riesgo de ser una víctima

Peligro para niños tras la pantalla

Una débil comunicación de los menores con sus padres o tutores puede encaminarlos a ser presas fáciles de los ejecutores del ‘grooming’ en línea.

Temas:

Los malhechores cibernéticos ganan la confianza de los menores mientras sus padres descuidan la vigilancia en charlas virtuales frecuentadas por sus hijos. Los malhechores cibernéticos ganan la confianza de los menores mientras sus padres descuidan la vigilancia en charlas virtuales frecuentadas por sus hijos.
Los malhechores cibernéticos ganan la confianza de los menores mientras sus padres descuidan la vigilancia en charlas virtuales frecuentadas por sus hijos.

El riesgo de ser una víctima de grooming en línea no debiera tener como medida la abstención del uso de las nuevas tecnologías. Sería “negarle al menor el acceso a un conjunto de recursos de gran utilidad, como la vasta información, conocimiento y entretenimiento”, acota Miguel Ángel Mendoza, especialista en seguridad informática de ESET Latinoamérica, un laboratorio encargado de detectar prácticas que atentan contra los intereses de los usuarios.

Más allá, los expertos recomiendan a los padres crear fuertes vínculos con sus hijos, orientarlos en el uso correcto de las redes sociales y los canales de comunicación modernos ( chats, mensajes de texto, foros en línea) y verificar que en las publicaciones los chicos eviten dar información privada.

En el grooming entra en acción la bien valorada moraleja del cuento de La caperucita roja, la de inculcar en los niños y adolescentes no conversar con personas desconocidas, ahora desde el ámbito virtual.

Según una amplia acepción empleada por organismos que trabajan por los derechos y protección de la niñez, el término inglés grooming, que significa “preparar o entrenar” a alguien, al aplicarse en el contexto de explotación y abuso sexual se entiende cuando “un pedófilo prepara a una niña, niño o adolescente para una reunión, especialmente a través de un chat en internet, con la intención de cometer un delito sexual”.

El engañador gana la confianza del chico o chica cuando “le presta atención, le da afecto, le escucha sus problemas e incluso le envía regalos”, enumera Mendoza.

Se ha observado que la seducción toma un tiempo, pero a otros cibercriminales se les acorta el camino y en cuestión de días están incorporando contenido sexual a sus conversaciones, como material sexual explícito para reducir la inhibición en el menor y finalmente hacerle proposiciones para tener contacto físico con la víctima.

Los daños del grooming en línea para los menores abarcan afectaciones psicológicas, el abuso sexual y sus consecuentes derivaciones, como ser víctimas de los delitos de pedofilia y pornografía o explotación infantil, los cuales ultrajan los derechos del menor, destaca Mendoza.

El adulto logra su propósito amparándose en la inocencia de los menores y en un conjunto de técnicas utilizadas para engañar -encubierto en el perfil de otro supuesto menor- como la manipulación y la persuación para que la víctima brinde información voluntariamente o realice algún acto que lo ponga en riesgo.

EN PANAMÁ

Pese a que el término grooming se menciona en el Convenio de Budapest referente al combate contra la ciberdelincuencia, adoptado por Panamá en 2013, desde 2015 la Autoridad Nacional para la Innovación Gubernamental se encuentra en una fase de revisión para lograr su implementación en diferentes instituciones del Estado.

Según el Informe de Ciberseguridad 2016, Panamá se encuentra rezagado con respecto a ocho países en Latinoamérica (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú y República Dominicana), los cuales cuentan con una legislación que castiga el delito del grooming, así como otros desarrollados en la esfera virtual identificados como ciberacoso ( cyberbullying) y sexting ( envío de contenidos eróticos o pornográficos).

¿Es fácil comprobar este delito cirbernético ante las autoridades? Lyra Guarin Martínez, especialista de protección de la Oficina Regional de Plan Internacional, responde de forma afirmativa: “siempre que existan registros digitales o haciendo una adecuada indagación para probar las proposiciones hechas a un menor de edad con fines sexuales”.

En tanto, resalta que la dificultad se presenta en comprobar las verdaderas intenciones de la persona adulta, lo que considera un reto para los hacedores y ejecutores de las leyes.

MEDIDAS ‘ANTIGROOMING’

Cuatro consejos básicos que brinda el Laboratorio ESET para evitar el grooming son:

• Conciencie a los menores sobre los peligros de la red. Identifique los riesgos a los cuales pueden enfrentarse los menores, educarlos en el tema y saber cómo evitarlos resulta fundamental para su protección.

• Revise el acceso de los niños a internet y sus publicaciones. Oriente a los menores para que eviten brindar información privada, así como evitar la comunicación con personas desconocidas.

• Mantener un diálogo abierto entre padres e hijos. Establecer una relación de confianza es importante para tratar los problemas. Una conversación abierta contribuye a que los niños puedan recurrir a un adulto en caso de ser necesario.

• Utilice soluciones de seguridad en las computadoras como control parental, que permiten filtrar sitios y contenidos potencialmente ofensivos para los menores.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código