Procesar un duelo sano

La Fundación Piero Rafael Martínez De La Hoz, que ofrece apoyo en los procesos de duelo, está de aniversario.
PÉRDIDA. El duelo es un proceso que involucra reacciones de tipo emocional, físico, cognitivo y espiritual. Fotolia PÉRDIDA. El duelo es un proceso que involucra reacciones de tipo emocional, físico, cognitivo y espiritual. Fotolia
PÉRDIDA. El duelo es un proceso que involucra reacciones de tipo emocional, físico, cognitivo y espiritual. Fotolia

Giselle de La Hoz de Martínez perdió parte de sí hace más de 10 años. Su hijo mayor falleció cuando tenía cinco años, debido a un accidente con arma de fuego.

Se sentía desconsolada. A raíz de su búsqueda de ayuda para ella, familias y allegados, luego de un tiempo consideró que existía la necesidad en Panamá de un espacio donde los padres pudieran llorar y expresar sus sentimientos por el tiempo que consideraran necesario y sin ser criticados.

De esta manera, se crea el 12 de julio de 2000 la Fundación Piero Rafael Martínez De La Hoz, en honor a la memoria de su hijo, iniciando el proyecto con el grupo de apoyo a padres que han perdido un hijo, explica Yercia Rivera, psicóloga de la fundación.

Este viernes la entidad cumple 13 años de estar brindando apoyo en los procesos de duelo por pérdidas diversas, a través de consejería y terapia. Para conmemorar el aniversario, ese día realizarán la jornada “Entre atardeceres y despertares” en el Auditorio de la Lotería Nacional de Beneficencia, de 9:00 a.m. a 2:00 p.m. a un costo de 10 dólares, dirigido a personas que estén en duelo o a profesionales interesados en el tema.

El programa contará con profesionales que desarrollarán temas como la intervención en crisis en las empresas, el duelo por la pérdida de un hijo, la importancia del manejo del duelo en el contexto educativo y otros.

Rivera explica que el duelo es un proceso normal, todos los seres humanos pasan por él y para que el duelo se dé en forma saludable, lo primero que debe darse es la aceptación de que esa persona no regresará y que, como parte del proceso, es normal entristecerse, llorar y extrañar al ser querido, indica.

Cuando el tiempo transcurrido es largo (más de tres años) y los objetos del fallecido todavía están intactos, o cuando el doliente no quiere llorar o hablar del fallecido, o si conversa de este como si estuviera vivo son indicios de que no se ha llevado el duelo correctamente. “Para decir que un duelo no es sano, es necesario evaluar el tiempo transcurrido”, aclara.

Para vivir un duelo saludable, es necesario aceptar la realidad de la pérdida, expresar el dolor y las emociones, adaptarse a un medio en el que el fallecido está ausente, así como reorganizar y recolocar emocionalmente al fallecido para continuar viviendo, resume Rivera.

Más noticias de Vivir+

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código