Recuerdos y riquezas

Ornamentos. Objetos antiguos de bronce y tetera de plata del local Weil Art. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga Ornamentos. Objetos antiguos de bronce y tetera de plata del local Weil Art. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga
Ornamentos. Objetos antiguos de bronce y tetera de plata del local Weil Art. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

Desde hace siglos, los recuerdos se encuentran en un sinfín de cosas tangibles con un valor sentimental, histórico e, incluso, monetario.

Estos contenidos pueden verse bien representados en las antigüedades, superando el paso del tiempo y sus cambios, con vigencia en la actualidad y compuestos de piezas decorativas, artísticas o de memorabilia, de valor artesanal y prestando muchísima atención a la confección, estilo y acabado.

Los anticuarios son los santuarios de las antigüedades, la antesala de los museos, reflejando la memoria de una sociedad, la historia y lo cotidiano.

En la ciudad capital, hay cerca de una decena de anticuarios que se dedican a la venta y compra de artículos antiguos, con el objetivo de preservar la calidad del pasado en el imaginario del panameño moderno.

En provincias como Chiriquí pueden hallarse espacios, como en la boutique La Isleta y en el museo La Casona.

Carlos Weil se considera un rescatista de los objetos cotidianos que fueron parte de la historia, por lo que creó Weil Art.

Tanto Weil como aquellos que se dedican a este negocio, luchan por que la compra de objetos con un valor histórico o de aspecto alejado de lo actual se vuelva tendencia. “A partir de lo antiguo es que se va creando lo nuevo, ya que en el pasado fue novedad. Tiene vigencia mientras se descubran sus orígenes; busquen conceptos estéticos diferentes y nos acordemos de que en la decoración la gente revive ciclos”.

Los que más visitan los anticuarios son, en su mayoría, europeos, estadounidenses y comerciantes de arte (art dealers), comenta Weil.

“Las piezas más populares y buscadas son de las corrientes art nouveau y art decó. También los detalles minimalistas, dentro de lo recargado hecho en el pasado”, puntualiza.

Se afirma que para que un artículo pueda ser calificado como “antiguo”, debe tener no menos de 100 años y su condición de antigüedad no significa que deba ser costoso: “Solo es caro si es una pieza rara, está en buenas condiciones, si poca gente lo conoce o si mucha gente lo quiere”, detalla.

Weil estima que las piezas más costosas son las del período del siglo XVIII francés (corriente artística rococó), valoradas desde 5 mil dólares hasta millones de dólares. Afirma que encontrar una pieza de los siglos XIV y XV (Renacimiento) es muy difícil, pero es posible su hallazgo, incluso, en Panamá.

Conozca más sobre anticuarios, sus antigüedades e historias de sus comerciantes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código