PERSONAJE

Richie Ray, la tecnología y el reguetón

Richie Ray se prepara para ofrecer un nuevo concierto en Panamá, pero antes repasó el hoy del género tropical.

Temas:

El músico durante su intervención en el Festival Mundial de la Salsa de 2011 en Panamá. El músico durante su intervención en el Festival Mundial de la Salsa de 2011 en Panamá.
El músico durante su intervención en el Festival Mundial de la Salsa de 2011 en Panamá. Archivo

Es muy posible que todo salsero salga eyectado hacia la pista cuando le toca el turno al Jala jala. Nada detiene la fuerza de ese ciclón de cinco minutos de truenos y trompetas. Pero es también muy seguro que ese guapo de la fiesta se quede arrellanado en el sillón con una chica, muy próximo al beso esquivo, mientras suena A mi manera, la versión tropical del My way, de Frank Sinatra.

El sábado pasado hablábamos por teléfono con Richie Ray a propósito de su recital en Panamá mañana 14 de septiembre, y empezó por enunciar varios de los temas de la lista para esa noche. Nombró el Jala jala, Sonido bestial, Juan en la ciudad, Deseos, hasta quedarse en silencio y decir, un momento después, que “los éxitos son muchos, así que no siempre podemos complacer a todo el mundo”.

TIEMPOS DE CAMBIOS

La conversación se deslizó hacia el acecho de la tecnología sobre la salsa. El género se ganó su puesto con la presentación de bandas en conciertos, sin artificios ni pleitesías. Al que le gustó desde el principio, bien, y al que no, pues se pasó al rock o siguió con el fútbol.

“Las grabaciones se preparan hoy de manera muy diferente de como se hacía antes. En ese entonces la orquesta debía tocar las canciones a una misma vez. Ahora cada parte se hace de forma individual. Lo único es que se utiliza una computadora para componer y grabar temas y corregir todo, como sucede con el programa del procesador de palabras, el Word. Y además pueden emplearse instrumentos virtuales”, expone el artista.

La diferencia más radical de la música de antes con la de ahora, no solo en la salsa, se aprecia en la manera de llegarle a la gente. “En nuestros tiempos la gente iba en persona a disfrutar de la orquesta: trompeta, saxofones, trombones, conga, timbales, bongó, qué sé yo. Y hoy se prefiere el video. Hay un mayor énfasis en lo que se ve, en vez de lo que se escucha. Pero bueno, los tiempos cambian”.

El cambio incidió en los intérpretes del género. En la manera de cantar y de producir un disco. Los cantantes de salsa de hoy, compara Richie, son más líricos, pero en aquel tiempo eran pregoneros sin la obligación de tener una voz muy linda. Hacían soneos, inventaban. Las voces de ahora son mejores, y resalta lo emocional. Son letras de amor, romance y pasión. En nuestros tiempos había una sinceridad”.

Ray se formó musicalmente en una época en la que los artistas aprendían la materia empíricamente. Ensayaban en la calle o en un garaje.

Él, por el contrario, asistió a conservatorios y academias de Nueva York. Recuerda sus ensayos diarios de ocho horas.

Esta calistenia lo disciplinó para las jornadas de grabación de nuevos temas, como los recientes Cua-Cua o Cambanchero. “Cuando grabo canciones, son días de trabajo continuo. Es la misma intensidad de los 15 minutos de práctica de cuando tenía ocho años”. Desde esa edad toca el piano.

EL REGUETÓN

Wikipedia enumera los géneros trabajados por el pianista. La enciclopedia virtual cierra la lista con un “entre otros” después de nombrar casi 40.

Aparecen estilos musicales como clásica y mozambique, vals y funk, shing a ling y guaracha. Se salvan el rap y el reguetón.

“No tendría problema de incluir estos dos modelos en mis canciones. El reguetón está aquí para quedarse. Lleva mucho tiempo ya. Es la voz del pueblo. Es lo que tiene en la mente y en el corazón la gente joven. Si yo fuera a hacer otro disco, incluiría el reguetón. La salsa resulta de combinar muchas cosas. Si ves a una mujer totalmente blanca, eso es una cosa. Si ves a otra absolutamente trigueña, eso será otra. Pero si es una mezcla de blanca con trigueña, queda, ¡wao! Surge algo exótico, diferente”.

Surge algo tan inesperado como el salto eléctrico del salsero cuando escucha el Jala jala. O tan cautivador como ese primer beso ambientado por el piano de A mi manera.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código