Perezosos y dóciles

La pérdida de hábitat, los atropellos y el maltrato son amenazas que enfrentan estos mamíferos.

No es oso ni mono, sino perezoso. En el interior del país le llaman “perico ligero” a este mamífero herbívoro, de pelaje denso y áspero, que parece sonreír. En Panamá existen tres especies de estos animales: el perezoso de tres dedos (Badrypus variegatus); el de dos dedos (Choloepus hoffmanni) y el perezoso pigmeo o enano (Bradypus pygmaeus), detalla el biólogo Eric Núñez, del Departamento de Biodiversidad y Vida Silvestre de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam).

Los dos primeros tienen una distribución amplia en el país y no están catalogados como ´en peligro de extinción´, según el último listado preparado por la Anam en 2008, que debe ser actualizado en 2013.

Sin embargo, el perezoso pigmeo, que es endémico del bosque de manglar de la isla Escudo de Veraguas (ubicada en el mar Caribe), donde se alimenta de hojas de mangle rojo, sí está en grave peligro de extinción, debido al reducido tamaño de su hábitat, confirma Núñez.

“Los perezosos se reproducen una vez al año, dando a luz a una sola cría, la cual pasa abrazada de la madre. Las crías al nacer son muy débiles y dependientes, pero al cumplir los ocho meses ya pueden ser totalmente independientes y desplazarse solas”, explica Yiscel Yángüez, directora de la Asociación Panamericana para la Conservación (APPC).

Añade Yángüez que estos representantes de la fauna silvestre se alimentan de vegetales, hojas y tallos tiernos, alguna flor y frutos, que toman directamente con la boca y mastican. “En cautiverio se les proporcionan vegetales (zanahoria, habichuela, tomate y mostaza), frutas (manzana, pera, uva), tubérculos (yuca) y huevo cocido en pequeñas cantidades, completado con hojas tiernas tomadas del bosque, como mínimo de cinco especies diferentes de plantas”.

Desde el punto de vista ecológico, son importantes para el reciclaje de nutrientes en el bosque y la dispersión de semillas, y le sirven de alimento al águila harpía. Cuando bajan al suelo para hacer sus necesidades o para transferirse a otro árbol, pueden ser depredados por felinos (ocelotes, pumas) o por una boa constrictora.

Núñez indica que no conoce de estudios locales que proporcionen datos específicos sobre las poblaciones de perezosos del país, aunque estos animales son de interés para la ciencia, debido a que son reservorios de parásitos causantes de enfermedades en los humanos, como la leishmaniasis.

En busca de la cura de enfermedades, científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales han estudiado los microorganismos del pelaje de los perezosos, que albergan hongos y diferentes bacterias.

´DALE UNA MANO´

Yángüez añade que la luz de los carros los ciega y los hace vulnerables. Otro problema es el maltrato.

“El maltrato animal es una lucha constante, hemos atendido casos de perezosos con heridas por machete, moteadas las garras, con fracturas, apedreados, en fin, tal vez por ignorancia, algunas personas suelen golpearlos por temor a que las ataquen. A pesar de ser muy resistentes a las agresiones y las heridas, hay casos que son difíciles de tratar”, dice la directora de la APPC.

“A veces nos llaman porque los niños les tiran piedras, tratamos de rescatarlos y orientar a la población de que es un animal inofensivo”, agrega Núñez.

La Anam rescata en promedio a unos 10 perezosos por mes, dependiendo de dónde se ubique el animal y si está o no herido.

“Si usted vive por la Locería, que colinda con el Parque Metropolitano, y nos informa de un perezoso que está bien, no amerita ser rescatado porque ahí está su hábitat natural”, explica el biólogo de la Anam.

El pasado 20 de octubre, con motivo del Día Internacional del Perezoso, la APPC y el Patronato del Parque Summit realizaron el taller Dale una mano a un perezoso, donde se capacitaron 25 personas. En Summit no se mantienen perezosos en cautiverio y, cuando se rescata alguno, es atendido, rehabilitado y reubicado.

Núñez reconoce que el país carece de instalaciones apropiadas para rescate y rehabilitación de fauna silvestre, y agrega que la Anam está “en conversaciones iniciales” con la APPC y Summit para crear un centro de este tipo.

Los perezosos son dóciles y no atacan a menos de que se sientan amenazados. Su única defensa son las garras que utilizan para prensarse.

En caso de encontrar uno en la calle, Yángüez recomienda tomarle muy fuerte entre los omoplatos y llevarle a un área boscosa, permitirle subir a un árbol para que se ubique y siga su rumbo. “Hay que permitirle cruzar la calle. No le tire piedras ni palos. Y si encuentra a un perezoso con cría, no se la arrebate ni lo altere, ya que puede estresarse y dejarla caer”.

Para informar de animales silvestres que requieran ser rescatados, llame al 500-0910 y 500-0908 de la Anam. La APPC está en reestructuración y no hace rescates por el momento, aunque trabaja en conjunto con el Parque Summit en la rehabilitación de animales y asesorando en casos de rescates de animales silvestres a quienes lo requieran. Puede contactarlos en Twitter: @APPC_Panama.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Feb 2017

Primer premio

3 4 1 8

DCDC

Serie: 9 Folio: 11

2o premio

0491

3er premio

4912

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código