Praga vista desde las alturas

A medida que sube el globo, se queda uno perplejo ante el desacostumbrado paisaje que salta a los ojos.
El globo está anclado al suelo por una maroma de acero que aguanta 20 toneladas. EFE/Gustavo Monge. El globo está anclado al suelo por una maroma de acero que aguanta 20 toneladas. EFE/Gustavo Monge.
El globo está anclado al suelo por una maroma de acero que aguanta 20 toneladas. EFE/Gustavo Monge.

Ni unas escaleras ni un ascensor conducen al mirador más original de Praga: un globo aerostático de helio, no apto para quien sufra de vértigo, y que permite descubrir desde 60 metros de altura una original y soberbia vista de la capital checa.

El globo cautivo ofrece una experiencia única para dos personas por viaje, que se elevan durante unos 15 minutos sentadas en dos sillas que cuelgan de la esfera de 9 metros de diámetro.

Los asientos están habilitados para que puedan usarlos, incluso, niños o personas con discapacidad.

A medida que sube el globo, se va ganando respeto a la altura hasta quedar uno en silencio, producto de un cierto nerviosismo y de la perplejidad ante el desacostumbrado paisaje que salta a los ojos.

Impresiona observar de hito en hito la mole del Castillo, con todos sus palacios señoriales de elegantes esgrafiados, y la Catedral de San Vito, cuando lo habitual es ver el conjunto desde los pies de la colina.

Y ahí arriba, a vista de pájaro, comienzan a divisarse también detalles de la isla de Kampa que habitualmente pasan inadvertidos, como es el trazado barroco de sus calles y sus zonas verdes.

Llama además la atención el intrincado tráfico de barcos, que en ocasiones parece que van a chocar, o las abigarradas multitudes que recorren como hormigas el puente de Carlos y los aledaños más turísticos de la ciudad.

Subir en esta atracción implica pocas condiciones. “No se debe estar borracho y si alguien tiene vértigo, no es para él. Pero no hace falta ninguna condición física especial; e incluso, cuando hay buen tiempo, dejamos subir a niños desde los tres años”, explica el encargado del globo, Rene Kolacek.

A pesar de que el globo permite cargar hasta 300 kilos, si alguien es pesado, de unos 150 kilos, “les dejamos subir de uno en uno, porque si hubiera dos personas, el asiento se desequilibraría”, aclara Kolacek.

Más noticias de Vivir+

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código