Rusia, pasado con vigencia

Moscú y San Petersburgo, las dos ciudades de referencia de Rusia, son un destino en donde la historia y la arquitectura se admiran en igual medida.

Temas:

Rusia, pasado con vigencia Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia Rusia, pasado con vigencia

Rusia, pasado con vigencia

Moscú se simplifica en su metro. Una estructura de hace más de medio siglo, monumental en todo el sentido de la palabra, con lujos superfluos como bancas de mármol o majestuosos candelabros y trenes viejos y potentes construidos para superar la velocidad media de los de Nueva York; la nostalgia de “mejores” tiempos.

Más de medio siglo después de su época dorada, la capital rusa sigue marcada por la pompa del martillo, y la hoz y sus líderes. Vladimir Lenin, por ejemplo, habita en toda la ciudad. No hace falta ir a uno de sus principales parques para encontrarse con un busto o una estatua de tres, cuatro, cinco metros de alto del bolchevique.

Al alemán Karl Marx tampoco es extraño topárselo por alguna plaza o en custodia de la Biblioteca Nacional. Un culto a la personalidad que los diferencia del resto de las otras grandes capitales europeas.

Mientras en la mayoría del continente se disfruta de la primavera con los brazos al descubierto y una cerveza en una terraza, en Moscú es un disparate salir a la calle sin bufanda y guantes. Nieve, lluvia y viento también forman parte del coctel climático moscovita.

El frío es un obstáculo insignificante para apreciar la historia de la ciudad: desde los Estanques del Patriarca -congelado-, donde Mijail Bulgakov ubica su obra cumbre El maestro y la margarita, hasta la Plaza Roja con sus arbustos nevados y su solemnidad legendaria.

El recorrido por el lugar más conocido de Moscú -la Plaza Roja- comienza con el Museo Estatal de Rusia, una colección de millones de objetos que van desde tribus en Siberia hasta artículos del zarismo. La sede es un edificio barroco que ordenó construir Pedro el Grande a finales del siglo XVII, y que se caracteriza por sus vistosos ladrillos rojos.

La Plaza Roja es un espectáculo en sí. Con más de 300 metros de largo y 70 de ancho, el lugar que se construyó primero como un mercado marca el centro de la ciudad al dar nacimiento a las calles que luego se convierten en avenidas y autopistas que recorren todo el país. Su nombre no proviene del rojo de los ladrillos a su alrededor o por el régimen comunista, sino que es una traducción de ruso antiguo que significaba plaza bonita.

La Plaza Roja también sirve de albergue para la Catedral de San Basilio y sus techos acebollados y coloridos del mausoleo de Lenin -donde reposa su cadáver conservado-, un lado del Kremlin y la parte frontal del centro comercial GUM. Una de las principales calles que se originan desde la plaza es Tverskaya, una amplia avenida llena de tiendas y restaurantes. En lugar de puentes o semáforos peatonales, cruzarla se logra mediante pasajes subterráneos en todas sus esquinas. En este tramo se puede comprar desde una botella de agua, un abrigo, un cuadro o una escultura en bronce. Cosas de Rusia.

LA RUSIA OCCIDENTAL

Hasta la revolución de los bolcheviques en 1917, San Petersburgo era la capital del país. Durante siglos los zares habían desarrollado una ciudad hermosa, principalmente de la mano de Pedro el Grande. Pero no fue hasta Catalina la Grande y sus aspiraciones occidentales que San Petersburgo se transformó en lo que es hoy.

La ciudad es relativamente más pequeña que Moscú, esto hace que sus principales atractivos estén más cerca. Decenas de canales embellecen la ciudad y le dan un toque veneciano a sus calles estrechas y empedradas. El río Nevá, señorial y caudaloso, divide los principales monumentos de la ciudad: el Palacio de Invierno y la Fortaleza de Pedro y Pablo.

Esta última fue construida por Pedro el Grande a principios del siglo XVIII como protección a los zares y a los nobles de la dinastía rusa. En ella se encuentran una cárcel, una iglesia donde están enterrados desde Pedro el Grande hasta Nicolás II -último zar ruso-, establos y otros edificios que en la actualidad tienen usos más turísticos.

El Palacio de Invierno sirve ahora como museo nacional y refleja los lujos del zarismo. Remodelado en gran parte por Catalina la Grande a mediados del siglo XVIII, el lugar es épico: tiene miles de habitaciones, escaleras y pilares de ensueño, así como espaciosos pasillos. El museo se especializa en mostrar muchos de los objetos de los que presumió por siglos la dinastía Romanov, además de regalos de todas partes del mundo.

Moscú y San Petersburgo tienen algo en común: el culto a la personalidad. Si bien al norte del país no son los comunistas los que se erigen en bustos y estatuas, son los zares, en especial Pedro el Grande que custodia inmóvil la ciudad. También comparten el metro ostentoso, lleno de lujos y esculturas bajo tierra.

Para ir de una ciudad a otra, la mayoría de los rusos utiliza un tren que recorre los 800 kilómetros de distancia en un poco menos de ocho horas. Ese mismo tren también atraviesa Siberia. Los vagones, de color rojo, se pierden a la vista, y en casi todos hay literas para que los pasajeros descansen durante los largos trayectos rusos. Al aparato se le notan sus años de uso: se ve gastado y no tiene nada del modernismo ferroviario actual. Aun así, todos los días termina altivo sus metas. Como casi todo en Rusia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código