer estos mismos oficios en sus producciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código