Porción de energía enemiga

El consumo de bebidas energéticas se desaconseja. Para hidratarse, beber agua es la mejor opción. Las bebidas deportivas pueden actuar como complemento.

Una bebida energética es un líquido generalmente carbonatado, que contiene estimulantes, como la cafeína, muchas veces en grandes cantidades.

Además, tiene otras sustancias que aumentan el efecto de la cafeína y su peligrosidad (guaraná, ginseng, gingko y taurina), o bien “adornan” la bebida para hacerla parecer saludable (vitaminas del complejo B y electrolitos, como el sodio y el potasio) o “potente” (glucoronolactona, creatina, L-carnitina o inositol), sugerencias que no tienen validación científica alguna, advierte el doctor Bruno Hammerschlag, especialista en medicina interna.

“Las bebidas energéticas basan su éxito en prometer o sugerir, sobre todo al mercado de personas entre los 15 y 30 años, mayor energía, tolerancia al ejercicio, resistencia al efecto sedante del alcohol o potencia sexual”, agrega Hammerschlag.

UN PROBLEMA DE TODOS

Los jóvenes son más susceptibles al efecto de la cafeína y tienden a controlarse menos al estar poco conscientes del concepto de calorías, la necesidad de controlar el peso y de la manera adecuada de hidratarse, comenta Hammerschlag.

También, estos pueden ser más vulnerables al efecto de la publicidad y hacia ellos justamente está dirigido productos de este tipo.

Otro problema adicional ha sido el uso de las bebidas energéticas como mezclador con alcohol en las discotecas, añade el especialista.

“Los adolescentes y adultos jóvenes las utilizan para neutralizar el efecto sedante del alcohol. Aparte de que aumenta la toxicidad al mezclarlos y de que al hacerlo toman mayor cantidad de licor. El uso conjunto [de alcohol y una bebida energética] eleva el riesgo de accidentes, cuando estos más intoxicados, al salir de una fiesta, conducen un vehículo, disminuyéndose así las inhibiciones, lo que puede llevarlos, por ejemplo, a tener relaciones sexuales no protegidas con mayor frecuencia”, comenta el médico.

Aunque los jóvenes son los más vulnerables a los efectos negativos de las bebidas energéticas, los adultos también se ven perjudicados tras su consumo, recalca el doctor Gerinaldo Martínez, especialista en medicina deportiva.

En su práctica clínica, Martínez no le recomienda a los adultos deportistas el consumo de bebidas energéticas, pues estas bebidas conocidas como hipertónicas producen o despiertan en sus consumidores “un estado de alerta”, pero al mismo tiempo los deshidratan.

En su reemplazo, el médico aconseja tomar bebidas deportivas (isotónicas), pues contienen agua para hidratar, glucosa (carbohidrato que ayuda a recuperar el “combustible” perdido tras la actividad física) y electrolitos.

La ingesta de estos productos la recomienda antes y luego de la actividad física para así recuperar lo perdido. Sin embargo, señala que el consumo de estas bebidas deportivas debe ser un complemento a la ingesta diaria de agua en la vida de un deportista.

REGULACIÓN

Las bebidas energéticas cuentan con una avalancha de publicidad que invita a los jóvenes a su consumo, advierten los consultados.

Ante la advertencia que hizo el Comité de Nutrición y el Consejo de Medicina Deportiva de la Academia Americana de Pediatría (AAP), en mayo pasado a través de su revista Pediatrics, de prohibir el consumo de las bebidas energéticas en jóvenes, “el estado de Connecticut (Estados Unidos) ha sido el primero y hasta ahora el único que ha prohibido su venta en las escuelas. Aquí en Panamá no hay regulación alguna al respecto”, comenta el doctor Hammerschlag.

Un recorrido realizado por este diario en un supermercado de la ciudad capital encontró que al menos una docena de marcas de bebidas energéticas están a la venta.

La mayoría de estos productos también se vende en presentaciones light o baja en azúcar, así como también en variados sabores y tamaños.

Algunos de estos productos se ubican en una misma nevera que refrigera bebidas alcohólicas.

Como no son catalogadas bebidas alcohólicas, menores de edad pueden comprarlas sin restricción, lo que aumenta su posible riesgo de acuerdo a las fuentes consultadas.

Según el doctor Iván Wilson, los jóvenes que consumen esta clase de bebidas podrían poner en peligro su salud, e incluso podrían estar “potencializando el problema de sobrepeso y obesidad”, puesto que estas sustancias están cargadas de azúcares.

En este sentido, los especialistas desaconsejan por completo su uso, y promueven el consumo del agua y de las bebidas deportivas como complemento para rehidratar el organismo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 May 2017

Primer premio

8 3 9 4

AACB

Serie: 3 Folio: 11

2o premio

5974

3er premio

7634

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código